bruto



An√°lisis del personaje de Brutus

Brutus es el m√°s complejo de los personajes de esta obra. Se enorgullece de su reputaci√≥n de honor y nobleza, pero no siempre es pr√°ctico y, a menudo, es ingenuo. Es el √ļnico personaje principal de la obra intensamente comprometido con moldear su comportamiento para que se ajuste a un estricto c√≥digo moral y √©tico, pero realiza acciones inconscientemente hip√≥critas. Uno de los temas significativos que utiliza Shakespeare para enriquecer la complejidad de Brutus implica su intento de ritualizar el asesinato de C√©sar. No puede justificar, para su propia satisfacci√≥n, el asesinato de un hombre que es amigo y que no ha abusado excesivamente de los poderes de su cargo. En consecuencia, pensar en el asesinato en t√©rminos de un ritual casi religioso en lugar de un asesinato a sangre fr√≠a lo hace m√°s aceptable para √©l. Desafortunadamente para √©l, siempre juzga mal al pueblo ya los ciudadanos de Roma; √©l cree que estar√°n dispuestos a considerar el asesinato en t√©rminos abstractos.

Brutus se guía en todas las cosas por sus conceptos de honor. Habla de ellos con frecuencia a Cassio y se siente muy perturbado cuando los acontecimientos lo obligan a actuar de manera inconsistente con ellos. Considere su angustia al brindar por César usando una cara falsa para ocultar su complicidad en la conspiración. Irónicamente, su honor ampliamente reputado es lo que hace que Cassio haga un esfuerzo total para llevarlo a una empresa de respetabilidad moral cuestionable. La reputación de Brutus es tan grande que servirá para convencer a otros que todavía están indecisos de participar.

La concentración de Brutus en el comportamiento noble y honorable también lo lleva a tener una visión ingenua del mundo. No puede ver a través de los papeles interpretados por Cassius, Casca y Antony. No reconoce que las cartas falsas hayan sido enviadas por Cassius, aunque contienen sentimientos y dicción que habrían alertado a un hombre más perspicaz. Subestima a Antonio como oponente y pierde el control sobre la discusión en el Capitolio después del asesinato al cumplir con las solicitudes de Antonio con demasiada facilidad. Brutus como un pensador ingenuo se revela más claramente en la escena del Foro. Da las razones del asesinato y se marcha creyendo que ha satisfecho a los ciudadanos romanos con su discurso razonado. No se da cuenta de que su discurso solo conmovió emocionalmente a la multitud; no los animó a hacer evaluaciones racionales de lo que hicieron los conspiradores.

Brutus est√° dotado de cualidades que podr√≠an convertirlo en un hombre privado de √©xito, pero que lo limitan severamente, incluso fatalmente, en su lucha por competir en la vida p√ļblica con aquellos que no eligen actuar con las mismas consideraciones √©ticas y morales. En su escena con Portia, Brutus muestra que ya se ha distanciado de su una vez feliz vida familiar debido a su concentraci√≥n en su ¬ęcompromiso¬Ľ, lo que eventualmente har√° que pierda todo excepto la creencia de que actu√≥ con honor y nobleza. En la tienda de Sardis, despu√©s de enterarse de la muerte de Portia y creer que Cassio est√° desacreditando la causa republicana, Brutus est√° m√°s aislado. Su vida privada queda destrozada y tambi√©n le cuesta evitar la mancha del deshonor en su vida p√ļblica.

Brutus toma decisiones morales lentamente y est√° continuamente en guerra consigo mismo, incluso despu√©s de haber decidido un curso de acci√≥n. Ha estado pensando en el problema que plantea C√©sar a la libertad romana durante un tiempo no especificado cuando comienza la obra. Despu√©s de que Cassio plantea el tema y pide el compromiso de Brutus, pide tiempo para pensarlo y un mes despu√©s, hablando solo en su huerto, revela que no ha pensado en nada m√°s desde entonces. Tiene dificultades para decidir si participar en el asesinato, expresa actitudes conflictivas hacia la conspiraci√≥n, trata de ¬ępurificar¬Ľ el asesinato a trav√©s de un ritual y condena las pr√°cticas de recaudaci√≥n de dinero de Cassius mientras pide un papel. Sus √ļltimas palabras, ¬ęC√©sar, ahora c√°llate: / No te mat√© ni la mitad de voluntariamente¬Ľ, son casi una s√ļplica por el fin de su tortura mental.

Por otro lado, Brutus caracter√≠sticamente toma decisiones que son esenciales para su √©xito y el de Cassius con mucha menos previsi√≥n, y una vez que se compromete con un plan, no se da por vencido. R√°pidamente toma el mando de la conspiraci√≥n y toma decisiones cruciales sobre Cicer√≥n y Antonio. √Čl, sin embargo, no hace planes adecuados para solidificar el control republicano del gobierno despu√©s del asesinato, y est√° dispuesto a permitir que Antonio hable.

El personaje de Brutus se vuelve a√ļn m√°s complejo por su hipocres√≠a inconsciente. Tiene actitudes conflictivas hacia la conspiraci√≥n, pero se vuelve m√°s solidario despu√©s de convertirse en miembro de la conspiraci√≥n contra C√©sar. Ataca a Cassius por recaudar dinero de manera deshonesta, pero exige una parte. Sin embargo, al final, Brutus es un hombre que acepta con nobleza su destino. Despide al fantasma de C√©sar en Sardis. Prefiere el honor personal a la adhesi√≥n estricta a una filosof√≠a abstracta. Reacciona con calma y sensatez ante la muerte de Cassio, como lo hab√≠a hecho antes en un momento de crisis cuando Popilio revel√≥ que la conspiraci√≥n ya no era secreta. En sus √ļltimos momentos tiene la satisfacci√≥n de estar seguro de que fue fiel a los principios que encarnan el honor y la nobleza que tanto valor√≥ a lo largo de su vida.



Deja un comentario