capitulo 21



Resumen y análisis Parte 2: Capítulo 21

Resumen

Al día siguiente, Silas le dice a Eppie que ha decidido hacer un viaje de regreso a su antiguo hogar. Quiere hablar con el Sr. Paston, el ministro, sobre el robo y la lotería. Eppie está encantada porque cree que este viaje le dará al menos una ligera ventaja sobre Aaron, que es mucho más sabio que ella en la mayoría de las cosas.

Cuando Silas le pregunta, Dolly acepta que él debería irse, ya que cree que eso lo tranquilizará.

Al cuarto d√≠a siguiente, Silas y Eppie llegan a su antigua ciudad. Ha cambiado tanto que apenas sabe moverse. Tiene que pedir indicaciones para llegar a Lantern Yard. El √ļnico punto de referencia que reconoce es la antigua prisi√≥n. Todas las calles han cambiado. Las paredes est√°n sucias y la gente est√° p√°lida y sucia. Cuando finalmente llega donde deber√≠a estar el patio, Silas encuentra una f√°brica en su lugar. Nadie sabe nada de la capilla ni del ministro.

Cuando regresa a Raveloe, Silas le dice a Dolly que el pasado ser√° oscuro hasta el final. Dolly est√° de acuerdo, pero agrega que el hecho de que √©l nunca conozca los ¬ęderechos¬Ľ en el asunto no significa que no haya ning√ļn derecho. Con eso, Silas se siente obligado a estar de acuerdo.

An√°lisis

¬ęAhora el dinero ha sido devuelto¬Ľ, Silas se siente capaz de regresar a Lantern Yard para buscar la verdad de su pasado. Este viaje no es meramente una cuesti√≥n de econom√≠a; su sentimiento no es solo que puede permitirse el viaje, sino que ahora es capaz de buscar internamente la verdad sobre el pasado. La religi√≥n es uno de los problemas que quiere resolver: resolver sus dudas sobre los conflictos entre su antigua fe y la nueva. Este mismo proceso de dudar es una medida de su desarrollo: en el pasado primero crey√≥ en la ¬ędoctrina incuestionable¬Ľ y luego rechaz√≥ todas las doctrinas.

El nombre Lantern Yard ahora ha adquirido un tono ir√≥nico. Dolly le pide a Silas que traiga ¬ęcualquier luz para poner en el patio trasero mientras hablas, la necesitamos en este mundo¬Ľ. Lantern Yard fue una vez una luz para Silas, pero se apag√≥ hace mucho tiempo y ahora no se puede volver a encender. Descubre que todo ha cambiado, y lo √ļnico que lo hace feliz es la vista de una prisi√≥n. Silas quiere que todo salga bien en su vida, pero eso est√° m√°s all√° de su poder.

Lantern Yard está en la oscuridad literal y simbólicamente. Prison Street permanece, oscura y fea; rostros pálidos miran desde las puertas sombrías; hay mal olor en el aire. Estas condiciones físicas eran bastante comunes entre las fábricas del siglo XIX y, como tal, esta escena ayuda a completar el contexto social de la novela. Pero también es como la oscuridad malvada que debe seguir siendo parte del pasado de Silas.

Dolly est√° convencida de que hubo algo bueno, correcto, en el pasado, a pesar de la aparente injusticia:

¬ę… no interfiere all√≠ ser – estar un derecho, maestro Marner, despu√©s de todo, es oscuro para usted y para m√≠¬Ľ. La fe de Silas es m√°s provisional, pero ciertamente ha llegado a una especie de fe. Nunca se vuelve completamente independiente, pero finalmente tiene una base segura. √Čl dice que ¬ęconfiar√°¬Ľ hasta la muerte, ahora que Eppie ha dicho que nunca lo dejar√°, pero ni siquiera ese es su verdadero apoyo. Es dentro de s√≠ mismo, su propio amor por el otro, pues como dice: ¬ęDesde el En el momento en que me enviaron al ni√Īo y llegu√© a amarlo como a m√≠ mismo, tuve suficiente luz para confiar¬Ľ. En una carta, George Eliot escribi√≥ que ¬ęla idea de Dios. . . es el ideal de una bondad enteramente humana.‚ÄĚ A trav√©s de sus problemas, Silas se convenci√≥ de que hay bondad en otros hombres y en s√≠ mismo, y esta es la base de su fe.

Hay un fino toque de caracterizaci√≥n que conviene se√Īalar. Eppie est√° encantada con la posibilidad de un viaje con Silas para poder al menos tener una ventaja sobre Aaron. Este peque√Īo toque de ambici√≥n alivia por un momento la eterna dulzura de Eppie, pero no disminuye esa dulzura. Es un toque humanizador que al mismo tiempo ampl√≠a tu car√°cter y te resulta natural. Peque√Īos toques como este son un sello distintivo de la habilidad de Eliot como novelista.



Deja un comentario