biografia de henry adams



biografia de henry adams

Historia personal

Henry Brooks Adams naci√≥ en Boston, Massachusetts el 16 de febrero de 1838, el cuarto de siete hijos de Charles Francis Adams y Abigail Brooks Adams. La distinguida familia de Henry inclu√≠a un bisabuelo, John Adams (1735-1826), quien fue el segundo presidente de los Estados Unidos, as√≠ como un abuelo, John Quincy Adams (1767-1848), el sexto presidente de los Estados Unidos. Los recuerdos de la infancia de Henry incluyen veranos agradables que pas√≥ en Quincy, la casa de sus abuelos paternos ubicada siete millas al sur de Boston. Un ataque casi fatal de escarlatina poco antes de su cuarto cumplea√Īos puede haber explicado la diminuta estatura f√≠sica de Adams (solo cinco pies de altura como adulto). Un viaje a Maryland, Virginia y Washington, DC con su padre en 1850 expuso a Henry a la esclavitud y dej√≥ una impresi√≥n duradera; √©l y su familia se opusieron firmemente a la instituci√≥n. Su educaci√≥n infantil formal fue en la Escuela Latina privada de ES Dixwell en Boston, de la cual se gradu√≥ en junio de 1854. El 31 de agosto de ese a√Īo, comenz√≥ sus estudios universitarios en Harvard.

Henry era solo un estudiante promedio en Harvard, pero contribuy√≥ a la Revista Harvard y fue Portavoz de Clase para la graduaci√≥n. A lo largo de su vida, Adams critic√≥ la educaci√≥n formal; ni siquiera Harvard pudo escapar a su desprecio. Despu√©s de graduarse en 1858, Henry emprendi√≥ con varios amigos el ¬ęGran Tour¬Ľ de Europa, una tradici√≥n que disfrutaban algunos de los j√≥venes privilegiados de la √©poca. El plan espec√≠fico de Adams era estudiar derecho civil en Berl√≠n. Al encontrar su alem√°n inadecuado, se matricul√≥ en una escuela secundaria alemana. Pas√≥ la mayor parte de 1859-1860 visitando Europa, comenzando significativamente su carrera como escritor al publicar cartas de viaje en Boston. Correo diario. Al regresar a casa en octubre de 1860, Henry sirvi√≥ en Washington como secretario privado de su padre, miembro del Congreso. Tambi√©n fue corresponsal en Washington de Boston. anunciante diario durante este per√≠odo vol√°til, justo antes del comienzo de la Guerra Civil.

Henry continu√≥ como secretario privado de su padre durante el mandato de Charles Francis Adams como ministro en Inglaterra (1861-1868); hasta enero de 1862, tambi√©n fue el corresponsal secreto de Nueva York en Londres. Horarios, una situaci√≥n que casi les caus√≥ una gran verg√ľenza a √©l y a su padre (ver Cap√≠tulo VIII del Comentario Cr√≠tico). Los a√Īos de la Guerra Civil Estadounidense (1861-1865) fueron especialmente intrigantes porque el trabajo de su padre se ocup√≥ de los intereses a favor de la Confederaci√≥n y trat√≥ con √©xito de mantener neutral a Inglaterra.

Al regresar a los Estados Unidos en julio de 1868, Henry se centr√≥ en una carrera como periodista pol√≠tico independiente en Washington. Public√≥ extensamente en peri√≥dicos durante este per√≠odo y se gan√≥ la reputaci√≥n de reformador, especialmente en art√≠culos que trataban sobre las finanzas estadounidenses y la conspiraci√≥n del oro de Nueva York. Mientras estaba de vacaciones en Europa en el verano de 1870, se enter√≥ de que su amada hermana Louisa hab√≠a tenido un accidente de taxi cerca de su casa en Italia. Corri√≥ a su lado, pero ella muri√≥ de t√©tanos unos d√≠as despu√©s. Desanimado, Henry busc√≥ consuelo brevemente en un monasterio en Inglaterra. Recibi√≥ una carta del presidente de Harvard ofreci√©ndole el puesto de profesor asistente de historia y editor del prestigioso Rese√Īa norteamericana. Con desgana personal, pero con el apoyo abrumador de familiares y amigos, acept√≥.

En Harvard, se ganó la reputación de ser un profesor eficaz e innovador y un editor poco ortodoxo, iconoclasta y, a veces, dictatorial. Fue un pionero estadounidense en el uso del sistema de seminarios, las evaluaciones de los estudiantes y la importancia de los diarios de los estudiantes. Introdujo estudios de posgrado en historia en Harvard y promovió el estudio de la historia estadounidense.

