Beatriz



An√°lisis del personaje de Beatriz

Beatrice es uno de los personajes más encantadores de Shakespeare, sin duda uno de los más locuaces e ingeniosos. Es probable que toque una fibra sensible entre muchos lectores y asistentes a los juegos hoy en día a la luz de las ideas sociales actuales que fomentan una mayor igualdad y autoafirmación para las mujeres de lo que ha sido tradicional para las mujeres en el mundo occidental. La mujer tradicional del período isabelino, especialmente de la clase de Beatrice, está mejor representada por su prima Hero, la joven ingenua, casta y tranquila de quien Beatrice es extremadamente protectora. Beatrice es tan astuta y atrevida como Hero es ingenuo y tímido.

Beatrice a menudo interrumpe o dice lo que piensa sin tener en cuenta el decoro. Su primera línea interrumpe la conversación entre Leonato y el mensajero y está cargada de sarcasmo y amargura. A lo largo de la obra, es muy inteligente con las palabras, mostrando una facultad intelectual considerable, así como una habilidad natural para el humor. Y su habilidad con las palabras se agudiza cuando el objeto de su humor es Benedick.

La inexplicable amargura de Beatrice hacia Benedick se muestra desde el principio. Entonces empezamos a darnos cuenta de que ella estaba herida por √©l. Todav√≠a ardiendo por las experiencias pasadas con √©l, ahora lo saluda con desprecio, cautela e ira. Eventualmente, reconocemos que el deseo y el afecto por √©l todav√≠a est√°n enterrados dentro de ella. Aprendi√≥ a usar el humor y los insultos para disfrazar emociones m√°s profundas. Sin embargo, cuando escucha a Hero describir sus defectos, se sorprende de c√≥mo los dem√°s la perciben: ¬ę¬ŅEstoy condenada por tanto orgullo y desprecio?¬Ľ Ella jura abandonar sus h√°bitos de desprecio y orgullo, y tambi√©n permitirse amar a Benedick abiertamente.

Antes de que Beatrice pueda expresar sus verdaderos sentimientos a Benedick, puede que le resulte tan dif√≠cil cambiar sus h√°bitos de desprecio e insulto que tenga s√≠ntomas f√≠sicos de incomodidad: ¬ęEstoy muy enferma… olor¬Ľ. Finalmente, en un momento de gran emoci√≥n durante el cual se enfurece por su enga√Īo contra Hero, tambi√©n puede decirle a Benedick que lo ama, primero con timidez, luego sin verg√ľenza: ¬ęTe amo con tanto coraz√≥n que no No queda nada por lo que protestar. Sin embargo, al final, ella debe tener su √ļltima vacilaci√≥n, bromeando o no:

Benedicto: ¬ŅTu no me amas?
Beatriz: Por qué no, no más que razón.

Y cuando finalmente accede a casarse con √©l, le da su √ļltima burla al respecto:

Beatríz: no te lo negaría Pero . . . Cedo a la gran persuasión, y en parte para salvar tu vida, porque me dijeron que tenías tuberculosis.

¬ŅCambi√≥ Beatrice durante la semana m√°s o menos de la l√≠nea de tiempo de la obra? Por lo menos, tu lengua no es tan afilada y despectiva; en el mejor de los casos, se dej√≥ querer y amar, un cambio milagroso en una mujer tan fuerte e independiente.



Deja un comentario