capitulo 17



Resumen y análisis Capítulo 17

Resumen

En la casa de los Halliday, George y Eliza hablan sobre su futuro en Canadá, pero reconocen los peligros que enfrentarán antes de llegar allí. El hombre que debe llevarlos a la siguiente parada, Phineas Fletcher, llega y dice que sus perseguidores están reunidos en una taberna cercana y planean perseguirlos esa noche. Se van después de la cena. Cerca del amanecer, un explorador, Michael Cross, les dice que se acerca el destacamento. Phineas conduce hasta un lugar donde suben una pendiente empinada y se refugian entre las rocas.

Los perseguidores, Loker, Marks y otros, deben subir el sendero uno a la vez. George dice que es un hombre libre y les disparar√° uno por uno. Los hombres de abajo se dicen que George no quiso decir eso, pero solo Loker se atreve a subir. George le dispara con una pistola, hiriendo a Loker. Marks, asumiendo que su compa√Īero est√° muerto, monta y se va. Los dem√°s tambi√©n se retiran, dejando a Loker. Cuando los fugitivos comienzan a caminar por el camino, son recibidos por el carro y los hombres de la granja de al lado. Eliza los convence de cargar a Loker en el vag√≥n para que lo atiendan en la siguiente parada.

An√°lisis

Los lectores modernos que han visto m√°s de una pel√≠cula de acci√≥n y aventuras o un programa de televisi√≥n ambientado en el Lejano Oeste pueden imaginar f√°cilmente el escenario de este cap√≠tulo, y aunque el desfiladero rocoso que estos perseguidores deben escalar es el √ļnico de su tipo en Indiana, la emoci√≥n del largo viaje nocturno, la persecuci√≥n sin aliento, la escalada en roca y el desaf√≠o heroico de George deben haber acelerado la sangre de los lectores que no sab√≠an muy bien qu√© esperar.

Sin embargo, algunos aspectos de esta escena pueden no ser tan claros para los lectores modernos como probablemente lo fueron para la audiencia original de Stowe. Los agentes de polic√≠a que se unieron a Loker y Marks en su persecuci√≥n de estos esclavos fugitivos pueden o no haber sido corruptos, pero eran agentes del orden debidamente constituidos, actuando dentro de su autoridad, y por lo tanto (sin duda) oficialmente delegados no solo a los dos esclavos. cazadores, sino tambi√©n los aventureros acompa√Īantes que Loker y Marks encontraron f√°cilmente en la taberna cercana. Por chusma que parezca este grupo, no es solamente una turba medio borracha, pero una turba medio borracha que representa al gobierno, por lo que el desaf√≠o de George (y Phineas Fletcher) hacia √©l es un acto criminal, un acto de desobediencia civil. Debemos recordar, por lo tanto, lo que George le dijo a Wilson en un cap√≠tulo anterior: El gobierno de los Estados Unidos no es su gobierno. Se ve a s√≠ mismo como un rebelde leg√≠timo contra una autoridad tir√°nica, y el intercambio entre George y uno de los polic√≠as deja en claro los t√©rminos en los que se encuentran.

George no reconoce el gobierno que representa este representante de la ley. Para subrayar este punto, el narrador hace una comparaci√≥n ir√≥nica: si √©ste fuera un fugitivo de alguna tiran√≠a en Europa, huyendo de un gobierno represor e inhumano, lo considerar√≠amos un h√©roe; sin embargo, como es un pr√≥fugo de nuestro propio gobierno, tratando de salvar a su esposa de la esclavitud sexual ya su hijo de ser vendido en una subasta, ning√ļn lector (dice con sarcasmo) lo aplaudir√°, somos demasiado patriotas. Los esfuerzos de los patriotas h√ļngaros contra la opresi√≥n austr√≠aca fueron, cuando Stowe estaba escribiendo, ampliamente admirados por la prensa estadounidense y, en consecuencia, por el p√ļblico, por lo que el comentario de su narrador fue oportuno.

La cobardía de Marks y la manada, después de que George pronuncia su apasionado discurso y especialmente después de la caída de Loker, es quizás una gran suerte para los fugitivos, pero no es tan increíble como algunos lectores se han quejado. Las delicadas Marcas, como el capítulo anterior en el que apareció nos preparó para sospechar, ahora muestra sus verdaderos colores. Este hombre que el narrador describió como un felino no es tonto, y ahora que su protector Loker parece estar muerto, Marks ya no considera que la posible recompensa sea igual al riesgo. Además, Marks y ciertamente el resto del grupo se han estado contando una de las historias racistas de la época: los hombres negros lucharán entre sí, pero no lucharán contra los hombres blancos. A todos los acosadores les gustaría creer esto, pero el mero hecho de que tenían que recordar esto demuestra que no están seguros, y George primero sacude su fe con su diatriba y luego la borra por completo disparándole a Loker, por lo que todos se dan por vencidos. -de vuelta, dejando a Loker morir en el camino.

Es probable que el lector de hoy se abstenga del incidente que cierra el cap√≠tulo. Las dos mujeres del grupo de fugitivos piden que lleven a Loker en la carreta para atender sus heridas, y los hombres lo hacen. Antes, cuando parec√≠a que Loker podr√≠a estar muerto, Phineas, Quaker quienquiera que fuera, hab√≠a esperado que s√≠; ahora, por supuesto, incluso George debe estar de acuerdo en que lo decente es tomar al hombre y conseguirle ayuda, y podemos ver el sentido de eso. Pero incluso la anciana madre de Jim, que fue azotada porque su hijo se escap√≥ y que ahora est√° literalmente a cent√≠metros de ser devuelta al mismo amo vengativo, ahora dice que no puede evitar sentir l√°stima por el pobre Loker, que tambi√©n tiene una madre anciana. Es en este punto (especialmente porque sabemos que Loker realmente no est√° en peligro de quedarse) que un lector puede ser perdonado por un peque√Īo pecado de impaciencia con tal oferta cristiana de la otra mejilla; Se supone que la esposa de Tom, Chloe, est√° de acuerdo.

Glosario

familiarizado conocer los hechos; entendido.

¬ęPero en cuanto a m√≠… he puesto mi confianza en el Se√Īor Dios¬Ľ salmos 73:2‚Äď28.

b√ļfalo una capa o manta hecha de piel de b√ļfalo.

¬ęAy del mundo…¬Ľ Para ver Lucas17:1, 2: ¬ęY dijo a sus disc√≠pulos: ‘Ciertamente vendr√°n tentaciones de pecar, pero ¬°ay de aquel por quien vienen! M√°s le valdr√≠a que le colgaran al cuello una piedra de molino de molino y lo arrojaran en el mar, que hacer pecar a uno de estos peque√Īos.'¬Ľ

tener reconocer; jorge dice que no tener las leyes a que se refieren sus perseguidores, lo que significa que no las acepta como propias.

clase personas agrupadas por ciertas similitudes o rasgos comunes; refiri√©ndose a ¬ęhombres de [Loker’s] clase¬Ľ, el narrador no se refiere a la clase social o econ√≥mica, sino a ¬ęhombres del tipo o temperamento de Loker¬Ľ.



Deja un comentario