El 27 de junio de 1872, Henry se cas√≥ con Marian ¬ęClover¬Ľ Hooper de Boston. La pareja pas√≥ el pr√≥ximo a√Īo acad√©mico en una luna de miel extendida en Europa y Egipto. Renunci√≥ a Harvard en 1877 y se mud√≥ a Washington para editar los documentos del Secretario del Tesoro de Thomas Jefferson, Albert Gallatin. Esto precipit√≥ un per√≠odo de extensa publicaci√≥n que incluy√≥ La vida de Albert Gallatin (1879); dos novelas (La democraciapublicado an√≥nimamente en 1880, y Ester, publicado bajo el seud√≥nimo de ¬ęFrances Snow Compton¬Ľ en 1884); una biograf√≠a cr√≠tica del estadista sure√Īo John Randolph (1882); y, lo m√°s importante, la Historia de los Estados Unidos de Am√©rica durante las administraciones de Thomas Jefferson y James Madison (1889-1891), en nueve vol√ļmenes.

El 6 de diciembre de 1885, la esposa de Henry, Marian, se suicid√≥ despu√©s de un largo per√≠odo de depresi√≥n, una enfermedad que corri√≥ en su familia. El evento fue especialmente traum√°tico para Adams y la raz√≥n principal por la que dej√≥ veinte a√Īos de su vida (1872-1892) fuera de su obra m√°s famosa, O Henry Adams Educaci√≥n (publicado en 1907). A veces se refiri√≥ al resto de su vida como ¬ęp√≥stumo¬Ľ, pero algunos de sus mejores trabajos se completaron despu√©s de la tr√°gica muerte de su esposa.

Despu√©s del suicidio de la esposa de Adams, sus amigos se volvieron a√ļn m√°s importantes para √©l. Viaj√≥ por los Mares del Sur y visit√≥ Jap√≥n con el artista John La Farge y estuvo especialmente cerca del ge√≥logo Clarence King y del estadista John Hay. Elizabeth Cameron, casada con un senador de Pensilvania, se convirti√≥ en su confidente emocional en una relaci√≥n aparentemente plat√≥nica.

Henry continu√≥ su inter√©s por la pol√≠tica, explor√≥ un enfoque cient√≠fico de la historia, estudi√≥ filosof√≠a y arquitectura medievales y escribi√≥ mucho. El p√°nico de 1893 lo llev√≥ a la controversia sobre el patr√≥n oro: la pregunta era si el comercio internacional y la moneda estadounidense deber√≠an basarse √ļnicamente en oro o en oro y plata, lo que expandir√≠a la econom√≠a y abaratar√≠a la moneda. Henry apoy√≥ a los partidarios de la plata y tem√≠a una nueva clase dominante de capitalistas del oro (a quienes llam√≥ chinches doradas). Tambi√©n defendi√≥ la independencia de Cuba. Los notables avances en la ciencia lo llevaron a preguntarse si el m√©todo cient√≠fico podr√≠a aplicarse con √©xito al estudio de la historia. Esto se considera en detalle en el Educaci√≥n y result√≥ en la ¬ęTeor√≠a din√°mica de la historia¬Ľ de Adams. Un intenso inter√©s por la filosof√≠a y la arquitectura medievales le llev√≥ a escribir Mont-Saint-Michel y Chartresimpreso de forma privada en 1904. Lo pens√≥ y no Educaci√≥n como piezas complementarias.

Henry Adams qued√≥ parcialmente paralizado por un derrame cerebral en 1912 y pas√≥ la mayor parte de sus a√Īos restantes viajando, descansando, recibiendo dignatarios y socializando tranquilamente en su casa en 1603 H Street en Washington. Muri√≥ el 27 de marzo de 1918 y fue enterrado junto a su esposa en el cementerio Rock Creek en Washington, DC. Educaci√≥n sali√≥ m√°s tarde ese a√Īo y fue un √©xito de ventas inmediato. En 1919, Adams recibi√≥ p√≥stumamente el Premio Pulitzer por La educaci√≥n de Henry Adams. En 1999, la Biblioteca Moderna enumer√≥ los Educaci√≥n como el mejor libro de no ficci√≥n escrito en ingl√©s del siglo XX.

Escrituras seleccionadas y reputación

Entre las muchas publicaciones de Henry Adams, además de la Educacióncuatro son especialmente representativos: la novela La democraciala biografia de Juan Randolphlos Historia de los Estados Unidos de América durante las administraciones de Thomas Jefferson y James Madisony las Mont-Saint-Michel y Chartres. Cada uno ilustra un aspecto diferente del intelecto de Adams y contribuye a su reputación como escritor de diversos talentos e intereses.

