Capitulo 1



Resumen y Análisis Libro I: Capítulo 1

Resumen

La autora promete recrear una visi√≥n del pasado para el lector: una foto del taller de carpinter√≠a de Jonathan Burge tal como exist√≠a en la ciudad de Hayslope en Loamshire, Inglaterra, en 1799. Despu√©s de mencionar el taller en s√≠, se enfoca en un alto y robusto joven trabajador, Adam Bede. Tambi√©n aparecen varios otros hombres, incluido el hermano de Adam, Seth. El primer di√°logo de la novela trata de un error que comete Seth, un so√Īador distra√≠do, en una puerta que se acaba; Adam defiende a su hermano de las burlas de los dem√°s. Seth es metodista y la conversaci√≥n cambia a un predicador metodista que tiene la intenci√≥n de hablar en el c√©sped del pueblo esa noche; su nombre es Dinah Morris, y Seth est√° enamorado de ella. A continuaci√≥n se presenta una discusi√≥n general sobre la religi√≥n.

Llega el momento de dejar el trabajo y todos los trabajadores, excepto Adam, sueltan sus herramientas de inmediato. Adam rega√Īa a los dem√°s por no estar interesados ‚Äč‚Äčen su oficio, pero lo ignoran. Los hombres se dispersan, Seth se dirige a la reuni√≥n de oraci√≥n para escuchar a Dinah y Adam se dirige a casa. Un caballero hace una pausa para admirar al robusto joven mientras sale de la ciudad, cantando un himno popular.

An√°lisis

El primer cap√≠tulo establece la ubicaci√≥n y, hasta cierto punto, la atm√≥sfera de toda la novela. Como en la mayor√≠a de las obras de George Eliot, la escena se desarrolla en la campi√Īa inglesa. Hayslope es un pueblo tranquilo, aislado del contacto o incluso del conocimiento de los grandes acontecimientos del d√≠a. Est√° habitado principalmente por comerciantes, granjeros analfabetos y trabajadores que pasan toda su vida en el √°rea de la ciudad y que est√°n preocupados por asuntos tan pragm√°ticos como los graneros, las cosechas, el clima y los chismes del vecindario.

Hayslope no es idílico; muchas personas groseras y toscas viven aquí. Aunque Eliot tiende a sentimentalizar a la gente rural hasta cierto punto en sus novelas, tiene cuidado de mantenerse dentro de los límites de la probabilidad. Le preocupa escribir una novela realista y construye su escenario como una representación creíble de la vida rural del siglo XVIII en Inglaterra.

Esto se vuelve evidente cuando examinamos los personajes presentados en este capítulo. Ninguno de ellos se parece mucho a los humildes y virtuosos muchachos del campo que a menudo aparecen como personajes fundamentales en la ficción inglesa de los siglos XVIII y XIX. Wiry Ben no es un santo; ni, dicho sea de paso, es el propio Adán Beda. Son los típicos obreros de taller, capaces de la lástima por un lado y de las bromas ásperas por el otro.

Asimismo, no hay nada extraordinario en la ciudad en s√≠, excepto su nombre. Tanto ¬ęHayslope¬Ľ como ¬ęLoamshire¬Ľ son nombres significativos que sugieren buen suelo, clima soleado, ricas cosechas; se contrastan en la novela con ¬ęSnowfield¬Ľ y ¬ęStonyshire¬Ľ, que sugieren cualidades opuestas. Estos nombres de lugares ficticios -no hay ciudades ni condados en Inglaterra- indican que el entorno f√≠sico de Ad√°n Beda tiene un aspecto simb√≥lico, pero tambi√©n realista.

Ser√° obvio m√°s adelante en la novela que los personajes presentados aqu√≠ se dividen en grupos distintos. Aunque Adam y Seth aparecen hasta cierto punto, sus compa√Īeros de trabajo, como muchos otros que aparecen a lo largo del libro, seguir√°n siendo meros bocetos. Estos personajes de fondo forman parte de la atm√≥sfera de la novela, su medio, y ayudan a proporcionar un contexto realista para las aventuras de las figuras principales. Son meros apoyos en un sentido; aparecen en la novela, pero sus palabras y acciones no tienen una relaci√≥n real con la trama.

