capitulo 14



Resumen y análisis Capítulo 14

Resumen

Este cap√≠tulo comienza con el narrador tratando de preservar su dichoso estado de √°nimo de verano en medio del invierno. Nos dice con entusiasmo: ¬ęSoport√© algunas maravillosas tormentas de nieve y pas√© maravillosas noches de invierno junto a mi chimenea¬Ľ. Sin embargo, mientras saca lo mejor de su situaci√≥n, no tardamos mucho en escuchar una nota oscura en la voz del narrador. Toda la naturaleza est√° en silencio y quieta – ¬ęincluso el ulular del b√ļho fue amortiguado¬Ľ – e, indirectamente, nos est√° diciendo que no ha recibido ning√ļn est√≠mulo natural. La nieve profunda hizo que las visitas de amigos fueran menos frecuentes, y en esta situaci√≥n solitaria tuvo que ejercitar su ingenio para mantener su mente activa: ¬ęPara la sociedad humana, me vi obligado a evocar a los antiguos ocupantes de estos bosques¬Ľ. Recurriendo a la memoria y la historia para mantener su mente ocupada, describe a los antiguos habitantes del √°rea de Walden.

Relata las residencias de tres antiguos esclavos: Cato Ingraham, cuyas tierras Walden finalmente fueron tomadas por ¬ęun especulador m√°s joven y m√°s blanco¬Ľ; Zilpha, una anciana que hilaba lino y hac√≠a sonar el bosque con sus canciones; y Brister Freeman, cuya esposa, Slit, ¬ęagradablemente¬Ľ le√≠a la buenaventura. Est√° la granja en ruinas de la familia Stratten, y tambi√©n la casa Breed, que fue incendiada recientemente por ni√Īos traviesos. El narrador recuerda que un miembro de la familia le mostr√≥ el lugar de las Carreras. Este tipo estaba especialmente complacido de descubrir que el pozo no hab√≠a sido destruido, sino que solo estaba cubierto y podr√≠a ser revisado nuevamente alg√ļn d√≠a.

Al considerar los restos del lugar de Hugh Quoil, el narrador nuevamente se enfoca en un pozo cubierto. Le hace sentir melancol√≠a que ¬ędonde una vez fluy√≥ un manantial¬Ľ ahora hay ¬ęhierba seca y sin l√°grimas¬Ľ. Tales recuerdos entristecen al narrador, y los abandona por un sue√Īo reconfortante.

Como casi no hab√≠a visitantes, el narrador pas√≥ mucho tiempo caminando por el paisaje invernal, observando los √°rboles cubiertos de nieve y alg√ļn que otro animal. Una vez encontr√≥ una lechuza dormida posada en la rama muerta de un pino. La lechuza parec√≠a tan inactiva como el resto de la naturaleza, pero el narrador encontr√≥ esta apariencia enga√Īosa cuando se acerc√≥ demasiado a la lechuza. El b√ļho cobr√≥ vida abruptamente: ¬ęSe lanz√≥ y bati√≥ sus alas entre los pinos, extendiendo sus alas a una amplitud inesperada¬Ľ. Caminando m√°s, el narrador encontr√≥ otros signos de la continua vitalidad de la naturaleza en pleno invierno.

Cuando el narrador regresaba a su caba√Īa de estos recorridos, a veces encontraba a un amigo esper√°ndolo. Un ¬ęgranjero de cabeza alargada¬Ľ lo visit√≥ una vez, y recordaron con cari√Īo ¬ęlos tiempos dif√≠ciles y simples, cuando los hombres se sentaban alrededor de grandes fogatas en un clima fresco y tonificante, con la cabeza despejada¬Ľ. Tambi√©n lo visit√≥ un poeta, y juntos hicieron que ¬ęesa casita resonara con ruidosa alegr√≠a, y resonara con el murmullo de mucha conversaci√≥n sobria¬Ľ. Tambi√©n pas√≥ un fil√≥sofo. Fue un gran hombre ideal cuya personalidad dej√≥ ¬ęclara la imagen grabada en los cuerpos de los hombres, el Dios de quien no son m√°s que monumentos desfigurados y encorvados¬Ľ. El narrador se inspir√≥ en su conversaci√≥n con el fil√≥sofo y sinti√≥ una mayor conciencia espiritual.

An√°lisis

En este cap√≠tulo, el narrador se dirige a tres posibles fuentes de estimulaci√≥n espiritual. La primera, la historia, result√≥ ser desalentadora e incluso deprimente. Finalmente, se dio por vencido, declarando: ¬ę¬°Ay! ¬°Qu√© poco la memoria de estos habitantes humanos realza la belleza del paisaje!¬Ľ Al considerar esta primera parte del cap√≠tulo, debemos notar un s√≠mbolo que aparece dos veces: los pozos cubiertos de la ubicaci√≥n de la Raza y la ubicaci√≥n de la Codorniz. Como se menciona en el comentario sobre ¬ęThe Ponds¬Ľ, los manantiales y los pozos son s√≠mbolos que se usan a menudo como inspiraci√≥n. Que estos pozos particulares est√©n cubiertos y ya no fluyan indica que la inspiraci√≥n del narrador se ha cortado en este ¬ęinvierno¬Ľ espiritual. Es significativo, sin embargo, que los pozos solo est√©n tapados y no destruidos; significa la esperanza del narrador de poder ¬ędescubrir¬Ľ una vez m√°s y aprovechar su ¬ępozo¬Ľ de inspiraci√≥n.

Cuando el narrador pasa de la historia a la naturaleza, la segunda fuente posible de est√≠mulo, lo vemos nuevamente buscando la confirmaci√≥n de su esperanza de que su vida espiritual no muera. Cuando vio la lechuza, vio una se√Īal de letargo en la naturaleza que reflejaba su propia bajeza espiritual. Pero cuando el b√ļho comenz√≥ a volar, la naturaleza le mostr√≥ al narrador que todav√≠a hab√≠a vitalidad en la naturaleza bajo la apariencia de inanimaci√≥n; la naturaleza no muri√≥ simplemente a causa del invierno. Al observar el b√ļho y descubrir las coles mofetas que a√ļn crec√≠an en los pantanos en invierno, la naturaleza le ense√Ī√≥ al narrador que no necesitaba morir espiritualmente simplemente porque estaba pasando por un invierno psicol√≥gico. Esta realizaci√≥n no produjo √©xtasis en el narrador, pero le dio esperanza de supervivencia espiritual. Como el ¬ęp√°jaro m√°s duro¬Ľ del pantano, esperaba con ansias el regreso de la primavera.

Despu√©s de leer cap√≠tulos como ¬ęSoledad¬Ľ, ¬ęVisitantes¬Ľ y ¬ęLa aldea¬Ľ, el lector encontrar√° ir√≥nico que la √ļltima fuente posible de est√≠mulo, la compa√Ī√≠a humana, sea la m√°s vitalizadora. Para el narrador, el fil√≥sofo hizo que el cielo y la tierra se encontraran; produjo una sensaci√≥n de integraci√≥n ext√°tica en el ¬ęinvierno¬Ľ espiritual del narrador.



Deja un comentario