bernardo marx



Análisis del personaje de Bernard Marx

Bernard Marx llama tanto la atención al comienzo de la Admirable nuevo mundo que parece que Huxley lo eligió para el personaje principal. Más tarde, sin embargo, John the Savage asume el papel central en la novela.

En una sociedad de personas perfectamente perfectas, el defecto de Bernard, su baja estatura, lo vuelve rid├şculo. La causa de los rumores, el alcohol en su sangre sustituta, lo une qu├şmicamente a las castas inferiores y reduce su estado Alpha Plus. Bernard mismo es dolorosamente consciente de las respuestas de los dem├ís a su falta de alfa, y su falta de confianza se deriva de la ansiedad por el rechazo.

Los sentimientos de Bernard sobre su diferencia se convierten en un resentimiento interno alimentado por su propio ego├şsmo, un estado mental que produce mucha emoci├│n pero poca acci├│n. Aunque quiere ser un individuo, sentirse fuerte y actuar con libertad, Bernard muestra poca creatividad o coraje.

Marcado como un extra├▒o, Bernard se deleita con la ira reprimida y el disgusto hacia aquellos que lo rechazan. Ante su igual social, Helmholtz, se jacta y se queja alternativamente de sus sentimientos antisociales de rebeli├│n, pero cuando se enfrenta a sus superiores, Bernard se caracteriza por ser servil y cobarde. S├║bitamente un ├ęxito social, aprovecha al m├íximo su asociaci├│n con John para aprovechar el poder que una vez fingi├│ despreciar, haciendo alarde de su heterodoxia solo para llamar la atenci├│n. En esto, Bernard se muestra a s├ş mismo como un hip├│crita.

En comparación con John y Helmholtz, Bernard sigue siendo superficial y poco interesante, a pesar de su soledad y dolor evidente. Su experiencia con John y su amistad con Helmholtz, sin embargo, lo llevan a una cierta madurez hacia el final de la novela. Bernard va a las Islas Malvinas más como un ser humano real que nunca.



Deja un comentario