Antiguo Testamento de la Biblia



Trabajo de Resumen y An√°lisis

Resumen

El Libro de Job se refiere a menudo como uno de los grandes cl√°sicos de la literatura mundial. Su tema es la pregunta muy importante: ¬ę¬ŅPor qu√©, en un mundo sobre el cual Yahweh tiene jurisdicci√≥n, deber√≠an sufrir personas inocentes cuando, al mismo tiempo, los malvados escapan del sufrimiento y se les permite tener comodidad y seguridad?¬Ľ Todas las personas, no solo los jud√≠os, tarde o temprano enfrentan este problema universal. Algunos de los profetas hebreos trataron de lidiar con este problema, ya que afectaba a la naci√≥n en su conjunto, pero el escritor del Libro de Job lo trata individualmente. El libro, en su forma actual, est√° vagamente dividido en cinco partes: el pr√≥logo, el simposio, los discursos de Eli√ļ, los poemas sobre la naturaleza y el ep√≠logo. En conjunto, el libro parece haber sido escrito como un desaf√≠o directo a la doctrina tradicional de que las personas son recompensadas o castigadas seg√ļn sus m√©ritos.

Se cree que el pr√≥logo, que consta de los dos primeros cap√≠tulos del libro, se basa en un cuento popular m√°s antiguo en el que se hace una apuesta entre Yahv√© y Satan√°s. Satan√°s afirma que nadie sirve a Yahweh excepto por razones ego√≠stas, pero Yahweh no est√° de acuerdo y presenta a Job, un hombre justo que ¬ęteme a Dios y se aparta del mal¬Ľ como un ejemplo para contrarrestar el reclamo de Satan√°s. Para demostrarle a Satan√°s que la lealtad de Job no se basa en una recompensa material, Yahweh permite que Satan√°s le quite a Job todos los beneficios materiales que Job recibi√≥ y lo aflija con el dolor m√°s severo e insoportable. En medio de todo este sufrimiento, Job nunca se queja. Su √ļnica respuesta es: ¬ęEl Se√Īor ha dado y el Se√Īor ha quitado; alabado sea el nombre del Se√Īor¬Ľ. Sin embargo, la esposa de Job lo insta a ¬ęmaldecir a Dios y morir¬Ľ para aliviar su sufrimiento. Tres amigos, Elifaz temanita, Bildad suhita y Zofar naamatita, vienen de lejos y expresan su simpat√≠a permaneciendo en silencio, visti√©ndose de cilicio y sent√°ndose sobre ceniza.

El simposio, compuesto por discursos de Job y cada uno de sus tres amigos, cuenta una historia muy diferente. En el primer discurso, Job maldice el d√≠a en que naci√≥, insistiendo en que no vale la pena vivir la vida en las condiciones que debe soportar. Como no es consciente de ning√ļn mal, no ve justicia en la forma en que debe sufrir. A este discurso Elifaz responde que los justos no sufren; s√≥lo los malvados son atormentados de esta manera. Que Job se declare inocente es acusar a Yahv√© de injusticia; que un hombre sea m√°s justo que Dios no es razonable. Elifaz argumenta que, a los ojos de Dios, ning√ļn ser humano es justo. Todos los seres humanos han pecado, y cualquier sufrimiento que deban soportar es un castigo justo por sus transgresiones. Bildad suma su apoyo a lo que dice Elifaz al insistir en que Dios no pervierte la justicia; ni nunca act√ļa injustamente. Zofar va a√ļn m√°s lejos en sus acusaciones contra Job: Job no est√° siendo castigado tanto como se merece, porque Yahv√© es un justo y un Dios misericordioso, y misericordia siempre significa tratar a una persona mejor de lo que merece.

