biografia de george eliot



biografia de george eliot

Mary Ann (o Marian) Evans naci√≥ en Warwickshire en 1819, la hija menor de Robert y Christina Evans. Fue profundamente religiosa durante su infancia y adolescencia, un rasgo que se desarroll√≥ en parte a partir de sus antecedentes familiares y en parte bajo la influencia de la se√Īorita Lewis, la ¬ęgobernante principal¬Ľ de un internado al que asisti√≥ Mary Ann desde 1828 hasta 1832.

Despu√©s de que su madre muri√≥ y su hermana se volvi√≥ a casar, Mary Ann se hizo cargo de la casa de su padre. Pero en 1841, su hermano Isaac se cas√≥ y tom√≥ posesi√≥n de la casa, y Mary Ann y su padre se mudaron a Coventry. En la ciudad, los horizontes intelectuales de la joven se ampliaron y su fe inicial disminuy√≥; Bajo la influencia de Charles Bray y Charles Hennell, se interes√≥ por la ¬ęnueva cr√≠tica¬Ľ de la Biblia y public√≥ an√≥nimamente su primera obra, una traducci√≥n de DF Strauss. Leben Jes√ļs (Vida de Jes√ļs), en 1846. Tambi√©n public√≥ algunos art√≠culos y rese√Īas en un peri√≥dico editado por Bray durante este per√≠odo.

Mary Ann cuid√≥ de su padre inv√°lido, que se opuso con vehemencia a sus cambios religiosos, hasta que muri√≥ en 1849. Despu√©s de viajar por Europa durante un tiempo, regres√≥ a Inglaterra, donde se involucr√≥ con un grupo de racionalistas, m√°s conocidos por fue John Chapman. En 1851, se convirti√≥ en editora asistente de Chapman’s Revista de Westminster. Mientras estuvo en Londres, conoci√≥ a muchas personas destacadas, entre ellas el fil√≥sofo Herbert Spencer. A trav√©s de Spencer, entr√≥ en contacto con George Henry Lewes, un cr√≠tico de teatro y autor que se hab√≠a separado de su esposa, y los dos se enamoraron. Lewes no pudo divorciarse, y √©l y Mary Ann decidieron ignorar las prohibiciones de la sociedad y vivir juntos como marido y mujer. La uni√≥n fue un matrimonio en todos los aspectos excepto en los legales, y dur√≥ hasta la muerte de Lewes en 1878. Dos a√Īos m√°s tarde, Mary Ann se cas√≥ con JW Cross y ella misma muri√≥ el 22 de diciembre de 1880.

Mary Ann Evans no comenz√≥ a escribir ficci√≥n hasta una edad relativamente avanzada. Sus primeras obras fueron tres cuentos, ¬ęAmos Barton¬Ľ, ¬ęLa historia de amor del Sr. Gilfil¬Ľ y ¬ęEl arrepentimiento de Janet¬Ľ, que se publicaron en Revista Blackwood en 1857 y reimpreso colectivamente como Escenas de la vida clerical en 1858. Aparecieron bajo el seud√≥nimo de George Eliot, un seud√≥nimo que Evans us√≥ durante el resto de su carrera. En 1859, Ad√°n Beda, Se public√≥ la primera novela completa de Eliot y se estableci√≥ su reputaci√≥n. El molino del Floss, una novela autobiogr√°fica y Silas Marner ambos aparecieron en 1860. R√≥mola, una novela hist√≥rica ambientada en la Florencia renacentista, se public√≥ tres a√Īos despu√©s y F√©lix Holt el Radical en 1866. marcha media, ampliamente considerada la obra maestra de Eliot, sali√≥ en 1871-72, y Daniel Deronda en 1876.

El trabajo de Eliot representa una ruptura definitiva con el trabajo de sus predecesores inmediatos en muchos sentidos. En el interior Ad√°n Beda, ella emiti√≥ su declaraci√≥n de la convenci√≥n y anunci√≥ su intenci√≥n de escribir de manera realista. ¬ęAs√≠ que me conformo con contar mi historia simple, sin tratar de hacer que las cosas parezcan mejores de lo que eran; sin temer a nada, en realidad, sino a la falsedad¬Ľ. Nosotros, mirando a Eliot, podemos sentirnos inclinados a disputar su afirmaci√≥n; su trabajo puede no parecer realista en comparaci√≥n con los esfuerzos m√°s modernos. Pero no debemos perder de vista el hecho de que algunas de las cualidades m√°s admirables de la ficci√≥n moderna derivan, directa o indirectamente, de Eliot; su obra fue revolucionaria para su √©poca y abri√≥ nuevos caminos para el desarrollo de la novela como forma de arte.

Los escritos de Eliot son más realistas que los de sus célebres contemporáneos, pues habitualmente presenta personajes que no son caricaturas simplistas de seres humanos, sino figuras complejas, ambiguas y en definitiva indefinibles como las que encontramos en la calle todos los días. Se analizan extensamente en las novelas, y este enfoque psicológico, en el que se exponen las sutilezas de la motivación, permite a Eliot presentar situaciones humanas tal como realmente ocurren; se reproducen los aspectos mental y físico de la acción. También intentó, quizás con un éxito imperfecto, romper el dominio que la moralidad popular tenía sobre la novela mostrando que la buena o mala fortuna que les sobreviene a sus personajes no es obra de una mano divina invisible cuyas leyes se han seguido o violado. , pero es el resultado de elecciones de la voluntad humana. Y finalmente, hizo de la novela una forma de arte más seria de lo que había sido hasta entonces, usándola como vehículo para la discusión de importantes cuestiones morales y filosóficas.

Todas estas cualidades son observables en Ad√°n Beda; de hecho, como la primera novela de Eliot, es su primera prueba de la nueva ficci√≥n. Su aspecto revolucionario es generalmente reconocido; muchos estudiosos apuntan a 1859, a√Īo en que Ad√°n Beda, de Meredith El calvario de Richard Feverel, de Darwin En el origen de las especies, y dickens Un cuento sobre dos ciudades fueron publicados, como uno de los principales puntos de inflexi√≥n en el colapso de certezas de mediados de la √©poca victoriana. Ad√°n Beda es un caso de prueba para una nueva visi√≥n de la funci√≥n de la prosa de ficci√≥n; Eliot siente claramente que la novela no debe ser solo una forma de entretenimiento para aquellos que buscan distraerse de los problemas de la vida real, sino que podr√≠a, como la poes√≠a, ser un veh√≠culo para la expresi√≥n y ense√Īanza de ideas refinadas y serias sobre la calidad de la vida. vida. La condici√≥n humana. Samuel Chew, en Una historia literaria de Inglaterra, se√Īal√≥ que el trabajo de Eliot se centra en dilucidar cuestiones morales y concluy√≥: ¬ęSi estas cuestiones ya no se sienten como vitales, . . . raz√≥n de ser de las historias . . se debilita, si es que, de hecho, no desaparece por completo‚ÄĚ.

Es dif√≠cil ver c√≥mo la cuesti√≥n de la responsabilidad del hombre hacia s√≠ mismo y hacia sus semejantes puede dejar de ser vital, y el resurgimiento del inter√©s por Eliot en la actualidad indica cu√°n improbable es la relevancia de sus ideas y el valor de los libros en los que expres√≥ ellos ¬ędesaparecer√°n por completo¬Ľ en el futuro previsible.



Deja un comentario