Alec Stoke-d’Urberville



An√°lisis del personaje Alec Stoke-d’Urberville

En realidad, Alec no es un d’Urberville; en cambio, su familia se llam√≥ Stoke, luego Stoke-d’Urberville y m√°s tarde solo d’Urberville. Su padre hab√≠a hecho su fortuna en el norte de Inglaterra y se hab√≠a establecido en la parte sur de la isla. Adopt√≥ un nombre local para mezclarse con la asociaci√≥n hist√≥rica del lugar.

Alec corteja a Tess con su conversación fluida y riqueza conspicua. Los motivos de Alec están claros desde el principio: seducir a Tess para su propio beneficio. Se podría argumentar que incluso después de seducir a Tess, Alec se enamora de ella y hace planes para tenerla como propia por segunda vez.

Al principio, Alec es amigable y usa sus encantos para atraer a Tess a The Slopes para una segunda visita. Cuando regresa para convertirse en la guardiana de la Sra. d’Urberville, Alec usa t√°cticas de miedo para obligar a Tess a rogarle que lo ayude. El viaje salvaje a Trantridge en el carro es indicativo de que utilizar√° cualquier medio para convencerla de su poder.

La escena de la primera visita de Tess, con Alec dándole fresas a Tess (capítulo 5) es muy sensual y sugerente. Una escena como esta habría levantado más de unas cuantas cejas victorianas. Hardy se aseguró de incluir esta escena al comienzo de la novela para provocar la respuesta del lector a la novela. El sexo no era un tema ordinario para un libro, y Hardy ofrece en su primera sección lujuria, sexo y seducción.

Tess no es rival para Alec. Mientras que ella es ingenua e inexperta, √©l es mundano y sofisticado. Mientras que ella tiene la responsabilidad de mantener a su familia, √©l siente una obligaci√≥n con nadie m√°s que consigo mismo. Alec desgasta a la joven para aprovecharse de ella, pero ella contin√ļa rechazando sus avances en cada oportunidad. No es hasta que √©l la rescata de una pelea, en el Cap√≠tulo 10, con otros trabajadores de Trantridge que su destino est√° sellado. Sintiendo la oportunidad de tener a Tess, Alec se pierde deliberadamente en un paseo por el bosque. Viola a Tess mientras ella duerme esperando su regreso.

Alec no aparece en los cap√≠tulos 12-43. Sin embargo, no podemos decir que no impacte la historia durante estos cap√≠tulos. Primero, tus acciones anteriores (espec√≠ficamente la violaci√≥n) impactan todo lo que sigue. Pero su impacto no se limita solo a la comprensi√≥n de los lectores del papel que ha desempe√Īado en la situaci√≥n actual de Tess. Hardy vuelve a traer a Alec a la historia a trav√©s del reverendo Clare, quien comparte con su hijo (quien luego comparte con Tess) la conversi√≥n y el ministerio de Alec. Alec regresa f√≠sicamente al libro en el Cap√≠tulo 44 como un ministro callejero.

Alec es un ¬ęconverso al sol¬Ľ, que renuncia a su nueva fe tan pronto como vuelve a ver a Tess. Usando una l√≥gica retorcida, Alec acusa a Tess de hacer que se desv√≠e de su ministerio: ¬ęPero t√ļ has sido la mitad, la mitad inocente, de mi apostas√≠a, como la llaman¬Ľ. Pronto no puede reprimir su enamoramiento por Tess, llam√°ndola ¬ęla tentadora¬Ľ. Hardy se√Īala que ¬ęlos cad√°veres de esas viejas pasiones intermitentes que hab√≠an permanecido inanimadas entre las l√≠neas de su rostro desde su retiro parecieron despertar y volver a ensamblarse como en una resurrecci√≥n¬Ľ. Tess siente algo de culpa por la situaci√≥n de Alec, y √©l usa la situaci√≥n a su favor nuevamente, haci√©ndola jurar que lo dejar√° solo en un lugar llamado ¬ęCruz en mano¬Ľ, el escenario no de conversi√≥n religiosa, sino de conversi√≥n a las costumbres. en el lado oscuro, con Satan√°s. La cruz en la mano es un s√≠mbolo del mal, no del bien. ¬ęEs un presagio¬Ľ, se le advierte a Tess.

Alec incluso atrae a la desprevenida Tess, convenci√©ndola de no permanecer fiel a su matrimonio con √Āngel. √Čl no aceptar√° su rechazo. Es despiadado y, en el Cap√≠tulo 50, finalmente puede influir en Tess al atender a su pobre familia. Alec aprovecha al m√°ximo a Tess en este punto y la convence de vivir con √©l como d’Urberville. As√≠ que Alec convenci√≥ a Tess de vivir una vida de pecado. Esta decepci√≥n resulta en su muerte cuando Tess, enfurecida, lo apu√Īala.



Deja un comentario