capitulo 25



Resumen y análisis Parte 3: Capítulo 25

Resumen

Despu√©s de la muerte del mensajero, el Comisionado del Distrito va al recinto de Okonkwo y, al encontrar una peque√Īa multitud, exige ver a Okonkwo. Obierika dice repetidamente que no est√° en casa. Cuando el Comisionado amenaza a los hombres, Obierika accede a mostrarle d√≥nde est√° Okonkwo, expresando su esperanza de que los hombres del Comisionado los ayuden.

Obierika lleva al Comisionado y sus hombres a un √°rea detr√°s del complejo, donde el cuerpo de Okonkwo cuelga sin vida de un √°rbol, una v√≠ctima de suicidio. Obierika le pregunta al Comisionado si sus hombres van a cortar a Okonkwo del √°rbol y enterrarlo. Seg√ļn la tradici√≥n, la gente del clan no puede tocar el cuerpo de un hombre que se haya suicidado, un pecado contra la tierra. Obierika acusa airadamente al Comisionado de causar la muerte de su buen amigo. El comisario ordena a sus hombres que retiren el cuerpo y lo lleven junto con la multitud al juzgado.

Mientras se va, el comisario piensa en el libro en el que escribe sobre sus experiencias en la civilización del pueblo de Nigeria. Posiblemente escribirá un capítulo, o quizás un párrafo interesante, sobre el hombre que mató a un mensajero y luego se suicidó. El Comisionado titulará su libro La pacificación de las tribus primitivas del Bajo Níger.

An√°lisis

El enfrentamiento final del libro entre el comisionado de distrito y los umuofianos es casi un anticl√≠max. Sirve para demostrar una vez m√°s la profunda brecha cultural entre europeos e igbo. Esta diferencia es dramatizada no solo por los eventos sino tambi√©n por el lenguaje del cap√≠tulo. Por ejemplo, n√≥tese la aparici√≥n repentina de varias palabras con letras relacionadas con el Comisario a lo largo de la escena: irritante, superfluo, instant√°neo, resuelto. Se imagina a s√≠ mismo como un ¬ęestudiante de costumbres primitivas¬Ľ, escuchando la explicaci√≥n de la ¬ęcreencia primitiva¬Ľ sobre el manejo del cuerpo de un suicida. Su advertencia sobre los nativos que hacen ¬ętrucos de mono¬Ľ puede reflejar su opini√≥n de que, de hecho, son animales, tal vez de naturaleza similar a los primates.

En preparaci√≥n para el p√°rrafo final de la novela, Achebe cambia dr√°sticamente el estilo narrativo de un punto de vista omnisciente, en su mayor√≠a objetivo, al punto de vista personal del Comisionado de Distrito, cuyos pensamientos en el p√°rrafo final se convierten en la iron√≠a final del libro. El Comisionado se ve a s√≠ mismo como un embajador ben√©volo de los nativos, alguien que debe mantener su dignidad en todo momento para ganarse la opini√≥n favorable de los nativos. Est√° orgulloso de haber pasado muchos a√Īos trabajando para llevar ¬ęla civilizaci√≥n a diferentes partes de √Āfrica¬Ľ, y ha ¬ęaprendido varias cosas¬Ľ. El Comisario siente que sus experiencias le otorgan el privilegio de escribir el libro definitivo sobre La pacificaci√≥n de las tribus primitivas del Bajo N√≠ger.

Primitivo es, por supuesto, su punto de vista británico. El comisionado, como otros colonialistas, no puede imaginar que entiende muy poco sobre los igbo, especialmente que no son primitivos, excepto quizás desde un punto de vista tecnológico europeo. Mientras tanto, la novela reveló a sus lectores el complejo sistema de justicia, gobierno, sociedad, economía, religión e incluso medicina en Umuofia antes de la llegada de los británicos.

Finalmente, el comisionado parece no preocuparse por el hecho irónico de que los métodos de pacificación de los colonialistas a menudo se logran a través de la represión y la violencia, medios esencialmente primitivos para lograr objetivos nacionalistas.

Glosario

superfluo ser m√°s de lo necesario, √ļtil o deseado; super√°vit; excesivo.

trucos de mono posiblemente un insulto racial dirigido a los nativos.

resuelto tener o mostrar un propósito fijo y firme; determinado; Resuelto; inquebrantable

abominación cualquier cosa odiosa y repugnante.

s√≠, s√≠ s√≠ se√Īor; la forma puede ser un ingl√©s pidgin e ilustra c√≥mo los mensajeros nativos de la corte se sometieron a las √≥rdenes de sus jefes blancos, al menos en la superficie.



Deja un comentario