biografia de albert camus



biografia de albert camus

Albert Camus naci√≥ el 7 de noviembre de 1913 y se cri√≥ en Argelia, un pa√≠s expuesto al abrasador sol africano ya la llanura del mar Mediterr√°neo. Estas ra√≠ces, el sol y el mar, se extendieron a lo largo de los escritos de Camus: las novelas, las obras de teatro y los ensayos. Son parte de su lirismo, su simbolismo y sus valores. El universo, parece desde tu primer cuaderno (Los grados), fue madre, padre y amante del joven Camus, y desde el principio Camus fue consciente de los aspectos parad√≥jicos de su mundo natural. El placer sensual y gratuito de nadar y caminar contrastaba continuamente con la tierra desnuda y pedregosa que hac√≠a de la vida una cuesti√≥n de pobreza y miseria. Era consciente desde una edad temprana de la rid√≠cula condici√≥n de la humanidad estando completamente sola en un universo resplandeciente. Este concepto es el equivalente de Camus a ¬ęEn el principio…¬Ľ. Con esta verdad todos sus escritos suenan a rebeli√≥n, pues se niega a dejarse enga√Īar por sumisiones sociales, religiosas o individuales que ignoran o cuestionan la verdad irreductible de que la humanidad es la √ļnica responsable de s√≠ misma, de su sentido y de su medida. Los escritos de Camus son un testimonio de una creencia continua en la condici√≥n exiliada pero noble de la humanidad.

Lucien Camus, el padre de Albert, muri√≥ en 1914, durante la Batalla del Marne en la Primera Guerra Mundial, y el ni√Īo de un a√Īo fue criado por su madre sorda. Ten√≠a poco dinero y aparentemente era una compa√Īera bastante triste y aburrida para su hijo. No es de extra√Īar que dedicara gran parte de su tiempo al atletismo, los estudios y los necesarios trabajos de medio tiempo. Cuando termin√≥ la escuela, un t√≠tulo universitario parec√≠a el desaf√≠o m√°s importante disponible para un estudiante pobre. Camus era entusiasta y ambicioso con sus estudios, pero no pudo completarlos de inmediato. En 1930, mientras estudiaba filosof√≠a en la Universidad de Argel, estuvo a punto de morir de tuberculosis, enfermedad que lo aquej√≥ peri√≥dicamente durante muchos a√Īos. Luego, despu√©s de su recuperaci√≥n, se vio acosado por el problema constante de la pobreza y se vio obligado a mantenerse durante varios a√Īos como meteor√≥logo, empleado de polic√≠a y vendedor.

Durante este tiempo, se cas√≥ y se divorci√≥ y tambi√©n se uni√≥ y abandon√≥ el Partido Comunista. En 1935, un a√Īo antes de graduarse de la universidad, fund√≥ el Teatro dos Trabalhadores, un grupo formado para presentar obras a la poblaci√≥n trabajadora de Argel. Antes de que terminara su aventura teatral en 1939, Camus public√≥ L’Envers y L’Endroit (entrar y entrar), ensayos que tratan sobre el hombre y la muerte en t√©rminos de un universo ajeno. Son piezas de humor, escritas en la mezcla de iron√≠a y lirismo de Camus, que describen el desamparo y el aislamiento de la humanidad en un universo espl√©ndido cuya √ļnica regla para nosotros parece ser la muerte. Sin embargo, hay optimismo en estos ensayos; aqu√≠ es donde Camus primero aboga por vivir Incluso parece los humanos ten√≠an un valor eterno. √Čl cree que solo en nuestra valiente rebeli√≥n para enfrentarnos a nosotros mismos y a nuestro mundo podemos comenzar a crear una civilizaci√≥n que pueda salvarse a s√≠ misma de una cat√°strofe nihilista.

Entre 1937 y 1939, Camus escribi√≥ rese√Īas de libros y ensayos ocasionales para la Rep√ļblica de Argel, un peri√≥dico de izquierda. M√°s tarde, asumi√≥ la direcci√≥n editorial de la Soir-Republicain, pero por poco tiempo. Fue severamente cr√≠tico con el gobierno colonial franc√©s y despu√©s de que el peri√≥dico cerr√≥, pronto se encontr√≥ extraoficialmente no deseado e incapaz de encontrar un trabajo en el pa√≠s. Entonces, en 1940, dej√≥ Argelia y se fue a vivir a Par√≠s. All√≠ trabaj√≥ un tiempo con el Par√≠s-Soir, pero su carrera period√≠stica se vio nuevamente truncada. Esta vez, los alemanes invadieron Francia.

Camus volvi√≥ una vez m√°s al norte de √Āfrica, donde se volvi√≥ a casar y comenz√≥ a ense√Īar en una escuela privada en Or√°n. Continu√≥ escribiendo y llen√≥ varios cuadernos con bocetos y varias versiones de El raro y El mito de S√≠sifo, y tambi√©n trabaj√≥ en ideas para una nueva novela, La plaga.

