Cantos XXXII-XXIII



Resumen y An√°lisis Cantos XXXII-XXIII

Resumen

Mientras que antes, Dante buscaba rimas que ayudaran a aliviar el sufrimiento de las sombras en las altas esferas, ahora clama por ¬ę√°spero y √°spero y ronco / adecuado para el agujero horrible¬Ľ. [Sayers’ translation] ‚ÄĒ palabras horribles acordes con el puro horror de este lugar tan espantoso, el fondo del infierno, reservado para los pecadores m√°s atroces.

Un alma le grita a Dante que tenga cuidado de no pisar las cabezas de las almas en ese lago helado, y Dante se vuelve y ve que los pecadores est√°n congelados seg√ļn su pecado. Dante y Virgil est√°n en la primera de las cuatro rondas del c√≠rculo final, Cocytus. La primera ronda se llama Caina, y los pecadores aqu√≠ tienen la cabeza inclinada hacia el hielo, casta√Īeteando los dientes y llorando.

Dante mira a su alrededor y ve a dos pecadores apretados uno contra el otro, pecho contra pecho, y les pregunta quiénes son, a lo que no responden, sino que se golpean la cabeza como cabras. Un pecador cercano con los oídos helados responde que estos dos eran hermanos, y que no hay dos más merecedores de castigo en todo Caina que estos dos. Procede a nombrar a otros pecadores y, finalmente, a sí mismo.

Movi√©ndose m√°s hacia el centro del Infierno, Dante accidentalmente patea a un pecador en la cara, quien le grita a Dante, pregunt√°ndole por qu√© querr√≠a causarle m√°s dolor. Dante le pide a Virgilio un momento para hablar con el pecador, y su deseo es concedido. El pecador le pregunta a Dante qui√©n se cree que es, pateando a los pecadores en la cara a Antenora, el segundo round del noveno c√≠rculo. Dante responde que si la sombra le dice su nombre, lo har√° famoso en la Tierra. La sombra no quiere obedecer, y Dante agarra un pu√Īado del cabello de la sombra y amenaza con arrancarlo si no da su nombre. La sombra dice que no le importa si Dante le destroza los sesos; √©l no lo dir√°, con lo cual Dante arranca mechones del cabello del pecador. Un pecador cercano le dice a Dante el nombre del pecador reacio, Bocca, quien luego no se calla como ordena Dante, dici√©ndole los nombres de muchos otros pecadores en la ronda con √©l.

Al salir de Bocca, Dante encuentra a dos pecadores tan cerca que uno se alimenta de la nuca del otro. Dante se ofrece a contar la historia del pecador en el mundo superior, si el pecador lo desea.

El Canto XXXIII se abre con la historia del pecador. Era el conde Ugolino, y el alma que alimentaba era el arzobispo Ruggieri, en quien confiaba. Ruggieri encarceló a Ugolino y sus cuatro hijos en una torre, cerró las puertas con clavos y los mató de hambre. Ugolino se ve obligado a ver morir de hambre a sus hijos uno por uno. Y su odio por Ruggieri crece con cada muerte de su hijo. Terminada su larga y apasionante historia, Ugolino vuelve a nutrirse de Ruggieri.

A medida que los poetas se mueven, llegan a un lugar donde las almas no están colocadas verticalmente sobre el hielo, sino que están acostadas boca arriba con solo sus rostros levantados del hielo. Como resultado, sus lágrimas se congelan en sus ojos, creando diminutos visores de cristal sobre las cuencas de sus ojos. Dante comienza a sentir frío y también siente un viento que sopla sobre el hielo: Virgilio dice que pronto se sabrá el origen del viento.

Una de las sombras cerradas en la cara en el hielo de Ptolomea, la tercera ronda del noveno círculo, le ruega a Dante que se quite la funda de hielo que cubre sus ojos para poder llorar libremente por un rato. Dante promete hacerlo si la sombra le dice su nombre, diciendo que irá hasta el mismo borde del hielo si no cumple su promesa. La sombra obedece diciendo que era Fray Albergio.

Dante, seguro de que fray Albergio a√ļn no ha muerto, se escandaliza con esta confesi√≥n. Albergio le dice a Dante que su pecado fue tan terrible que en el momento en que lo cometi√≥, fue sacado de su cuerpo y arrojado aqu√≠, y que un demonio ocup√≥ el lugar de su alma en su cuerpo mundano. Nombra a otra persona que Dante sabe con certeza que est√° viva y con quien tambi√©n sucedi√≥ esto, y Dante no le cree, aunque la sombra es convincente. Dante se niega a cumplir su promesa de quitar las l√°grimas congeladas de los ojos de la sombra, diciendo que la rudeza en el infierno es una cortes√≠a. Dante hace un llamamiento a la ciudad de G√©nova sobre este pecador, dici√©ndoles que tienen un demonio en medio de ellos, y dice que quiere que todos sean expulsados ‚Äč‚Äčde la Tierra.

