capitulo 16



Resumen y análisis Capítulo 16

Resumen

Después de que Robert se va, Edna intenta saciar su deseo por él pasando más tiempo con Madame Lebrun e induciendo a otros, incluida Léonce, a hablar sobre Robert. No se siente culpable por sus sentimientos por Robert, o por hacer que su esposo hable de él, porque se siente con derecho a una vida emocional privada, un yo oculto. Edna revela su idea de sí misma en una conversación con Madame Ratignolle, insistiendo en que si bien daría su vida por sus hijos, no se sacrificaría, una distinción que Madame Ratignolle no puede entender.

De camino a la playa para nadar, Edna se encuentra con Mademoiselle Reisz, quien le dice que durante los √ļltimos dos a√Īos, Robert hab√≠a golpeado a V√≠ctor por estar celoso de una relaci√≥n aparentemente inocente con Mariequita. Mademoiselle Reisz tambi√©n invita a Edna a visitarla en la ciudad despu√©s de que todos hayan regresado para pasar el invierno.

An√°lisis

En este cap√≠tulo no solo se revela el sentido emergente de s√≠ mismo de Edna, sino que tambi√©n se revela su renuencia a renunciar a este yo que se est√° volviendo m√°s conocido durante este verano del despertar. Tu sentido de ti mismo se basa en la suma de tus pensamientos privados y emociones no expresadas. Tales pensamientos constituyen un yo aparte de su identidad como madre, una identidad basada en factores externos: ciertos comportamientos, actitudes y actividades constituyen la maternidad para Edna, m√°s que un sentido innato de conexi√≥n o responsabilidad por sus hijos. Tratando de transmitir esta idea a Madame Ratignolle, dice: ¬ęYo dar√≠a lo que no es esencial… mi dinero… mi vida por mis hijos; pero t√ļ no me lo dar√≠as¬Ľ. Por supuesto, al final ella dar√° su vida, pero esto no es una tragedia para ella, porque lo llama ¬ęno esencial¬Ľ.

Curiosamente, al transmitir la discusi√≥n, Chopin muestra la oposici√≥n fundamental de las dos mujeres al decir que ¬ęno parec√≠an… estar hablando el mismo idioma¬Ľ. Compare esta oraci√≥n con la descripci√≥n inicial de la novela del loro y el zorzal que representan a Edna y Mademoiselle Reisz, ambas aves muy diferentes que parecen tener un lenguaje com√ļn. Mademoiselle Reisz y Edna comparten un enfoque de la vida que Edna nunca compartir√° con Madame Ratignolle: Mademoiselle Reisz y Edna, a su manera, dicen la verdad sobre los dem√°s y sobre s√≠ mismas. Mademoiselle Reisz cuenta la verdad sobre la relaci√≥n de Madame Lebrun con sus hijos, revela a V√≠ctor como el favorito y ofrece evaluaciones mordaces y amargas de todos los dem√°s. La forma de Edna de decir la verdad es ignorar las convenciones sociales que no coinciden con sus verdaderos deseos y necesidades, como lo har√° despu√©s de regresar a Nueva Orleans.

El tema de los ni√Īos como modelos o reflejos de una devoci√≥n irreflexiva por el placer contin√ļa en este cap√≠tulo con la irritaci√≥n de Edna con los ni√Īos por pasar demasiado tiempo al sol. Ella ¬ęse preguntaba por qu√© los ni√Īos insist√≠an en jugar al sol cuando pod√≠an estar bajo los √°rboles¬Ľ. La respuesta obvia es que los ni√Īos se estaban divirtiendo donde estaban, viviendo por el placer del momento en lugar de considerar las consecuencias. Ese mismo deseo de seguir jugando bajo el sol cuando inevitablemente se produce una quemadura solar subyace en la aventura posterior de Edna con Alc√©e Arobin. La misma irritaci√≥n que siente hacia los ni√Īos la sienten ahora, sin duda, los que quedaron atr√°s cuando ella aparentemente se sacrific√≥ por sus caprichos rom√°nticos. Casada con la exitosa y generosa L√©once, Edna estaba a salvo ¬ębajo los √°rboles¬Ľ, a salvo de los elementos de su sociedad de clase alta. Sin embargo, estar demasiado tiempo ¬ębajo el sol¬Ľ ten√≠a un atractivo mucho mayor para ella, independientemente de las consecuencias.

Glosario

Br√ļjula aqu√≠, cantidad.



Deja un comentario