biografia de platon



biografia de platon

Entre aquellos que fueron influenciados por la vida y las ense√Īanzas de S√≥crates, ninguno hizo m√°s por perpetuar su memoria que Plat√≥n, quien ha sido reconocido durante mucho tiempo como uno de los m√°s grandes fil√≥sofos de la antigua Grecia y uno de los pensadores m√°s profundos de todos los tiempos. Plat√≥n era demasiado joven para ser uno de los amigos m√°s cercanos de S√≥crates. No fue hasta los √ļltimos siete u ocho a√Īos de la vida de S√≥crates que Plat√≥n estuvo bajo su influencia, pero estos a√Īos dejaron una impresi√≥n duradera en su vida y determinaron en gran medida el curso futuro de su vida. En sus √ļltimos a√Īos, se dice que Plat√≥n dijo: ¬ęDoy gracias a Dios por haber nacido griego y no b√°rbaro, libre y no esclavo, var√≥n y no mujer, pero sobre todo por haber nacido en la √©poca de S√≥crates. .¬Ľ

Debido a que estaba enfermo en ese momento, Plat√≥n no estuvo presente cuando un grupo de amigos de S√≥crates lleg√≥ a la prisi√≥n para su √ļltima visita con √©l. Sin embargo, qued√≥ tan profundamente impresionado por la calidad moral de las ense√Īanzas de S√≥crates y su devoci√≥n por la causa de la verdad y la justicia que decidi√≥ perpetuar su memoria escribiendo una serie de di√°logos biogr√°ficos en los que se sacar√≠a a la luz su verdadero car√°cter. Incluso despu√©s de que el propio pensamiento de Plat√≥n madur√≥, continu√≥ haciendo de S√≥crates el protagonista de sus di√°logos. El resultado ha sido tal mezcla de puntos de vista que en muchos casos es dif√≠cil, si no imposible, decir d√≥nde termina el verdadero S√≥crates hist√≥rico y comienza el propio pensamiento de Plat√≥n.

Plat√≥n naci√≥ en la ciudad de Atenas en el a√Īo 427 aC Muri√≥ en el a√Īo 347 aC Proven√≠a de una familia aristocr√°tica que durante mucho tiempo se identific√≥ con el liderazgo en Atenas. Su padre, Ariston, era descendiente del rey Codrus, y su madre, cuyo nombre era Perictione, afirmaba ser descendiente del famoso legislador Solon. De ni√Īo recibi√≥ su nombre de Arist√≥teles, pero debido a sus anchos hombros y su frente fue llamado Plat√≥n, y es por este nombre que lleg√≥ a ser conocido por la posteridad. Durante su juventud gan√≥ distinci√≥n como atleta y tambi√©n fue reconocido por sus extraordinarias habilidades mentales. Adem√°s de sus logros en este sentido, su posici√≥n social y sus conexiones lo convertir√≠an en un individuo excepcional en cualquier carrera en la que pudiera haber entrado.

Vivi√≥ durante un per√≠odo cr√≠tico en la historia griega. Su juventud vio el declive y la ca√≠da del poder ateniense, pero no del genio ateniense. Su primera educaci√≥n comenz√≥ bajo la supervisi√≥n de tutores privados que eran bien conocidos por sus habilidades profesionales. Bajo su direcci√≥n, recibi√≥ instrucci√≥n en materias elementales como gimnasia, m√ļsica, lectura, escritura y el estudio de los n√ļmeros. Despu√©s de cumplir los dieciocho a√Īos o m√°s, pas√≥ dos a√Īos en el entrenamiento militar, que pon√≠a un √©nfasis considerable en el ejercicio f√≠sico y el cuidado adecuado del cuerpo. A esta formaci√≥n sigui√≥ un per√≠odo de estudios m√°s avanzados en el que conoci√≥ varias de las escuelas m√°s destacadas de la filosof√≠a griega, lo que le dio la oportunidad de conocer a muchos de los sofistas, que eran los reconocidos maestros profesionales de la √©poca. Tiempo. Finalmente, Plat√≥n pas√≥ unos siete u ocho a√Īos como disc√≠pulo de S√≥crates. Esta experiencia lo influenci√≥, no solo para dedicar el resto de su vida a la filosof√≠a, sino para continuar su carrera en el esp√≠ritu y bajo la gu√≠a de su amado maestro.