An√°lisis

Dante convoca nuevamente a las Musas para que lo ayuden a escribir lo que ve, tal como lo hab√≠a hecho al comienzo de su viaje. Esta vez la invocaci√≥n es m√°s larga y a√ļn m√°s apasionada. Sabe que esta parte del viaje ser√° dura y horrible, y espera tener las palabras para ello.

Dante el poeta es plenamente consciente de que el noble arte de la poesía no pretende describir los horrores de esta terrible morada. La poesía no suele dedicarse a sonidos ásperos, ásperos, vulgares. Por lo tanto, invoca a las Musas de la Poesía para ayudar a describir los horrores en términos poéticos.

La geografía del pozo final del Infierno se explica en estos dos rincones. Hay cuatro rondas en este círculo de traidores. El primero, Caina, reservado para aquellos que fueron traidores a sus parientes, lleva el nombre del bíblico Caín que mató a su hermano Abel. Recuerda también que Francesca (Canto V), en su relato, dice que Caina la espera a ella y al asesinato de Paolo, el hermano de Paolo. Los pecadores que Dante encuentra aquí son dos hermanos que se mataron en una disputa por su herencia, por lo que deben pasar toda la eternidad juntos, discutiendo y discutiendo.

Antenor lleva el nombre del troyano Antenor que se cree que traicion√≥ a Troya a los griegos; esta ronda es para aquellos que traicionaron a su pa√≠s. Aqu√≠, Dante se encuentra con pecadores m√°s profundos en el hielo, incapaces de mover la cabeza, y el pecador Bocca, un traidor florentino, lo que tambi√©n refuerza el tema pol√≠tico de Dante. Tambi√©n residen aqu√≠ Ugolino (g√ľelfo) y Ruggieri (gibelino), ambos traidores a su pa√≠s que conspiraron entre s√≠ para apoderarse de cierta facci√≥n de los g√ľelfos. Ptolomea, llamado as√≠ por esos pecadores traicioneros para invitados y anfitriones, es la tercera ronda. Lleva el nombre de Ptolomeo, capit√°n de Jeric√≥ y yerno del sumo sacerdote Sim√≥n. Ptolomeo organiz√≥ una fiesta en honor de Sim√≥n y sus dos hijos y luego los asesin√≥ a traici√≥n mientras eran sus invitados. Aqu√≠, los pecadores yacen boca arriba con solo sus rostros expuestos, y aqu√≠ Dante descubre a dos pecadores que fueron tan traicioneros con los invitados que fueron arrojados inmediatamente de sus cuerpos al Infierno, y un demonio fue enviado a habitar sus cuerpos en la Tierra. . Esta acci√≥n es contraria a la idea de Dante de la penitencia para lograr la Gracia: a estos pecadores no se les dio la oportunidad de hacer penitencia, aunque es evidente que Dante sinti√≥ que este pecado era lo suficientemente malo como para justificar una condena inmediata.

La cuarta y √ļltima ronda del noveno c√≠rculo, Judecca, se ilustra en la esquina final. Lleva el nombre de Judas Iscariote, quien traicion√≥ a su amo y se√Īor, Jesucristo.

Dante está realmente listo para el final de su viaje. Dos veces en estos rincones no muestra piedad ni simpatía por ciertos pecadores; una vez, en un estado de furia, ataca a uno de los espíritus helados, simplemente por la satisfacción de saber su nombre para poder contar su historia en la Tierra. A diferencia de los espíritus de los círculos superiores que piden ser recordados, los espíritus de esta parte del infierno quieren ser olvidados por sus crueles crímenes. Si Dante trata mal a estos espíritus, no mostrará compasión por la gravedad de sus crímenes en la Tierra.

La famosa historia del conde Ugolino royendo la cabeza y los sesos del arzobispo Ruggieri se encuentra al final del Canto XXXII. Hist√≥ricamente, era de conocimiento p√ļblico que Ugolino fue capturado y asesinado por Ruggieri, pero la forma de su muerte fue tan cruel que Dante pens√≥ que el mundo deber√≠a conocer la tr√°gica historia.

Dante, al ver a los dos unidos, se pregunta por qué Ugolino tiene tanta hambre de su vecino.

