Calentando sus perlas : Resumen y análisis de «Calentando sus perlas»

: Resumen

El poema comienza describiendo las perlas y su lugar en el cuello del hablante. La estructura de la primera oración yuxtapone la propiedad de las perlas con su ubicación. Al identificar la «ella» de la primera oración como «Mi amante» en la segunda, el hablante aclara la relación entre las dos. Ella describe cómo usa las perlas para su ama hasta la noche, cuando el orador cepilla el cabello de su ama.

La mente del hablante luego vuelve a sus pensamientos a lo largo del día, que parecen dedicados a imaginar lo que está pensando su ama. Se imagina a su ama descansando en lo que ella llama la Habitación Amarilla, decidiendo qué vestido ponerse para la noche. «Ella se abanica / mientras yo trabajo de buena gana, entra mi calor lento / cada perla», dice el hablante, sacando a su amante de su imaginación y llevándola a la corporalidad. Esta estrofa termina describiendo el collar como una cuerda, floja pero muy presente alrededor del cuello del hablante.

En la siguiente estrofa, el hablante vuelve a fantasear con su amante, imaginando la fiesta, donde los hombres con los que baila quedan perplejos por el olor del hablante bajo su perfume. «Ella es hermosa», confiesa el hablante sin reservas. El collar de perlas vuelve a aparecer, con el olor del hablante.

La siguiente estrofa comienza con la oradora desempolvando los hombros de su ama con una pata de conejo. El hablante percibe el momento como cargado de sexualidad, mira el rubor de su ama e imagina su suspiro. Se mira en el espejo y ve esa sexualidad reflejada en sus «labios rojos», que «se parten como si quisiera hablar».

Luego saltamos a la noche, después de que la fiesta haya terminado. El hablante todavía la imagina. «Desnudándose, / quitándose sus joyas, su mano delgada alcanzando / por el estuche, deslizándose desnuda en la cama, como siempre lo hace …», dice el orador, insinuando que, aunque puede que ahora no esté con su ama , ella ha visto estos rituales antes de acostarse.

La oradora vuelve su mente hacia las perlas, que todavía están perdiendo algo de su calidez en la habitación de su ama. El hablante «arde» con la ausencia de las perlas.

Análisis

«Warming Her Pearls» expresa los pensamientos de una mujer de la época victoriana, describiendo la relación sexual, aparentemente restringida pero tranquila, entre una criada y su amante. La voz es ligeramente anacrónica; Duffy no hace todo lo posible para que la voz sea claramente la de una época diferente. Sin embargo, la forma del poema refleja la severidad de la época, mientras que el lenguaje y el hablante traspasan los límites de esa severidad.

En este poema, las perlas toman su importancia al actuar como el lugar de intimidad entre el hablante y su amante. Para el hablante, son una prueba de su relación. En la primera estrofa, describe la garganta de su ama como «fría» y «blanca», en contraste con la calidez del hablante, que calienta las perlas y mejora su brillo, preparándolas para luego ser usadas por la dueña.

La oradora imagina a su ama pasando el día en la Habitación Amarilla, contemplando qué vestido ponerse. Contempla la seda y el tafetán y se abanica mientras la criada «trabaja de buena gana». Su enfoque en la tela contrasta con la pasión del hablante por su amante, pero el hablante no parece darse cuenta de esta discrepancia. «Flojo en mi cuello, su cuerda», dice el orador. El collar de repente parece más un arnés, un símbolo del poder de la amante. Al describir el collar como «flojo», el hablante implica que tiene el potencial de apretarse; este potencial es paralelo a la tensión sexual potencial entre las dos mujeres.

Esta segunda estrofa pone de relieve la disparidad entre las clases sociales de los personajes. La dueña se preocupa por la elección de la lujosa tela para la noche, mientras que la criada calienta las perlas y trabaja con diligencia. Duffy también divide a los dos personajes por temperatura. La sirvienta es cálida, mientras que la señora es descrita como «fría» y se abanica para permanecer así.

