Antiguo Testamento de la Biblia



Resumen y An√°lisis Daniel

Resumen

El Libro de Daniel es el principal ejemplo de escritura apocal√≠ptica en el Antiguo Testamento, una forma de escritura que se utiliz√≥ en gran medida en respuesta a las decepciones experimentadas por los hebreos. Durante siglos anhelaron un reino de justicia y rectitud en la tierra. En lugar de que estas esperanzas se hicieran realidad, la suerte del pueblo hebreo se hac√≠a m√°s dif√≠cil con cada generaci√≥n, mientras que al mismo tiempo las fuerzas del mal se hac√≠an cada vez m√°s fuertes. Estas circunstancias llevaron a la convicci√≥n de que s√≥lo una intervenci√≥n sobrenatural de Yahv√© pod√≠a lograr el objetivo deseado. Antes de ese tiempo, las fuerzas del mal continuar√≠an haci√©ndose m√°s fuertes y las persecuciones de los justos se volver√≠an a√ļn m√°s severas. En el momento se√Īalado, un gran evento catastr√≥fico engullir√≠a al mundo. Los imp√≠os ser√≠an destruidos y el reino mesi√°nico se establecer√≠a para siempre. El prop√≥sito de la literatura apocal√≠ptica era animar a los justos a permanecer leales y fieles a los principios de su religi√≥n. La literatura apocal√≠ptica les asegur√≥ que el tiempo en que su liberaci√≥n estar√≠a cerca no estaba lejos.

Una de las caracter√≠sticas principales de la escritura apocal√≠ptica es el relato de un sue√Īo o una visi√≥n que se le da a alguien que vivi√≥ mucho antes de la fecha de la escritura real. Bajo tal perspectiva, se hacen una serie de predicciones sobre eventos que ocurrir√°n antes del establecimiento del reino mesi√°nico. Estas predicciones suceder√°n exactamente como se describe en la visi√≥n, con la excepci√≥n de las √ļltimas antes de que llegue el evento catastr√≥fico. La narraci√≥n de estos saludos apocal√≠pticos inspiraba confianza en que los dem√°s ocurrir√≠an en un futuro cercano. Aparentemente, los escritores apocal√≠pticos asumieron que Yahweh conoc√≠a tanto el futuro como el pasado y pod√≠a revelar estos secretos a las personas elegidas para recibirlos. Estas predicciones se refer√≠an a eventos espec√≠ficos y per√≠odos de tiempo definidos, indicando as√≠ el momento exacto en que ocurrir√≠an ciertos eventos. La ocasi√≥n para escribir un apocalipsis era siempre un per√≠odo de crisis durante el cual los justos eran perseguidos y amenazados de muerte a manos de sus enemigos.

La persecución de los judíos bajo Antíoco Epífanes condujo a la redacción del Libro de Daniel. Durante este tiempo de crisis, los judíos fueron amenazados de muerte si se negaban a adorar imágenes, continuaban ofreciendo oraciones a Yahvé, observaban sus leyes dietéticas y adoraban en el día de reposo. Muchos judíos cedieron a las exigencias de Antíoco y sus funcionarios sirios para salvar sus vidas, pero otros permanecieron fieles a sus costumbres y creencias a pesar de ciertos castigos. Para animar a estas personas cuya fe estaba siendo tan severamente probada, se escribió el Libro de Daniel.

El libro consta de dos partes, una de las cuales es una serie de historias sobre los hebreos que vivieron en la época del cautiverio en Babilonia y que experimentaron dificultades similares a las que enfrentaron los judíos bajo Antíoco. La otra parte, más directamente apocalíptica, consiste en una serie de visiones que vaticinan acontecimientos futuros.

Entre las historias que se cuentan en la primera parte del libro hay una sobre cuatro jóvenes hebreos que se niegan a seguir las leyes dietéticas del rey, a pesar de recibir órdenes y amenazas de muerte si desobedecen. Los jóvenes se mantienen fieles a los principios de su religión y, como recompensa por su lealtad, no solo se les evita el castigo por su desobediencia, sino que se les otorgan altos honores y se les declara superiores.

En otra historia, tres j√≥venes hebreos, a quienes el rey de Babilonia orden√≥ que se inclinaran y adoraran una estatua erigida en su honor, se niegan a obedecer esta orden y, como resultado de su decisi√≥n, son arrojados a un horno de fuego calentado siete veces. su temperatura normal. Pero Yahweh hace un milagro a favor de ellos, y salen del horno ilesos y sin ni siquiera el olor a humo en sus ropas. En otra historia m√°s, se forma un complot para destruir a Daniel, quien, aunque hebreo, ocupa una posici√≥n importante en el gobierno del rey Dar√≠o. Se insta al rey a firmar un decreto por el que se convierte en delito capital para cualquiera, durante un cierto per√≠odo de tiempo, ofrecer oraciones a cualquier dios excepto los aprobados por el rey. Cuando Daniel ignora este decreto y contin√ļa orando al Se√Īor con las ventanas abiertas hacia Jerusal√©n, es arrojado al foso de los leones. Nuevamente Yahweh rescata a su siervo fiel y lo libra de los leones.