Ugolino llevaba varios meses en prisi√≥n con sus cuatro hijos peque√Īos. Una ma√Īana se despert√≥ de un sue√Īo terrible y escuch√≥ a sus hijos pidiendo comida y, al mismo tiempo, escuch√≥ que cerraban con clavos las puertas de la torre. Sab√≠a que este era el mont√≠culo de la muerte para √©l y sus hijos, y ten√≠a que verlos uno por uno gritar pidiendo comida hasta que todos estuvieran muertos.

Este comer y roer la carne se convierte en el centro de la petici√≥n del ¬ępeque√Īo Anselmo¬Ľ a su padre: ¬ęNos has vestido con esta carne miserable, y ser√≠a menos doloroso si comieras de nosotros¬Ľ. Pero, por supuesto, Ugolino no puede comer la carne de su propio hijo. Luego, al ver morir a cada ni√Īo uno por uno, ¬ęel hambre hizo lo que el dolor no pudo¬Ľ. Ugolino ha muerto, y en el Infierno se une al enemigo que ha dejado hambrientos a sus hijos y que ahora se convierte en el fest√≠n salvaje que √©l roer√° por toda la eternidad.

Dante no puede entender que la ira justifique acciones tan horribles y bestiales, y jura revelar al mundo la causa del salvajismo de Ugolino. As√≠ relata su historia en el Canto XXXIII desde el punto de vista del hombre que fue traicionado. Al simpatizar con la v√≠ctima, no es evidente que el propio Ugolino sea un traidor que merezca plenamente su lugar en el infierno. Pero los cuatro ni√Īos son inocentes y no deber√≠an haberse convertido en v√≠ctimas de Ruggieri. Adem√°s, si el odio de Ugolino es tan extremo, recuerda que ninguna cantidad de castigo satisfar√° tu deseo de venganza, nunca se saciar√°. √Čl nunca puede ser vengado.

El castigo de Ugolino es el concepto de represalia. Este es un golpe maestro por parte de Dante, porque en las profundidades del Infierno, ¬Ņde qu√© otra manera puede Dante evocar l√°stima por alguien cuyo crimen es tan monstruoso como el de Ugolino? Tenga en cuenta, por lo tanto, que Ugolino est√° aqu√≠ en el infierno como un traidor porque entreg√≥ a su propio partido a Ruggieri, pero tambi√©n, que est√° aqu√≠ en el poema como el traicionado. Puede decirse que Ugolino es v√≠ctima de la justicia divina y tambi√©n instrumento de ella, en la medida en que tambi√©n castiga a su traidor, Ruggieri.

Puede ser interesante para la mente orientada a la historia que Ugolino fue encarcelado con dos hijos de mediana edad y dos nietos. Pero así es la historia, y Dante cambió la historia para hacerla más imaginativa.

La ley de la retribución es la más poderosa: en vida Ruggieri mató de hambre a Ugolino; en el Infierno, Ruggieri se convierte en alimento para su víctima.

Glosario

Caín la primera ronda en el Círculo IX; con el nombre de Caín.

focaccia asesin√≥ a su primo, provocando una gran ruptura entre los g√ľelfos blancos y negros.

Sassol Macheroni nombró tutor de su sobrino y lo asesinó para obtener la herencia.

Camici√≥n de’ Pazzi asesin√≥ a un familiar.

Carlín traidor a su patria, pasará al siguiente círculo.

antena segunda ronda del Círculo IX.

boca un traidor florentino.

Buoso da Duera aceptó un soborno político.

Beccher√≠a abad que conspir√≥ con los gibelinos; los g√ľelfos le cortaron la cabeza.

Gianni de’Soldanier desertor gibelino.

Ganel√≥n infame traidor a su maestro Roland, el mayor guerrero de Carlomagno, en la epopeya francesa ¬ęCanci√≥n de Roland¬Ľ.

paso comuna de la Toscana, en el oeste de Italia, a orillas del río Arno.

Gualandi, Sismondi y Lanfranchi nobles gibelinos.

Fray Albergio Fray Jovial; mat√≥ a su hermano en un fest√≠n que organiz√≥; el c√≥digo era ¬ętrae la fruta¬Ľ.

atropos mitología griega y romana. la de las tres Parcas que corta el hilo de la vida.

Branca D¬īOria Ghibelline que mat√≥ a su suegro en una fiesta que organiz√≥.

miguel zanche suegro de Branca D’Oria; se puede encontrar en el tono pegajoso del Canto XXII.



Deja un comentario