biografia de platon



biografia de platon

el mundo de platon

A menudo se hace referencia a Plat√≥n como griego y, de hecho, su idioma nativo era el griego, y naci√≥ en la parte de Europa que ahora es el pa√≠s de Grecia. En la √©poca de Plat√≥n, sin embargo, no exist√≠a tal pa√≠s. En cambio, en la pen√≠nsula griega y las islas de hoy, hubo una serie de ciudades-estado (ciudades amuralladas y las zonas rurales y aldeas perif√©ricas que cada una pod√≠a defender) que se gobernaban independientemente unas de otras, aunque formaban grupos de ellas en alianzas, m√°s o menos fuertes o d√©biles, y se gobernaban de formas muy diferentes, seg√ļn la historia de cada una. En la √©poca de Plat√≥n, la mayor de las ciudades-estado (si la grandeza puede definirse por el nivel de aprendizaje, arte y arquitectura, m√ļsica y calidad de vida en general) era Atenas. Plat√≥n era ateniense.

Si Atenas represent√≥ un grado de civilizaci√≥n humanista que no se hab√≠a visto antes en la cultura europea y mediterr√°nea, y se pueden argumentar contundentemente que lo hizo, a√ļn as√≠, fue en muchos aspectos diferente de lo que probablemente pensamos hoy como una cultura ilustrada. . Durante su per√≠odo relativamente breve de democracia, Atenas fue gobernada por sus ciudadanos. Sin embargo, las mujeres no eran ciudadanas de Atenas, ni tampoco esclavas. Los ni√Īos eran educados (incluso algunos esclavos lo eran); las chicas, por supuesto, no lo eran. La mayor√≠a de los ciudadanos atenienses sab√≠an leer y escribir, pero los libros (pergaminos escritos a mano) eran pocos. El conocimiento m√©dico y el saneamiento eran avanzados, en comparaci√≥n con las condiciones, por ejemplo, en Europa en la Edad Media, pero la esperanza de vida de la mayor√≠a de las personas era relativamente corta. El viaje era posible, pero muy lento; Los instrumentos de navegaci√≥n eran relativamente primitivos, por lo que los barcos se ve√≠an obligados a navegar cerca de islas y costas, y los viajeros terrestres (la mayor√≠a de los cuales iban a pie) estaban en constante peligro de ser atacados por ladrones, ya que la regi√≥n monta√Īosa entre ciudades amuralladas era salvaje y sin ley.

Los primeros a√Īos de vida de Plat√≥n

Platón nació en 428 o 427 a. C. Tanto su madre como su padre eran miembros de familias ricas y políticamente poderosas en Atenas, que en el momento del nacimiento de Platón estaba envuelta en una agitación política que involucraba a las ciudades-estado de Atenas y Esparta y sus aliados. Este malestar político se había manifestado recientemente (431 a. C.) con el estallido de hostilidades armadas y el comienzo de una desastrosa guerra civil, la Guerra del Peloponeso (431-404 a. C.). Esta guerra destruyó el Imperio ateniense, prácticamente destruyó los gobiernos de todas las ciudades-estado griegas y resultó en anarquía (una especie de gobierno de la mafia) en 404-403 a.

As√≠, Plat√≥n lleg√≥ a la edad adulta rodeado por el conflicto de la guerra civil y fue testigo de varias revoluciones en Atenas: vio un gobierno de dem√≥cratas (el gobierno de muchos) reemplazado por una oligarqu√≠a (el gobierno de los pocos elegidos), que luego fue reemplazada de nuevo por los dem√≥cratas. Plat√≥n nos dice en una carta que escribi√≥ a los 60 a√Īos que en su juventud esperaba involucrarse activamente en la pol√≠tica, principalmente porque sent√≠a que era su responsabilidad social, pero tambi√©n porque muchos de los amigos y familiares de Plat√≥n lo invitaron a ayudarlos a gobernar. los atenienses y participar en el ejercicio del poder pol√≠tico. Pero el joven Plat√≥n decidi√≥ retrasar su lealtad pol√≠tica hasta que pudiera observar a sus amigos y parientes en acci√≥n. Una vez, el joven Plat√≥n vio que las diversas facciones pol√≠ticas llevaban a cabo lo que le parec√≠a nada m√°s que pol√≠ticas de inter√©s propio motivadas por la simple codicia y el apetito por el poder absoluto sobre la gente, en lugar de ejercer el gobierno. por el pueblo y su bienestar‚ÄĒPlat√≥n estaba desilusionado, escandalizado por la violencia que vio cometida contra el pueblo, y finalmente disgustado con todas las partes involucradas.