En las partes apocal√≠pticas del libro, ciertos sue√Īos y visiones se interpretan como predicciones sobre el ascenso y la ca√≠da de las naciones desde la √©poca del cautiverio babil√≥nico hasta el establecimiento del reino mesi√°nico. En un cap√≠tulo se nos cuenta del sue√Īo del rey Nabucodonosor, en el que ve una gran imagen con cabeza de oro, pecho y brazos de plata, vientre de bronce, piernas de hierro y pies de hierro mezclado con barro. En otra visi√≥n, Daniel ve cuatro bestias saliendo del mar. Una de estas bestias es un le√≥n con alas de √°guila; otro es un oso con tres costillas en la boca; la tercera bestia es un leopardo con cuatro cabezas y cuatro alas; y la cuarta bestia es descrita como grande y terrible: tiene siete cabezas y diez cuernos, entre los cuales hay otro cuerno con ojos humanos y una boca que habla cosas terribles. Otras visiones incluyen una de un carnero y una cabra. Se describen e interpretan per√≠odos prof√©ticos de 2300 d√≠as, 70 semanas, 1235 d√≠as y otros per√≠odos de tiempo espec√≠ficos. Hacia el final del libro, encontramos una de las primeras referencias definitivas en el Antiguo Testamento a una resurrecci√≥n de entre los muertos.

An√°lisis

El Libro de Daniel a veces se ha clasificado con los libros prof√©ticos del Antiguo Testamento, un error debido en gran parte a la falta de distinci√≥n entre las caracter√≠sticas predominantes de los escritos prof√©ticos y apocal√≠pticos. Daniel pertenece al √ļltimo grupo, un tipo de escritura que en muchos sentidos contrasta marcadamente con la literatura prof√©tica. Por ejemplo, las predicciones de los pr√≥ximos eventos en los escritos apocal√≠pticos son definidas y espec√≠ficas, lo que indica el momento exacto en que ocurrir√°n ciertos eventos; las predicciones hechas en los escritos prof√©ticos son de car√°cter general y est√°n siempre condicionadas por las decisiones de las personas con respecto a cuestiones morales. En otras palabras, las declaraciones de los profetas sobre el futuro son siempre coherentes con la libre elecci√≥n de los seres humanos, lo que no ocurre con los apocalipsis. En lo que se refiere a los apocalipsis, lo predicho necesariamente se cumplir√≠a; nada que nadie pudiera hacer cambiar√≠a la situaci√≥n. La impresi√≥n de que las predicciones hechas en el pasado distante se cumplieron con precisi√≥n se debe al hecho de que los apocalipsis se escribieron despu√©s de que estos eventos ya hab√≠an ocurrido, pero sus predicciones se presentan como si fueran hechas antes de los eventos predichos.

La evidencia en el libro de Daniel apoya la idea de que el libro fue escrito durante el per√≠odo de las guerras macabeas, pero muchas de las predicciones del libro se presentan como si fueran reveladas a uno de los hebreos involucrados en el cautiverio babil√≥nico. El sue√Īo de Nabucodonosor se interpreta como una predicci√≥n sobre el ascenso y la ca√≠da de cuatro grandes imperios mundiales: el reino de Babilonia; los reinos de los medos y los persas; el reino de Grecia; y el monstruoso poder bajo el cual los jud√≠os sufrieron persecuci√≥n a manos de Ant√≠oco. La piedra que se corta del monte y que golpea la imagen a sus pies, haci√©ndola pedazos, simboliza la destrucci√≥n de este poder maligno y el establecimiento del reino mesi√°nico. El mismo conjunto de predicciones se hace nuevamente en la visi√≥n de Daniel de las cuatro bestias que emergen del mar. Desde este punto de vista, se da una caracterizaci√≥n m√°s espec√≠fica de Ant√≠oco y el poder que representa. √Čl es designado por el cuerno peque√Īo entre los diez cuernos, arrancando tres de ellos para hacerse lugar. Este cuerno, con ojos humanos y boca, habla palabras blasfemas, persigue a los santos y se esfuerza por cambiar las leyes. Otro relato de este mismo poder maligno se da en la visi√≥n del carnero y el macho cabr√≠o. Todos los per√≠odos de tiempo espec√≠ficos citados en el libro se refieren al momento en que este poder maligno ser√° destruido mediante una intervenci√≥n sobrenatural y cuando se crear√° el nuevo reino de justicia. La referencia a una resurrecci√≥n de entre los muertos indica que la idea de resurrecci√≥n comenzaba a encontrar aceptaci√≥n entre los hebreos.



Deja un comentario