capitulo 23



Resumen y análisis Parte 3: Capítulo 23

Resumen

Okonkwo está complacido con la destrucción de la iglesia y siente que la vida cotidiana comienza a parecer normal nuevamente. Por primera vez, el clan siguió su consejo y actuó como un guerrero, aunque no mataron al misionero ni expulsaron a los cristianos de Umuofia como les había pedido.

Cuando el comisionado del distrito regresa de un viaje y se entera de la destrucci√≥n de la iglesia, le pide a seis l√≠deres de la aldea, incluido Okonkwo, que se re√ļnan con √©l en su oficina gubernamental. Los seis hombres est√°n de acuerdo, pero van a la reuni√≥n armados con sus machetes.

El Comisionado del Distrito pide a los líderes de la aldea, que han depuesto las armas, que le expliquen sus acciones en la iglesia a él y a otros doce hombres del gobierno. Cuando uno de los líderes comienza a hablar sobre el desenmascaramiento de un egwugwu por parte de Enoch, los doce hombres del gobierno sorprenden a los líderes del clan esposándolos y llevándolos a una sala de guardia.

El comisario recuerda que √©l y su gobierno promueven la paz y quieren ayudarlos a ser felices. Cuando tratan mal a los dem√°s, deben ser juzgados en el tribunal de justicia del gobierno, la ley de la ¬ęgran reina¬Ľ del Comisionado. Los l√≠deres se equivocaron al lastimar a otros y quemar la casa y la iglesia de Enoc. Como consecuencia, dice que los mantendr√°n en prisi√≥n, donde ser√°n bien tratados y liberados solo despu√©s de pagar una multa de doscientos sacos de caracoles.

En la prisi√≥n, los guardias maltratan repetidamente a los seis l√≠deres, incluso les rapan la cabeza. Los presos se sientan en silencio durante dos d√≠as sin comida, agua o ba√Īos. Al tercer d√≠a, desesperados, finalmente hablan entre ellos sobre el pago de la multa. Okonkwo les recuerda que deber√≠an haber seguido su consejo y haber matado al hombre blanco cuando tuvieron la oportunidad. Un guardia lo escucha y golpea a todos con su bast√≥n.

Una vez que arrestaron a los líderes, los mensajeros de la corte recorrieron el pueblo diciéndoles a todos que los prisioneros solo serían liberados después de que el pueblo hubiera pagado una multa de doscientas cincuenta bolsas de caracoles, cincuenta de los cuales los mensajeros se quedarían con ellos. Circulaban rumores sobre posibles ahorcamientos y fusilamientos que habían tenido lugar en Abame, incluyendo a las familias de los detenidos. En una reunión de la ciudad, los Umuofians deciden cobrar el dinero de inmediato.

An√°lisis

Este cap√≠tulo describe el enfoque opresivo e ingenuo que adoptaron los brit√°nicos para asegurar la justicia colonial. Aunque el Comisionado del Distrito dice que quiere escuchar ambos lados de la historia de los l√≠deres del clan, no conf√≠a en los l√≠deres y los encarcela mientras recibe una multa del pueblo. El comisionado informa que los brit√°nicos ¬ętrajeron una administraci√≥n pac√≠fica para usted y su gente para que puedan ser felices¬Ľ. Puede creer sinceramente en esta declaraci√≥n, y tambi√©n puede creer que los brit√°nicos controlan a los mensajeros de la corte cuando los nombra como guardias y cobradores de multas. Los mensajeros de la corte (o kotma), sin embargo, no solo maltratan a los presos, sino que tambi√©n cobran una multa considerablemente mayor a la que pide el comisario para poder quedarse con una parte considerable.

Las declaraciones y acciones personales del comisionado del distrito son ir√≥nicas a la luz de lo que realmente est√° sucediendo: los brit√°nicos han decidido que saben lo que es mejor para los igbo y har√°n esfuerzos violentos y represivos para llevar a cabo su decisi√≥n. Justifican sus acciones en nombre de su gran soberana, la reina Victoria, ¬ęla gobernante m√°s poderosa del mundo¬Ľ.

Un tema recurrente que subyace a la ocupaci√≥n por parte de los brit√°nicos es que los africanos est√°n divididos entre s√≠, una ilustraci√≥n de ¬ędivide y vencer√°s¬Ľ. Para ayudar a hacer cumplir sus pol√≠ticas, los brit√°nicos emplean a otros africanos para ayudarlos a llevar a cabo su ocupaci√≥n y gobierno. Los colonialistas blancos aparentemente asumieron que sus subordinados negros ganar√≠an la confianza de los nativos negros. Es posible que los brit√°nicos no sepan que sus mensajeros de la corte, aparentemente igbo, creen en costumbres, lenguaje y valores diferentes a los de los umuofianos, y ya tienen antagonismos tradicionales hacia los igbo de Umuofian. Claramente, no entienden la cultura Umuofi cuando bromean sobre tantos Umuofi que tienen t√≠tulos. Abusan de su poder abusando f√≠sicamente de sus prisioneros y pidiendo al clan cincuenta bolsas extra de caracoles para ellos. Como los mensajeros de la corte tambi√©n son los traductores entre los brit√°nicos y los igbo, su oportunidad de corrupci√≥n es grande. Es probable que los brit√°nicos que son conscientes de la brutalidad y la corrupci√≥n de sus mensajeros de la corte se refugien en la racionalizaci√≥n de que el fin, la civilizaci√≥n final de los nativos, justifica los medios.

El otro método por el cual los británicos dividen a los igbo es a través de la introducción del cristianismo que, como puede ver, resulta en la división de una comunidad en grupos opuestos de ciudadanos. Recuerde que la destrucción de la iglesia fue provocada por las acciones no de un hombre blanco, sino de Enoc, un miembro del clan convertido: la ironía final.

Glosario

charla una conferencia o discusión, como originalmente entre africanos nativos y exploradores o comerciantes europeos.

una gran reina La reina Victoria, jefa del Imperio Brit√°nico durante sesenta y cuatro a√Īos (1837-1901).

¬ŅQui√©n es el jefe entre ustedes? Los guardias kotma (mensajeros de la corte) ven en sus ajorcas que los seis l√≠deres tienen t√≠tulos y bromean diciendo que no deben valer mucho.



Deja un comentario