El crecimiento de Platón como filósofo

Fue despu√©s de su introducci√≥n a la corrupci√≥n com√ļn del mundo pol√≠tico ateniense cuando Plat√≥n comenz√≥ a tener dudas sobre su lugar en ese mundo; fue en este momento cuando Plat√≥n comenz√≥ a considerar seriamente c√≥mo los ciudadanos que los gobiernan podr√≠an servir mejor a los intereses y el bienestar de un pueblo. Y fue en este momento de su crecimiento como pensador que ocurri√≥ un evento singular: Plat√≥n fue testigo de una serie de maniobras e invenciones pol√≠ticamente motivadas contra su viejo amigo y maestro, S√≥crates. Plat√≥n vio muy claramente que las acusaciones formuladas contra S√≥crates eran injustas; est√° claro que Plat√≥n tem√≠a por el resultado de estas acusaciones. ¬ŅC√≥mo, se pregunt√≥ Plat√≥n, podr√≠a lograrse la justicia para S√≥crates; de hecho, ¬Ņc√≥mo se puede lograr la justicia para todos los ciudadanos del estado? Es este inter√©s en la posibilidad de lograr justicia para todos los ciudadanos el que sirve como argumento principal en la Rep√ļblicaun inter√©s que impregna cada di√°logo pol√≠tico que escribi√≥ Plat√≥n.

Est√° claro que Plat√≥n debe haber conocido y o√≠do hablar de S√≥crates durante la infancia y la juventud de Plat√≥n (los parientes de Plat√≥n, Critias y Charmides, eran amigos de S√≥crates). Cuando Plat√≥n ten√≠a 27 o 28 a√Īos, sus amigos y familiares que lo invitaron a unirse a ellos para gobernar a los atenienses intentaron vengarse de algunos de sus enemigos pol√≠ticos que hab√≠an derrocado en su √ļltima revoluci√≥n. Intentaron, nos dice Plat√≥n, conseguir la ayuda del viejo S√≥crates para que los ayudara a arrestar a uno de sus oponentes pol√≠ticos, tomarlo y ejecutarlo. Aparentemente, el intento de involucrar a S√≥crates en esta parodia de justicia y posterior asesinato en nombre del estado fue tomar prestado el nombre del gran fil√≥sofo como parte de su actividad ilegal y obligarlo a compartir su culpa. S√≥crates se neg√≥, y su negativa a aliarse con pol√≠ticos corruptos fue notada y notada. Pero incluso cuando las bases del poder pol√≠tico cambiaron y se produjo una nueva revoluci√≥n, Plat√≥n se sinti√≥ tentado a involucrarse en la pol√≠tica, ya que vio el mismo sistema de venganza pol√≠tica y corrupci√≥n practicado por los ¬ęnuevos¬Ľ l√≠deres estatales. Y la firme negativa de S√≥crates a tratar con pol√≠ticos corruptos, independientemente de su afiliaci√≥n partidaria, no pas√≥ desapercibida.

S√≥crates es uno de los hombres m√°s singulares de la historia: fue un gran maestro, pero nunca fue contratado como maestro, nunca acept√≥ dinero por las cosas que ense√Īaba. Nunca escribi√≥ nada hasta donde sabemos; todo lo que sabemos acerca de lo que ense√Ī√≥ fue registrado por sus ¬ęestudiantes¬Ľ, los j√≥venes de Atenas que encontr√≥ en varias esquinas de las calles de Atenas, j√≥venes (como Plat√≥n) con los que entabl√≥ conversaci√≥n. Porque S√≥crates fue un verdadero fil√≥sofo, un amante del conocimiento y la verdad.

Como hemos visto, S√≥crates se neg√≥, por la raz√≥n que fuera, a aliarse con personas a las que consideraba claramente culpables de actos injustos. Y S√≥crates sigui√≥ haciendo preguntas a estas mismas personas: ¬ŅCu√°l es tu comprensi√≥n de la justicia? Si eres sabio, ¬Ņc√≥mo sabes que eres sabio? Si usted es un l√≠der estatal, ¬Ņhacia d√≥nde est√° dirigiendo exactamente al estado? Si est√° en una posici√≥n de autoridad, ¬Ņcu√°les son sus credenciales para esa autoridad? En resumen, S√≥crates, por sus propios preceptos y ejemplo, debe haber alentado a la juventud de Atenas, incluyendo a Plat√≥n, a cuestionar la autoridad dondequiera que residiera esa autoridad. En la turbulenta Atenas de su √©poca, esto condujo a la ca√≠da de S√≥crates.

S√≥crates, conocido como el entrometido de Atenas por sus persistentes dudas sobre la autenticidad de muchas ¬ęverdades¬Ľ, fue juzgado en el 399 a. C. y acusado de no creer en los dioses y de corromper a la juventud de Atenas. S√≥crates se hab√≠a ganado muchos enemigos en las altas esferas. En un momento en que el joven Plat√≥n todav√≠a estaba pensando en convertirse en pol√≠tico, su querido amigo y querido maestro fue asesinado por pol√≠ticos. La historia del juicio y la muerte de S√≥crates se cuenta en los di√°logos de Plat√≥n, el Lo siento y el Fed√≥n.

