capitulo 17



Resumen y Análisis Libro II: Capítulo 17

Resumen

Este cap√≠tulo, titulado ¬ęDonde la historia se detiene un poco¬Ľ no avanza la trama de ninguna manera. La autora dice que tiene la intenci√≥n de decirle a la verdad sobre las personas y no idealizarlas o sentimentalizarlas. Dice que encuentra m√°s amor en las personas sencillas e ignorantes, aunque sean vulgares, que en los idealistas estrictos o los snobs sociales. Termina con la defensa del Sr. Irvine; √©l no es estrictamente religioso, dice ella, pero debemos admirarlo por su c√°lido coraz√≥n.

An√°lisis

Aunque encontr√© otros ejemplos del uso de Eliot de la t√©cnica del ¬ęEstimado lector¬Ľ antes de llegar a este cap√≠tulo, el lector moderno todav√≠a se sorprende un poco al encontrar un ensayo independiente en medio de una novela. El cap√≠tulo 17 no tiene conexi√≥n l√≥gica con el resto. Ad√°n Beda excepto que forma un An√°lisis sobre uno de los personajes y sobre el prop√≥sito del autor al escribir el libro. Una digresi√≥n tan extensa no era com√ļn ni siquiera en el siglo XIX, que era mucho m√°s tolerante en estos temas que el siglo XX. Pero Eliot consider√≥ necesario aclarar su punto de vista sobre ciertos temas controvertidos, por lo que escribe lo que equivale a una defensa de su m√©todo literario.

Tenga en cuenta que el cambio de la narración a la exposición también implica un cambio en las realidades. Hemos leído las aventuras de Adam Bede y sus conocidos; estábamos absorbidos en un mundo del siglo XVIII, completo en cada detalle. De repente, la fecha es 1859, y nos sorprende darnos cuenta de que el mundo de Adam Bede es irreal, un producto del arte. Eliot intenta conectar las dos realidades mediante su referencia a Adán en su vejez; la historia, sugiere, realmente sucedió, y la está escribiendo de memoria, o basando su trabajo en la evidencia de los testigos. Pero la ilusión se destruye. En lugar de convertirnos en parte y perdernos en un mundo ficticio, nos vemos obligados a separarnos de la historia y considerarla, en el mejor de los casos, una representación de un episodio pasado en la realidad objetiva. Los personajes y situaciones de la novela pierden su solidez y se convierten en meras fantasías.

¬ŅPor qu√© Eliot consider√≥ necesaria esta interrupci√≥n? Ad√°n Beda fue una novela revolucionaria en su √©poca, un intento consciente de liberar a la novela de ciertas ataduras que le imped√≠an representar la realidad con la mayor veracidad posible. Esto es evidente si consideramos la forma en que Eliot aborda su tema en este cap√≠tulo. Ella imagina a sus lectores objetando su forma de presentar a sus personajes; ella asume que su audiencia encontrar√° su m√©todo inusual y reaccionar√° negativamente a √©l. Y as√≠ se defiende y emite un manifiesto.

El manifiesto obviamente se relaciona con el realismo en la ficci√≥n. Eliot dice que sus lectores esperan que ella cree estereotipos morales en lugar de seres humanos reales; quieren que los personajes sean totalmente buenos o totalmente malos, y quieren, adem√°s, ser recompensados ‚Äč‚Äčo castigados en el libro seg√ļn sus m√©ritos a la luz de las normas morales generalmente aceptadas. Quieren ser ¬ęedificados¬Ľ, en una palabra, que se confirmen todos sus prejuicios morales.

Desafortunadamente, este ataque sarc√°stico al gusto victoriano estaba bien justificado. El culto a la respetabilidad era tan fuerte en Inglaterra en ese momento que los escritores, para tener √©xito comercial, ten√≠an que adaptarse a los prejuicios morales de sus lectores. Hay un pasaje famoso en el prefacio del libro de Thackeray Pendennis donde dice que no puede representar el personaje de su h√©roe de manera completamente realista porque la opini√≥n p√ļblica lo obliga a omitir el lado menos ¬ęagradable¬Ľ del comportamiento t√≠pico de un joven. El p√ļblico exigi√≥ soluciones simples (ya menudo clich√©) a problemas morales simples y, en general, el p√ļblico obtuvo lo que ped√≠a.

Eliot vio las grandes distorsiones de la realidad que causaba esta actitud mojigata, pero a diferencia de Thackeray, que protest√≥ pero en su mayor√≠a obedeci√≥, decidi√≥ hacer algo al respecto. el resultado fue Ad√°n Beda. Aqu√≠ ella trata de dibujar personas y situaciones humanas como realmente son, en lugar de tratar de encajar a sus personajes y trama en un molde impuesto por el gusto de la audiencia. Los estudiosos a√ļn debaten qu√© tan exitosa fue ella. Si bien es cierto que Eliot subestima algunas de las categor√≠as morales favoritas de los victorianos (Hetty, por ejemplo, no es condenada por conducta sexual inapropiada sino por egocentrismo), tambi√©n es cierto que sus personajes son recompensados ‚Äč‚Äčde acuerdo con su relativa virtud o vicio. una secuela que, como todos sabemos, no siempre sigue en el mundo real. Aunque Eliot era agn√≥stica, organiza su mundo moral de tal manera que las fuerzas externas, ¬ęla forma en que son las cosas¬Ľ, determinan el ascenso o la ca√≠da de una persona. Hay poca diferencia en la pr√°ctica entre tal punto de vista y uno en el que la Providencia recompensa y castiga.

Pero a pesar de que la moralidad de Eliot es más categórica de lo que tienden a ser las formas modernas, todavía le permitió crear personajes un poco más realistas que la mayoría de sus contemporáneos. Con la excepción de Dinah, los personajes de Adán Beda no están visiblemente estereotipados; incluso el héroe tiene debilidades muy grandes que debe superar. La actitud de Eliot hacia la naturaleza humana es esencialmente tolerante, lo que le permite dibujar personajes a la vez débiles y admirables. Son realistamente complejos, realistamente ambiguos, una mezcla plausible de rasgos buenos y malos.

De hecho, el manifiesto de Eliot desaparece a la mitad del cap√≠tulo en un llamado a la simpat√≠a universal, al reconocimiento de la comunidad del hombre. el reverendo Se√Īor. Ryde es un cl√©rigo m√°s celoso en un sentido t√©cnico, pero Eliot prefiere al Sr. Irwine porque el Sr. Irwine es benevolente con sus feligreses. El est√°ndar para juzgar no es idealista sino realista. El se√Īor. Irwine es considerado un buen hombre no por lo que cree, sino por la forma en que trata a otras personas. De modo que la filosof√≠a moral de Eliot se basa en parte en el sentimiento; encuentra objetivamente poco realista juzgar a las personas por una a priori est√°ndares, y ella tambi√©n siente el error intr√≠nseco de la condena arbitraria.

El carácter revolucionario de Adán Beda, por lo que no se puede enfatizar demasiado. Hablamos antes del método psicológico que Eliot emplea en la reconstrucción de personajes y situaciones humanas. Este método, combinado con un punto de vista moral original y presentado por un escritor genial, fue suficiente para cambiar el curso del desarrollo de la novela. Después de Eliot, el aspecto mental y físico del hombre se convirtió en un juego justo para el novelista, y la ficción dio un paso de gigante hacia la reproducción de la realidad con mayor precisión. Su trabajo tuvo el efecto de liberar a la novela (y, esperaba, al lector) de una visión estrecha y convencional de la vida humana.



Deja un comentario