bosque y cueva



Resumen y Análisis Parte 1: Bosque y Cueva

Resumen

Desgarrado por la ambivalencia entre su amor desinteresado por Gretchen y su apasionado deseo por ella, Faust busca la soledad del bosque para sus pensamientos. Está agradecido por la nueva alegría en la vida que le ha dado su amor por Gretchen, pero también está experimentando un fuerte dolor emocional debido a su lujuria insaciable. Se da cuenta con consternación de que se está volviendo dependiente de Mefistófeles para el cumplimiento de sus deseos.

El diablo entra y le pide a Fausto que deje de pensar. Le recuerda a Fausto que fue él quien lo salvó del suicidio y que él es el responsable de su éxtasis actual. Además, continúa Mephisto, Fausto solo está racionalizando cuando trata de hacer que su amor por Gretchen parezca exaltado. Su interés por la chica es carnal; debería admitirlo y aprovechar la situación.

Faust protesta por esta cruel indiferencia hacia sus sentimientos, pero las continuas referencias eróticas de Mephisto a Gretchen avivaron su pasión. Todavía confundido por sus dudas, Fausto ya no puede controlarse y corre a ver a Gretchen, diciendo:

Yo, el odiado de Dios. . Ella también, su paz, la socavaré. . ¡Este era el sacrificio que le debía al Infierno!
¡Auxilio, Diablo, acorta mi tiempo de tormento!
Lo que debe ser, debe ser; ¡Date prisa!
Deja que su destino caiga junto con el mío,
¡Vamos juntos al pozo!

Análisis

En esta escena de transición crucial, Fausto lucha consigo mismo y los aspectos duales de su naturaleza luchan por dominar. Está plagado de dudas y dividido entre la espiritualidad y la sensualidad, la conciencia y el deseo, el idealismo y el nihilismo; de hecho, entre las formas de vida representadas por Gretchen y Mephisto. Fausto se reprocha a sí mismo, pero no puede mantener el equilibrio. Mephisto no puede convencer a Faust de que sus sentimientos por Gretchen son solo físicos. Faust está tan confundido y desmoralizado que se aleja del debate y toma el camino de menor resistencia emocional, el de la cama de Gretchen, sin preocuparse por las posibles consecuencias, el bienestar de ella o sus propios escrúpulos éticos.



Deja un comentario