Así es como Platón aparentemente decidió que ya estaba harto de la política. Resolvió dedicar su tiempo al estudio de la filosofía, como su maestro, Sócrates, porque Platón creía que un estado justo e incorrupto (como realidad política) no podía formarse hasta que los ciudadanos llegaran a comprender lo que constituye justicia y el buena vida como conceptos. Platón decidió dedicar su vida al estudio de la filosofía.

Despu√©s de la muerte de S√≥crates, Plat√≥n abandon√≥ Atenas y, seg√ļn Hermodoro, uno de los alumnos de Plat√≥n, pas√≥ los siguientes a√Īos viajando por Grecia, Egipto e Italia. Nuevamente, la carta que escribi√≥ Plat√≥n cuando ten√≠a 60 a√Īos (La S√©ptima Carta) nos cuenta que fue a Italia y Sicilia a la edad de 40 a√Īos, pero la glotoner√≠a y el desenfreno sexual que encontr√≥ all√≠ le disgustaron. All√≠ hizo un nuevo amigo, Dion, cu√Īado de Dionisio I de Siracusa (en Sicilia).

Academia de Platón

En 387 o 386 a. C., Plat√≥n regres√≥ a Atenas y fund√≥ la Academia, que servir√≠a como escuela para los futuros l√≠deres estatales. Aparentemente, Plat√≥n dise√Ī√≥ el plan de estudios de la Academia (principalmente cursos de filosof√≠a, ciencia y derecho) para brindar capacitaci√≥n a los gobernantes-fil√≥sofos ideales que hab√≠a descrito en el libro. Rep√ļblica; podemos ver a la Academia como la primera universidad. La Academia se convirti√≥ r√°pidamente en el centro intelectual de la vida griega. Seg√ļn Arist√≥teles, quien estudi√≥ con Plat√≥n durante casi 20 a√Īos, Plat√≥n ense√Ī√≥ sin notas, probablemente involucrando a sus alumnos en una conversaci√≥n a la manera de su propio mentor, S√≥crates. A medida que la fama de la Academia creci√≥, atrajo a muchos pensadores brillantes para que se unieran a su facultad, y se nos dice que Plat√≥n envi√≥ a muchos de estos profesores para ayudar a varias ciudades-estado y colonias a formar cuerpos legislativos.

Los √ļltimos a√Īos de Plat√≥n

En el 367 a. C., cuando ten√≠a 60 a√Īos y estaba en el apogeo de su fama como director de la Academia, Plat√≥n escuch√≥ de su amigo Di√≥n de Siracusa, quien lo invit√≥ a venir y ense√Īar al joven Dionisio II, que recientemente se hab√≠a convertido en rey de Siracusa. Plat√≥n acept√≥ la invitaci√≥n porque a√ļn manten√≠a su antiguo deseo de participar activamente en la pol√≠tica, ser un hombre de acci√≥n y un ¬ęmero hombre de palabras¬Ľ. Pero Dion pronto se meti√≥ en problemas debido a intrigas pol√≠ticas en Siracusa y fue desterrado del pa√≠s. Plat√≥n regres√≥ nuevamente a Atenas, solo para regresar nuevamente a Siracusa en el 361 a. C. para ayudar a Dionisio II a gobernar con justicia y equidad, poner el reino bajo un estado de derecho y evitar las tentaciones de la tiran√≠a. Plat√≥n fracas√≥ en este esfuerzo y pronto se encontr√≥ en peligro personal. Despu√©s de escapar de Siracusa, Plat√≥n regres√≥ a Atenas; nunca m√°s se entrometi√≥ directamente en los asuntos pol√≠ticos, aunque varios miembros de su facultad ayudaron activamente en la expedici√≥n militar de Dion contra Siracusa (Sicilia) en el 357 a. C., una expedici√≥n que derroc√≥ la tiran√≠a all√≠.

En ese momento, Plat√≥n hab√≠a completado la mayor√≠a de los escritos por los que lo recordamos, pero hacia el final de su vida todav√≠a estaba desconcertado por el problema de c√≥mo crear un cuerpo legislativo que pudiera servir para poner en acci√≥n las ideas e ideales que hab√≠a hablado de obras como la Rep√ļblica. Arist√≥teles, que se convirti√≥ en alumno de la Academia en el 367 a. C., nos dice que Plat√≥n y sus alumnos estaban hablando del problema de las ¬ęleyes¬Ľ, un sistema registrado para gobernar un determinado estado, cuando Plat√≥n muri√≥ en el 348 o 347 a.



Deja un comentario