Un a√Īo despu√©s, ambos El raro y El mito de S√≠sifo fueron publicados, y Camus se estableci√≥ como un escritor de importancia internacional. extra√Īos Meursault se ha convertido ahora en un arquetipo literario, y las primeras frases de El raro se han convertido en sin√≥nimo de una situaci√≥n absurda o ir√≥nica. Nunca antes el p√ļblico hab√≠a le√≠do acerca de un hombre tan absolutamente honesto como Meursault. De hecho, su honestidad es quiz√°s su √ļnica cualidad meritoria. Meursault es un antih√©roe, un empleado discreto que no cree en Dios pero no puede mentir. √Čl cree en ir al cine, nadar y hacer el amor. Finalmente es decapitado porque asesin√≥ a un √°rabe; est√° condenado, sin embargo, porque parec√≠a indiferente en el funeral de su madre. Meursault toma conciencia de su libertad y felicidad solo despu√©s de ser arrestado, una situaci√≥n similar a la de los ciudadanos de Oranian encarcelados en La plaga. Se enfrenta a la muerte con una conciencia sensible y gozosa de sus √ļltimos momentos y espera un final v√≠vido y una multitud enfurecida para presenciarlo.

En el a√Īo de El raro, 1942, Camus decide regresar a Francia y comprometerse con el Movimiento de Resistencia Franc√©s. Se alist√≥ en una organizaci√≥n conocida como Combate, tambi√©n el t√≠tulo del peri√≥dico clandestino que edit√≥ durante la Ocupaci√≥n. Despu√©s de la liberaci√≥n de Par√≠s en 1944, Camus continu√≥ editando Combate durante cuatro a√Īos, mientras publicaba colecciones de sus ensayos de guerra. tus piezas el malentendido y Cal√≠gula se introdujeron durante 1944; el √ļltimo fue tan bien recibido como el primero no. En 1945, Camus realiz√≥ una gira por los Estados Unidos, dando conferencias y recopilando impresiones de primera mano del poder nacional al que se le atribuye el final de la larga guerra.

tu alegor√≠a, La plaga, se public√≥ en junio de 1947 y se cit√≥ de inmediato como una obra literaria importante. La cr√≠tica y el p√ļblico alabaron un√°nimemente esta cr√≥nica sombr√≠amente narrada. Como libro popular, no ten√≠a trucos de f√≥rmula; no ten√≠a una trama intensa y rom√°ntica, ni un escenario fascinante, ni siquiera una caracterizaci√≥n poderosamente dibujada de su personaje principal. Pero para una naci√≥n que se recuperaba de la ocupaci√≥n enemiga, fue un relato aut√©ntico de meses durante los cuales solo importaba la dignidad humana y la supervivencia. Los lectores de la posguerra estaban agradecidos y simpatizaban con este escritor que fielmente, no melodram√°ticamente, registr√≥ el sufrimiento y la miseria de la separaci√≥n y el exilio.

En 1949, al regresar a Francia de una gira por América del Sur, Camus se enfermó gravemente y se recluyó casi por completo, y solo ocasionalmente publicó colecciones de más de sus ensayos políticos. En 1951, cuando se recuperó, publicó un extenso estudio sobre la rebelión metafísica, histórica y artística, El rebelde. Fue un libro polémico y responsable de romper la amistad que tenía con Jean Paul Sartre.

Luego El rebelde, Camus comenz√≥ a traducir obras favoritas de dramaturgos internacionales. Sus adaptaciones se produjeron r√°pidamente e incluyeron la obra de Calder√≥n La Devoci√≥n de la Cruz, Larivey¬īs los esp√≠ritus, de buzzati Un caso cl√≠nico, por Faulkner R√©quiem por una monja, y otra. Aparecieron m√°s colecciones de sus ensayos pol√≠ticos, as√≠ como muchos prefacios de escritos contempor√°neos.

En 1956 aparece una nueva obra de ficción, su novela La caida. El libro trata sobre un abogado exitoso y admirado que de repente enfrenta su conciencia después de negarse a ayudar a una mujer que se ahoga en un intento de suicidio. Las confesiones de su fraude y culpa contienen comentarios precisos y penetrantes sobre la sociedad contemporánea. No es tan ambicioso ni tan largo como La plaga, pero es una obra maestra tan pulida como El raro.

Al a√Īo siguiente, Camus recibi√≥ el Premio Nobel de Literatura y dos a√Īos m√°s tarde muri√≥ en un accidente automovil√≠stico el 4 de enero de 1960. Los numerosos ensayos elogiosos que aparecieron despu√©s comentaban lo absurdo de su muerte: su repentino, su inutilidad y la falta de l√≥gica para explicar por qu√©. Camus, sin embargo, era probablemente m√°s consciente del significado de su vida individual que cualquiera de sus ensayistas: su muerte sin sentido es el testimonio clave de su cuerpo literario.



Deja un comentario