Como S√≥crates hab√≠a sido condenado a muerte bajo los auspicios del gobierno ateniense, Plat√≥n cre√≠a que no ser√≠a seguro para √©l permanecer en la ciudad y exponerse as√≠ al mismo tipo de trato. Era bien sabido que Plat√≥n hab√≠a sido uno de los seguidores de S√≥crates y que simpatizaba m√°s con las ideas que su maestro hab√≠a proclamado. Mientras estas ideas fueran consideradas da√Īinas para el estado, cualquiera que las adoptara estar√≠a en peligro. Por esta raz√≥n, Plat√≥n dej√≥ la ciudad de Atenas por un tiempo y viaj√≥ a varios lugares diferentes, donde esperaba conocer mejor a los l√≠deres de varios movimientos filos√≥ficos. Primero fue a Megara, donde tuvo conversaciones con Euclides, el famoso matem√°tico. Posteriormente realiz√≥ largos viajes a Egipto, Cirene, Creta y el sur de Italia. Estas excursiones le dieron la oportunidad de conocer a los l√≠deres de cada una de las escuelas fundadas, respectivamente, por Pit√°goras, Her√°clito y los fil√≥sofos ele√°ticos.

Cuando Plat√≥n ten√≠a unos cuarenta a√Īos, emprendi√≥ un experimento de gobierno. Desde muy joven se interes√≥ por los asuntos pol√≠ticos. De sus asociaciones con S√≥crates y de sus propias observaciones, lleg√≥ a ciertas convicciones sobre las calificaciones adecuadas para aquellos cuyo deber era gobernar el estado. Cre√≠a que solo las personas que pose√≠an cualidades intelectuales y morales deber√≠an tener el poder de gobernar a los dem√°s. Eventualmente, surgi√≥ la oportunidad de poner en pr√°ctica su filosof√≠a. En Siracusa, en la costa de la isla de Sicilia, un amigo y alumno llamado Dion lo inst√≥ a emprender la educaci√≥n de Dionisio, el tirano de Siracusa. Dionisio parec√≠a dispuesto a aceptar instrucciones de Plat√≥n, lo que har√≠a posible que la teor√≠a del gobierno de Plat√≥n se probara en condiciones reales. El experimento no fue un √©xito, ya que Dionisio no era un estudiante capaz, y cuando Plat√≥n lo reprendi√≥ por su estupidez, el tirano tom√≥ represalias haciendo que Plat√≥n fuera encadenado y sentenciado a muerte. Dion us√≥ su influencia para cambiar la oraci√≥n. El resultado fue que se salv√≥ la vida de Plat√≥n, pero al precio de ser esclavizado. Poco despu√©s, Anniceris, miembro de la escuela filos√≥fica cirenaica, lleg√≥ a Siracusa y compr√≥ la libertad de Plat√≥n, lo que le permiti√≥ regresar a Atenas.

Despu√©s de regresar a Atenas, Plat√≥n estableci√≥ su escuela, una instituci√≥n que lleg√≥ a ser conocida como Academia. Continu√≥ durante un per√≠odo de m√°s de ocho siglos como centro de estudio y evaluaci√≥n de la filosof√≠a plat√≥nica. Con el establecimiento de la Academia, Plat√≥n dedic√≥ la mayor parte de su tiempo a ense√Īar y escribir di√°logos. Afortunadamente, estos di√°logos se han conservado y constituyen la principal fuente de informaci√≥n que tenemos sobre los diversos aspectos de su filosof√≠a.

Seg√ļn los relatos de la vida de Plat√≥n, en dos ocasiones m√°s su carrera como maestro y escritor se vio interrumpida por nuevos intentos de reconstruir el gobierno de Siracusa. Despu√©s de la muerte de Dionisio, Dion lo inst√≥ nuevamente a emprender la educaci√≥n del joven Dionisio, quien ahora gobernaba en el lugar que antes ocupaba su padre. Una vez m√°s, el experimento no logr√≥ los resultados deseados. De mala gana, Plat√≥n decidi√≥ darse por vencido y regres√≥ a Atenas convencido de que la educaci√≥n de las personas en posiciones de poder no puede lograrse sin su cooperaci√≥n. Se nos dice que m√°s tarde hizo un tercer y √ļltimo intento de aplicar su filosof√≠a pol√≠tica en Siracusa, pero con resultados similares a los que hab√≠a experimentado antes. Esta vez se salv√≥ de la ira de Dionisio gracias a los buenos oficios de su amigo Arquitas de Tarento. Al regresar a Atenas, dedic√≥ el resto de su vida a la ense√Īanza y la escritura. Muri√≥ en el 347 a. C. Seg√ļn un relato, su muerte tuvo lugar en paz mientras asist√≠a a una fiesta de bodas en la casa de un amigo.