Democracia una novela americana se imprimi√≥ de forma an√≥nima en los Estados Unidos e Inglaterra en 1880 y fue un √©xito popular inmediato. Desde el punto de vista interno, Adams muestra r√°pidamente, a trav√©s de una protagonista femenina inquisitiva pero inicialmente ingenua, que el t√≠tulo es ir√≥nico al exponer la corrupci√≥n pol√≠tica y personal de Washington. El prototipo de esta corrupci√≥n es el ficticio Silas P. Ratcliffe, un canalla entregado al poder m√°s que a los principios. El presidente de Estados Unidos, apodado ¬ęGranito Viejo¬Ľ por haber trabajado en una cantera, representa el m√≠nimo com√ļn denominador del pueblo que lo eligi√≥. Con una reminiscencia de la versi√≥n de Adams del presidente Grant, Old Granite es incapaz de lidiar con el cobarde pero brillante Ratcliffe o cualquiera de las complejidades del trabajo. A pesar de su √©xito comercial, la novela nunca recibi√≥ muchos elogios de la cr√≠tica. Para Adams, fue una distracci√≥n, una salida divertida para su ingenio, as√≠ como algunas de las frustraciones que le quedaron de sus d√≠as como periodista reformista. En 1885, envi√≥ los derechos de autor a la Liga Nacional de Reforma del Servicio Civil. Una impresi√≥n de 1925 fue la primera en nombrar a Henry Adams como autor.

A fines de marzo o principios de abril de 1881 (a pesar de la falta de simpat√≠a de Henry por los sure√Īos, y espec√≠ficamente por John Randolph), John T. Morse Jr., el editor de la serie ¬ęAmerican Statesmen¬Ľ, invit√≥ a Adams a hacerse cargo del proyecto de escribir la biograf√≠a. del orador y pol√≠tico de Virginia. Adams persigui√≥ la tarea vigorosamente, produciendo lo que Ernest Samuels en los a√Īos promedio se refiere como uno de los ¬ęretratos √°cidos¬Ľ de Henry. Randolph fue miembro de la C√°mara de Representantes a los veintis√©is a√Īos (1799), durante la administraci√≥n de John Adams (1797-1801), y senador de los Estados Unidos durante la administraci√≥n de John Quincy Adams (1825-1829); fue uno de los principales oponentes pol√≠ticos del bisabuelo de Henry, al igual que su abuelo. Randolph defendi√≥ en√©rgicamente la posici√≥n de los derechos de los estados, apoyando la autonom√≠a de los estados individuales y limitando la fuerza del gobierno federal, incluida la Corte Suprema. Incluso convirti√≥ al vicepresidente de John Quincy Adams, John C. Calhoun, a la causa de los Derechos de los Estados; debido a su impacto en la esclavitud, la cuesti√≥n de los derechos de los estados seguir√≠a siendo un factor importante que condujo a la Guerra Civil. Publicada en 1882, la biograf√≠a de Randolph ofrece algunos de los escritos m√°s animados de Henry; sin embargo, el consenso es que la pasi√≥n de Henry obviamente est√° sesgada a favor de la familia Adams.

Adams esperaba que sus nueve vol√ļmenes Historia de los Estados Unidos de Am√©rica durante las administraciones de Thomas Jefferson y James Madison (1889-1891) ser tu mayor logro. Trat√≥ de hacer el trabajo lo m√°s accesible posible usando un lenguaje simple, muchas fuentes primarias y un formato que fuera f√°cil de leer. Si bien los historiadores siempre han respetado el trabajo, Adams se sinti√≥ decepcionado de que no fuera un √©xito popular, tal vez sobreestimando el entusiasmo del p√ļblico por una historia de esta magnitud. El tono es a menudo abrasivo, como lo es en Juan Randolph; Adams se apresura a criticar a Jefferson y Madison, el primero por dudar de los problemas constitucionales con la Compra de Luisiana; el segundo por su manejo de la guerra de 1812. De los dos, Adams admira y se identifica m√°s con Jefferson, a quien ve justificadamente como un compa√Īero intelectual y un hombre de buen gusto a pesar de ser Virgo.

Mont-Saint-Michel y Chartres (1904) es un relato hist√≥rico y filos√≥fico del cristianismo del siglo XIII, simbolizado por la arquitectura y los √≠conos de dos famosas catedrales francesas construidas durante este per√≠odo. Tambi√©n es una invitaci√≥n a visitar las iglesias (alg√ļn d√≠a, quiz√°s, en persona) y el tiempo (en tu imaginaci√≥n). Chartres es de inter√©s primordial. En √©l, Adams ve la encarnaci√≥n de una especie de unidad y prop√≥sito ahora perdido. A pesar de su entusiasmo por el m√©todo cient√≠fico, Adams siente nostalgia por la pura claridad del pasado. El punto de vista es ciertamente subjetivo; Adams cr√≠a a un ¬ęt√≠o¬Ľ que es en parte mentor, en parte gu√≠a tur√≠stico, para una generaci√≥n m√°s joven. En este contexto, el libro es un cl√°sico atemporal. Como escribe Ferman Bishop, ¬ę[This work] conserva todo su poder para evocar el esp√≠ritu de la Edad Media. M√°s que cualquier otro libro, captura el sentimiento de la Era de la Fe¬Ľ.



Deja un comentario