capitulo 14



Resumen y análisis Capítulo 14

Resumen

Una plaga de orugas arrasa los campos de algod√≥n de Epps y sus vecinos. Como resultado, Platt es contratado por la plantaci√≥n de az√ļcar del juez Turner para ganar dinero para Epps. A diferencia de la cosecha de algod√≥n, Platt es natural en la cosecha de ca√Īa de az√ļcar. Al servicio del juez Turner, Platt se convierte en una especie de superintendente y se le asigna la responsabilidad de azotar a cualquiera de sus compa√Īeros esclavos que se considere ¬ęinactivo¬Ľ. Tambi√©n se le permite tocar el viol√≠n en ocasiones especiales y recibe un salario por cualquier trabajo realizado en s√°bado. Con su ¬ędinero de los domingos¬Ľ y las ganancias de tocar el viol√≠n, Platt acumula una peque√Īa pero significativa cantidad de dinero. Debido a esto, escribe, ¬ęmis compa√Īeros lo ve√≠an como un millonario… el ‘nigger’ m√°s rico de Bayou Boeuf¬Ľ.

Durante este tiempo, Northup se arriesga a pedirle al capit√°n de un barco que lo lleve de contrabando al norte, pero el capit√°n se niega por miedo. Al regresar a la granja de Epps, Platt encuentra a Patsey dividida entre la violencia sexual de su amo y el odio celoso de la esposa de Epps. Aunque Epps se niega a vender a Patsey, satisface el capricho de su esposa azotando a Patsey cuando Lady Epps lo exige. Platt no puede hacer nada por Patsey, pero usa su ingenio para dise√Īar trampas para peces para √©l y los otros esclavos. Con estas trampas colocadas, los esclavos obtienen un suministro constante de pescado fresco y gratuito para agregar a su escasa dieta. Finalmente, Northup cuenta la escandalosa historia del propietario de una plantaci√≥n cercana que mata a un rival y, como resultado, se convierte en un h√©roe local.

An√°lisis

Dos factores intervienen en los hechos relatados en el Cap√≠tulo XIV. Primero, continuando con un tema del Cap√≠tulo XIII, Northup nuevamente (quiz√°s inconscientemente) enfatiza cu√°n distinto y mejor es √©l que los esclavos comunes que lo rodean. Los ejemplos de esto abundan. En la plantaci√≥n de az√ļcar de Turner, es el mejor entre los esclavos cortando ca√Īa. Se le hace ocupar el lugar del hombre blanco como supervisor de los dem√°s esclavos. Tiene privilegios especiales para tocar el viol√≠n en las actuaciones y se le permite quedarse con su salario. Gana tanto ‚Äúdinero de domingo‚ÄĚ que sus compa√Īeros esclavos lo llaman millonario. Y usa su ingenio para convertirse en un proveedor ben√©volo de alimentos frescos para sus compa√Īeros esclavos. Todas estas circunstancias sirven para argumentar, una vez m√°s, que Solomon Northup no pertenece a este lamentable estado de servidumbre. No es solo un hombre libre, es un hombre libre talentoso e inteligente, que merece m√°s de lo que √©l y sus compa√Īeros esclavos deben soportar como parte de sus vidas normales.

El segundo es un retorno a la lucha moral inherente a la esclavitud. Los ejemplos de Edwin Epps y Mistress Epps de Northup revelan un nivel de depravaci√≥n moral que es desgarrador, y que es una consecuencia directa de la pr√°ctica de la esclavitud en su hogar y comunidad. Lo que Northup no aborda, al menos no directamente, es que √©l mismo se ha corrompido de manera similar, al menos marginalmente, por su propia participaci√≥n forzada en el sistema esclavista. El l√°tigo que tanto odia en manos de Edwin Epps ahora lo pone en su propia mano sin quejarse. Su justificaci√≥n moral para usarlo para azotar a otros esclavos es que ser√° azotado si se niega a azotar a otros. Y as√≠ se une a los abusos que exige la esclavitud, a pesar de su conocimiento √≠ntimo de lo terrible que es y a pesar de su odio a la crueldad de la flagelaci√≥n. Cuando se enfrenta a la elecci√≥n moral m√°s dif√≠cil, no est√° dispuesto a soportar el sufrimiento para evitar hacer sufrir a otros. Sus acciones son comprensibles pero no encomiables, y √©l parece saberlo. Su narraci√≥n est√° repleta de descripciones detalladas de sus logros, pero su papel como torturador apenas se menciona aqu√≠, r√°pidamente ignorado a favor de las historias de su √©xito como el ¬ęnegro m√°s rico de Bayou Boeuf¬Ľ.

Hacia el final de este cap√≠tulo, Northup comenta una vez m√°s sobre la inmoralidad y la brutalidad de sus amos blancos: ‚ÄúNo es culpa del due√Īo de esclavos que sea cruel, pero es culpa del sistema bajo el cual vive. No puede soportar la influencia del h√°bito y las asociaciones que lo rodean‚ÄĚ. Lo que Northup no se da cuenta, o no reconoce plenamente, es que en esta declaraci√≥n ahora tambi√©n habla de s√≠ mismo.



Deja un comentario