A cada uno de estos discursos, Job da una respuesta eficaz. Desaf√≠a a sus acusadores a se√Īalar cualquier mal que haya hecho. Si fracas√≥ simplemente porque es mortal, no es su culpa, ya que fue creado de esa manera. Su conducta ha sido tan buena como la de sus acusadores. Despu√©s de la primera ronda de discursos, el ciclo se repite y Job responde nuevamente despu√©s de que cada amigo haya hablado. En el tercer ciclo de discursos, s√≥lo hablan Elifaz y Bildad. En la respuesta final de Job, hace una defensa magistral de su propia posici√≥n, al final de la cual se nos dice: ¬ęLas palabras de Job han terminado¬Ľ.

Los discursos de Eli√ļ representan otro intento de encontrar una justificaci√≥n para la aflicci√≥n de Job. Eli√ļ admite que Job refut√≥ debidamente los argumentos de los tres amigos, pero cree que puede presentar otros que mostrar√°n lo equivocado que estaba Job. Sugiere que el sufrimiento de Job puede ser una advertencia para no pecar, y luego repite los mismos argumentos de los tres amigos.

Los poemas de la naturaleza se presentan como discursos de Yahv√© a Job. Retratan en el lenguaje m√°s exquisito las maravillas y la grandeza del universo creado. Sin embargo, a pesar de lo hermosos que son los poemas, no abordan el problema de Job. Es cierto que contrastan el poder y la sabidur√≠a de la divinidad con la inferioridad de los seres humanos, pero a√ļn dejan sin respuesta la pregunta de por qu√© personas inocentes tienen que sufrir de la forma en que Job experimenta. En el ep√≠logo, que se encuentra en el √ļltimo cap√≠tulo del libro, Job reconoce la justicia de Yahv√© y se arrepiente de todo lo que dijo en su defensa. Tras esta admisi√≥n, Yahweh recompensa a Job devolvi√©ndole toda la riqueza material que le fue arrebatada e incluso duplicando la cantidad de propiedad que Job pose√≠a originalmente.

An√°lisis

El Libro de Job no ofrece soluciones concretas a por qué sufren personas inocentes. En lo que se refiere al simposio, el objetivo del autor parece no ser otro que el de desafiar la visión de profetas e historiadores de que el sufrimiento es en sí mismo evidencia de transgresión. Durante siglos se ha aceptado como cierto que, dado que Yahvéh es un gobernante justo del universo, la distribución de premios y castigos debe estar en estricta conformidad con lo que las personas realmente merecen. El autor del simposio está convencido de que esta línea de razonamiento no es cierta. Para dejar clara su posición, construye la historia de un hombre justo llamado Job. Como introducción a su tema, el autor se sirve de un cuento popular en el que un hombre bueno sufre para demostrarle a Satanás que no sirve a Yahvé por motivos egoístas. Que el autor del simposio no aceptó esta solución al problema se muestra muy claramente en las discusiones entre Job y los tres amigos. El discurso final de Job en su propia defensa es probablemente el final original del libro.

El car√°cter esc√©ptico del simposio, con su desaf√≠o a los puntos de vista tradicionales, muy probablemente habr√≠a mantenido al Libro de Job fuera del canon de los escritos del Antiguo Testamento si no se hubieran hecho algunas adiciones al libro original. Los discursos de Eli√ļ parecen haber sido agregados con el prop√≥sito de darle al libro una interpretaci√≥n m√°s acorde con los antiguos puntos de vista de los profetas. Es muy posible que ocurra lo mismo con los poemas de la naturaleza, que se presentan como palabras pronunciadas por Yahv√©. Si bien ni los discursos de Eli√ļ ni los poemas de la naturaleza brindan una respuesta directa a la pregunta de por qu√© sufren personas inocentes, su presencia en el libro como un todo sugiere que puede haber una raz√≥n para tal sufrimiento que los seres humanos son incapaces de comprender. El ep√≠logo es obviamente algo as√≠ como un anticl√≠max, ya que tiende a respaldar los cargos hechos por Satan√°s en el pr√≥logo. Sin embargo, tambi√©n presenta un final del libro bastante acorde con la posici√≥n m√°s antigua y ortodoxa sobre el sufrimiento.



Deja un comentario