Todos los personajes del libro, a excepci√≥n de los ricos y educados, hablan en dialecto. Este dispositivo tiene dos funciones obvias. Primero, es realista y por lo tanto contribuye a la ilusi√≥n que el autor se esfuerza por crear. En segundo lugar, para la audiencia inglesa de Eliot, el dialecto era una fuente de humor, al igual que el dialecto fuerte ha sido una fuente de humor en muchos escritos estadounidenses, por ejemplo, Mark Twain. Las declaraciones de Wiry Ben como ¬ęeres un tipo de buen coraz√≥n, con o sin paneles; y no te arreglas las cerdas en todos los momentos divertidos como algunos de tus parientes, como quiz√°s Cliverer¬Ľ fueron tan efectivas con una audiencia brit√°nica de el siglo XIX como las fulminaciones de Pap Finn eran para un estadounidense.

Tenga en cuenta que la fuerza del dialecto, su divergencia del uso est√°ndar en ingl√©s, var√≠a de un car√°cter a otro. En este cap√≠tulo, por ejemplo, Adam y Seth hablan una forma de dialecto menos extrema que Wiry Ben; ninguno de los hermanos Bede usa pronunciaciones como ¬ęaloon¬Ľ o ¬ęagoo¬Ľ o ¬ęlave¬Ľ. Eliot distingue a sus personajes seg√ļn la educaci√≥n con una precisi√≥n que muchos escritores de di√°logos pasan por alto.

Las actitudes religiosas que muestran Seth y Adam son interesantes porque se relacionan con el argumento moral que juega un papel tan importante en la novela. Adam, anglicano, es pr√°ctico y objetivo en materia religiosa; sostiene que si un hombre ¬ęconstruye un horno para su esposa para evitar que vaya a la panader√≠a¬Ľ, est√° haciendo algo tan esencialmente religioso como ir a la iglesia. Su actitud b√°sica es ¬ęesto-mundano¬Ľ; se preocupa por servir a Dios en sus acciones cotidianas. La actitud de Seth, por otro lado, es ¬ęfuera de este mundo¬Ľ; el lo siente espec√≠ficamente Las acciones religiosas ‚ÄĒorar, escuchar sermones‚ÄĒ deben formar el centro de la vida de una persona. Eliot hace esta distinci√≥n con miras a reconciliarla m√°s tarde al servicio de su tema; en el personaje de Dinah Morris se fusionan los aspectos pr√°cticos y puramente espirituales de la religi√≥n.

Otro factor de la novela que se relaciona con este di√°logo moral es la controversia religiosa que forma parte del trasfondo de la novela. Alrededor de 1739, John y Charles Wesley fundaron la Sociedad Metodista, y alg√ļn tiempo despu√©s el grupo se separ√≥ de la Iglesia Anglicana establecida. En la pr√°ctica, las dos denominaciones llegaron a representar puntos de vista opuestos. El anglicanismo de finales del siglo XVIII favorec√≠a la racionalidad, la tolerancia, un enfoque f√°cil y pr√°ctico de los asuntos del esp√≠ritu. Como iglesia establecida, mantuvo la lealtad de la mayor√≠a de las personas ¬ęestablecidas¬Ľ de Inglaterra (las clases alta y media y los trabajadores agr√≠colas tradicionales) y tend√≠a a apoyar el statu quo social y econ√≥mico. El metodismo, por otro lado, era ¬ęentusiasta¬Ľ, para usar el t√©rmino del siglo XVIII; enfatiz√≥ el lado emocional de la religi√≥n y trat√≥ de hacer de la religi√≥n el punto focal en la vida de los hombres. Debido a que los metodistas se enfocaban en ayudar y convertir a los pobres, el establecimiento social a menudo los consideraba alborotadores.

Como en el caso de Adán y Set, la autora utiliza esta distinción entre puntos de vista para transmitir su propia orientación moral. Las normas morales en Adán Beda son el Sr. Irwine y Dinah Morris, una anglicana y otra metodista. Eliot sugiere que no importa cuál sea la iglesia, el equilibrio entre lo espiritual y lo práctico es esencial para el verdadero sentimiento religioso.



Deja un comentario