Alicia (La casa de la calle Mango)



Análisis del personaje de Alicia (A Casa na Rua da Manga)

El personaje que más influye positivamente en Esperanza es su vecina Alicia, una estudiante universitaria que, al final del libro, parece haberse hecho muy amiga de Esperanza. Quizás sorprendentemente, Alicia está menos desarrollada como personaje que Sally o incluso que Marin. Todo lo que sabemos de ella es que vive en el vecindario desde hace algún tiempo, que es hija de un padre latino viudo tradicional (es decir, se espera que ella haga todas las tareas del hogar), que vive en un apartamento en ruinas (lo que significa que su padre va a trabajar, llega a casa y hace poco más), y que, a pesar de estar muy ocupada y cansada, Alicia saca tiempo para hablar con una vecina de 12 o 13 años, Esperanza.

De esta peque├▒a reserva de informaci├│n, entonces, podemos deducir algo del car├ícter de Alicia: es fuerte, decidida, ambiciosa. Ella sabe lo que Esperanza dedica a descubrir durante el per├şodo de este libro: que el rol tradicional de una mujer (mala educaci├│n, matrimonio temprano e hijos) es a menudo una trampa llena de infelicidad. Y ella es lo suficientemente amable y sabia como para reconocer un alma gemela en Esperanza. Quiz├ís la raz├│n por la que Esperanza habla tan poco de Alicia es que ella tambi├ęn reconoce esa similitud y extiende su propio minimalismo un tanto reservado a esta joven sensible y de coraz├│n duro, una versi├│n mayor de s├ş misma.



Deja un comentario