Platón usó la forma dialógica de escribir como el medio más efectivo para presentar sus puntos de vista filosóficos. Había varias razones para hacer esto. En primer lugar, no era su intención responder preguntas específicas o proponer soluciones dogmáticas y definitivas a ninguno de los problemas que se discutían. Prefería hacer algo que estimulara el pensamiento original por parte del lector. En segundo lugar, esta forma de presentación le permitió presentar puntos de vista contrastantes, ya que era probable que ocurrieran en una serie de conversaciones entre personas con diferentes puntos de vista. Esto ayudaría a allanar el camino para que cualquier lector de los diálogos llegue a sus propias conclusiones después de considerar cada uno de los puntos de vista presentados. Finalmente, utilizando el método conversacional, se podría ilustrar cómo se relacionan entre sí los temas de actualidad de la época, razón por la cual ninguno de los diálogos de Platón está dedicado exclusivamente a la discusión de un solo tema. Quería dejar en claro que para comprender cualquier tema en particular, es necesario ver cómo se relaciona con otros temas y con el campo del conocimiento como un todo.

Como regla general, Platón no mencionó su propio nombre como autor de un punto de vista particular. Sin embargo, en muchos de los diálogos estamos bastante seguros al asumir que lo que el mismo Platón creía sobre el tema en discusión está contenido en los discursos atribuidos a Sócrates. Varios de los otros personajes utilizados en los diálogos eran sofistas muy conocidos. Las declaraciones que se les atribuyen constituyen una de las principales fuentes de nuestra información sobre el movimiento sofístico en la antigua Grecia.

Plat√≥n escribi√≥ m√°s de treinta di√°logos, todos los cuales se han conservado, ya sea en su forma original o editados y traducidos por eruditos competentes que se especializaron en el √°rea de la filosof√≠a griega. No hay forma de saber el orden exacto en que fueron escritos los di√°logos, ni tampoco hay total acuerdo sobre este punto entre los historiadores de la filosof√≠a. Sin embargo, generalmente se asume que los primeros tienen que ver principalmente con el campo de la √©tica. En estos di√°logos, S√≥crates se presenta como un investigador sobre el significado preciso de virtudes espec√≠ficas. Los sofistas con los que conversa afirman tener una comprensi√≥n profunda de las virtudes en cuesti√≥n y no dudan en hacer declaraciones sobre sus significados y contenidos. S√≥crates afirma que ignora estos asuntos, pero comienza a cuestionar a los sofistas sobre las declaraciones que hicieron. El prop√≥sito de este cuestionamiento es sacar a la luz algunas de las implicaciones involucradas en lo que dijeron y as√≠ mostrar las insuficiencias de su sabidur√≠a profesada. Esto generalmente se hace revelando el car√°cter contradictorio de sus declaraciones o de qu√© manera no est√°n en armon√≠a con los hechos conocidos. Sin presentar una respuesta final a las preguntas planteadas, S√≥crates aconseja a sus oyentes que contin√ļen la b√ļsqueda de una mejor comprensi√≥n de las virtudes y su relaci√≥n con la buena vida.

La filosofía de Platón en su conjunto cubre una amplia gama de temas, que se tratan considerablemente en varias partes de diferentes diálogos. Ninguno de los diálogos está dedicado exclusivamente al tratamiento de un solo tema, ya que las preguntas que surgen en relación con cualquiera de ellos están necesariamente relacionadas con diferentes áreas de experiencia, y Platón quería que las discusiones en los diálogos se correspondieran lo más posible. . posible a las situaciones que se dan en la vida humana. Sin embargo, es posible, en algunos casos, indicar el tema predominante en un diálogo dado. Por ejemplo, la teoría del conocimiento de Platón es el tema principal que se encuentra en el Yo no y de nuevo en Teeteto. Su teoría de las Ideas, implícita en todos los diálogos, es sometida a examen crítico en el Parménides. Su cosmología, junto con una teoría de la creación, recibe un tratamiento especial en el Timeo. Su filosofía sobre el lugar del placer en la buena vida se presenta en Filebo. El más conocido y más utilizado de los diálogos de Platón es La republica. Su propósito principal era presentar la teoría de gobierno del autor, pero en relación con este tema se discuten casi todos los aspectos más importantes de su posición filosófica. La republica a menudo se ha considerado el más grande de los diálogos, aunque hay muchos comentaristas que no están de acuerdo. Representa lo que Platón consideraba el ideal por el que deberían luchar los estados reales. En un diálogo posterior y considerablemente más largo llamado Las leyes, propuso una alternativa menos idealista pero más práctica a la organización de gobiernos estatales.



Deja un comentario