Capítulo 12



Resumen y análisis Capítulo 12

Resumen

En este, el capítulo más largo de la novela, Landon descubre que Jamie tiene leucemia. Ella y su padre se conocen desde hace siete meses y no se lo han contado a nadie, decidiendo que preferirían vivir sin la tristeza y la lástima de los demás el mayor tiempo posible. Luego, Jamie y Landon le cuentan a su madre, y el reverendo Sullivan comparte la triste noticia con la congregación. Cuando se reanudan las clases, los maestros informan a los estudiantes sobre la condición de Jamie y todo el alumnado se lamenta. La enfermedad de Jamie es una forma rara que no tiene cura y solo le quedan unos meses de vida a menos que ocurra un milagro.

Landon siente miedo y comienza a investigar esa emoción. Teme a la muerte, teme enfadar a Jamie, teme hablar del futuro con ella. Sin embargo, descubre que Jamie también tiene miedo, aunque tiene una fachada fuerte. Jamie deja de asistir a la escuela para pasar más tiempo con su padre; Mientras tanto, Landon comienza a orar por un milagro y comienza a leer la Biblia de Jamie todas las noches, en busca de orientación y respuestas.

Landon comienza a reflexionar sobre qué puede hacer, si es que puede hacer algo. Su madre, que está profundamente entristecida por la difícil situación de Jamie y Landon, anima a Landon a escuchar su corazón.

La enfermedad de Jamie progresa rápidamente, por lo que pierde más peso, adquiere una palidez grisácea y le salen moretones con más facilidad. Casi siempre tiene frío y toma medicamentos para aliviar el dolor. Ella y Landon discuten la lectura de la Biblia de Landon y el significado de la fe: Jamie revela que su fe en Dios todavía es fuerte; Landon revela que está perdiendo la suya. Los dos comienzan a estudiar la Biblia juntos. Después de una cena en la casa de Landon, durante la cual le asegura a Jamie que seguirá visitándolo incluso durante sus últimos días, Jamie le dice a Landon que lo ama.

El reverendo Sullivan les permite a los dos permanecer juntos en el interior, sin supervisión, durante unas horas todos los días después de la escuela. Un día, en medio de un flujo constante de visitantes, Eric y Margaret pasan por la casa de Jamie mientras Landon está allí. Eric se disculpa por la condición de Jamie y se sincera con ella, revelando que cree que ella es la persona más amable que jamás haya conocido. Tanto Eric como Margaret lloran abiertamente, y Jamie los abraza a ambos en un largo abrazo. Eric le dice a Jamie que está orando por ella y le deja un sobre con los $400 que recaudó para el orfanato.

Mientras Landon espera su milagro, la condición de Jamie vuelve a empeorar. Está claro que se está muriendo y Landon busca algo que pueda hacer. Cuando Jamie necesita atención hospitalaria, la madre de Landon llama a su padre a casa, y los dos intervienen y pagan la atención médica domiciliaria de tiempo completo para Jamie. Este momento es, para Landon, la primera vez que se siente cerca de su padre.

Sin embargo, Landon todavía está buscando algo que hacer. Lo hace – alguna forma de responder al creciente sentimiento en su corazón de que puede hacer más por Jamie. Le pide a Dios que lo guíe, pero también comienza a hacerse las grandes preguntas existenciales: ¿Por qué estoy aquí? ¿Cuál es mi propósito? ¿Por qué los acontecimientos de mi vida se desarrollaron como lo hicieron?

Un día, con un repentino sentido de propósito, Landon sabe lo que tiene que hacer. Se apresura a ir a la iglesia e insiste en ver al reverendo Sullivan, quien responde conmocionado a la idea de Landon. Landon luego corre a la casa de Jamie y le pregunta si ella hará algo por él. Cuando ella acepta, Landon sigue adelante con sus planes: le pide a Jamie que se case con él.

Análisis

En este capítulo, la voz de Landon cambia por completo a la de un adulto. Aunque todavía tiene 17 años, su voz coincide con la voz de Landon de 57 años en el prólogo y el capítulo final. Desde el Capítulo 1, la voz de Landon ha cambiado gradualmente de la de un niño a la de un adulto, pero aquí los lectores ven que Landon, de 17 años, ha llegado a la mayoría de edad.

Todo encaja en este capítulo. Landon reconoce que su futuro y el de Jamie están fuera de su control. Comienza a orar, pidiéndole a Dios un milagro. Reconoce que las acciones, «no los pensamientos ni las intenciones», son el barómetro más importante del comportamiento humano. Comienza a tener una sensación abrumadora de que hay un camino que debe tomar, algo específico que debe hacer. Pero todavía no sabe qué es. Comienza a leer la Biblia, buscando una respuesta. Descubre que el camino correcto en la vida no se puede discernir pensando, sino escuchando su corazón. En última instancia, este es el tema más importante de la Un paseo para recordar: La vida no es pensar lógicamente en las situaciones, sino sentir el camino a través de ellas. Si Landon nunca hubiera aprendido esa lección, todavía se estaría burlando de Jamie.

En cambio, Landon está aprendiendo a servir a los demás. Está con Jamie siempre que puede y está ansioso por consolar su dolor, tanto emocional como físico. Leían la Biblia juntos, una actividad que él no había querido hacer unas semanas antes porque temía que su falta de conocimiento lo avergonzara. Esos miedos se han ido. Discuten pasajes que leen y discuten el significado de la fe.

Landon también se acerca a su padre por primera vez en su vida cuando sus padres deciden usar su riqueza para la comodidad de Jamie. Esta es, quizás, una forma de devolver el dinero del abuelo Carter, que Jamie sugirió en el Capítulo 10.

Los lectores también ven que todos en la comunidad se ven afectados por la enfermedad de Jamie. Una cosa era burlarse de Jamie, que era tan amable y gentil, cuando estaba sana, pero ahora que se está muriendo, sus compañeros ven la injusticia evidente de su condición, que están sanos y solo piensan en ellos mismos, mientras que ella está enferma. muriendo y solo piensa en los demás. Este cambio de actitud se manifiesta en la visita de Eric y Margaret a la casa de Jamie, y especialmente en la colecta de $400 de Eric para el orfanato. Que Eric pueda llorar tan fácilmente y pedirle perdón a Jamie son signos no solo de su propia madurez, sino de la madurez que se requerirá de todos los compañeros de Jamie mientras la ven morir.

El capítulo termina con Landon despertando a su propósito. Ahora sabe sin lugar a dudas lo que va a hacer, y se dispone a poner el plan en acción, asegurando el permiso del reverendo Sullivan para casarse con Jamie y luego pidiéndole su mano. Si bien esta decisión concluye la historia de Landon y Jamie, hay un tema mucho más importante aquí: todos deben perseguir su propósito, escuchar sus corazones para llegar a esas decisiones, en lugar de tomar decisiones lógicas que quizás no les convengan.

Glosario

Trabajo un hombre del Antiguo Testamento que fue severamente probado por Dios.



Deja un comentario