En la siguiente estrofa, la criada está en su cama en el ático. Una vez más, el poema resalta su baja posición, pero el personaje no se da cuenta de ello, soñando con su amante. Imagina que las perlas conservan algo de su propio olor, lo que confunde a los hombres que bailan con su ama. De esta manera, tiene algún derecho sobre su amante que sus pretendientes pueden sentir, incluso si no están seguros de qué es. El «aroma tenue y persistente» del hablante contrasta con el perfume de su ama.

Aquí describe el collar como «piedras lechosas». La palabra «lechosa» los vincula implícitamente a la feminidad; la palabra «piedras» se siente más pesada que «perlas» e implica su solidez y tangibilidad. Dado que el collar es la principal prueba tangible de su relación, es comprensible que el hablante se aferre a su imagen, exagerando su tamaño y su importancia.

En la siguiente estrofa, la hablante está de nuevo con su ama, sacudiendo sus hombros desnudos con una pata de conejo. Una pata de conejo se usa a menudo como talismán para la buena suerte, pero aquí actúa más como una extremidad extra para la criada, a través del cual puede hacer contacto físico con su ama. El material suave de la pata de conejo evoca las menciones anteriores de tafetán y seda, pero también lo subvierte. La pata de conejo, siendo objeto de superstición, se siente tosca; es para la doncella lo que la seda y el tafetán son para la dueña. Sin embargo, la amante no se opone a su toque, en lugar de eso se ruboriza. Este momento es el primero en el poema que sugiere firmemente que la intimidad entre las dos mujeres no es unilateral. Sin embargo, el hablante compara el rubor con un suspiro, una opción interesante porque un suspiro sería un signo más explícito del deseo de la amante, mientras que un rubor es incontrolable. No está claro si la dueña siente la tensión sexual entre ella y su doncella o simplemente responde con placer al toque de la pata de conejo.

La oradora luego se mira a sí misma en el espejo, donde ve sus «labios rojos entreabiertos como si quisiera hablar». Los labios rojos que se separan son claramente sexuales, y al incluir «como si quisiera hablar», la oradora deja en claro que sus labios se separan por diferentes razones. Este momento también enfatiza las formas en que los personajes pueden y no pueden expresarse; El silencio de la oradora es más cargado de lo que podrían ser sus palabras, porque las restricciones de comportamiento de la época victoriana no permitían que estas mujeres expresaran su deseo sexual mutuo.

La siguiente estrofa sigue a la amante a casa en la imaginación del hablante. La estrofa comienza con la frase simple y fragmentada, «Luna llena». La luna recuerda a las perlas y, al flotar sobre la cabeza de la amante, sugiere la forma en que el deseo del hablante se entromete en sus visiones de su amante. La amante llega a casa en su carruaje, sin la compañía de los hombres con los que bailó en el baile. Se desnuda y se mete en la cama desnuda. El orador describe «su mano delgada alcanzando el estuche», pero no cómo guarda el collar. La oradora se enfoca más fuertemente en el cuerpo de su ama y en la presencia continua de las perlas.

El hablante también dice que su ama se mete en la cama desnuda «como siempre lo hace …» Aquí el poema sugiere que las mujeres han tenido intimidad. Este momento es también un buen ejemplo de la forma en que el encadenamiento en este poema a veces se siente forzado a tomar su forma, con oraciones cortadas torpemente por saltos de línea. En la primera estrofa, por ejemplo, Duffy rompe oraciones en lugares que parecen antinaturales, diciendo: «Mi ama / me pide que los use, los caliente, hasta la noche», y, «A las seis, los coloco / alrededor de su fresco, blanco garganta.» Esto puede ser un guiño a los estándares de comportamiento de la época victoriana, que no permitirían una relación entre dos mujeres, ni una relación entre clases; se empuja a las mujeres a que se adhieran, al igual que este poema adquiere su forma.

La estrofa final se centra una vez más en el collar, cómo su calidez se está disipando en la habitación de su ama. Ella dice: «Toda la noche siento su ausencia y me quemo». Esta oración final sugiere que el collar funciona tanto para mantenerla fresca como para mantener abrigada a su amante. Su relación es simbiótica, o al menos el hablante lo percibe como tal.

Este poema se divide en seis estrofas de cuatro versos cada una. Aparte de eso, el poema no sigue una estructura tradicional. No hay esquema de rima ni métrica establecida.

Deja un comentario