ada clara



Análisis del personaje de Ada Clare

Ada Clare y Esther Summerson son personajes paralelos – que es decir, personajes que son muy similares en muchos aspectos. Ambos son j├│venes, guapos, discretos, bonachones, sensatos, responsables y gentiles; ambos son hu├ęrfanos y finalmente se colocan en la misma casa; tener valores y expectativas de vida similares; los j├│venes se sienten atra├şdos por ambos. tambien son mutuos confidentes; conf├şan el uno en el otro y, en parte porque lo hacen, nos revelan aspectos de sus personajes.

Ada Clare y Esther Summerson son personajes paralelos – que es decir, personajes que son muy similares en muchos aspectos. Ambos son j├│venes, guapos, discretos, bonachones, sensatos, responsables y gentiles; ambos son hu├ęrfanos y finalmente se colocan en la misma casa; tener valores y expectativas de vida similares; los j├│venes se sienten atra├şdos por ambos. tambien son mutuos confidentes; conf├şan el uno en el otro y, en parte porque lo hacen, nos revelan aspectos de sus personajes.

Aprendemos mucho menos sobre Ada (un claro ejemplo de personaje ┬źmenor┬╗); ella permanece en un segundo plano la mayor parte del tiempo, mientras que Esther suele ser el ┬źcentro del escenario┬╗. Aun as├ş, Ada es cercana a Esther y, a trav├ęs de Richard, est├í muy involucrada en Jarndyce y Jarndyce; por lo tanto, es un personaje secundario m├ís importante que, por ejemplo, Jobling (Weevle) o Watt Rouncewell.

Respecto a Richard, tanto Ada como Esther son personajes de hojas, es decir, personajes que de alguna manera son importantes fuerte contraste con alg├║n otro car├ícter y, a trav├ęs de ese contraste, hacer que el car├ícter del otro sea m├ís distinto. Madura, realista, prudente y firme, Ada es todo lo que Richard no es. De hecho, Ada nuevamente, como Esther) expresa y representa la normalidad y la realidad, los est├índares por los cuales Dickens quiere que juzguemos a otros personajes. El fuerte sentido de la realidad y la normalidad que Dickens otorga tanto a Ada como a Esther otorga a estas j├│venes un papel importante en la historia y evita que se conviertan en meros testaferros, objetos hermosos pero esencialmente in├║tiles del deseo y la idealizaci├│n masculinos.

Dickens enfatiza la belleza rubia de ojos azules de Ada. Se puede argumentar plausiblemente a favor de la idea de que este ├ęnfasis, junto con el hecho de que Ada permanece, tal vez de manera un tanto misteriosa y glamorosa, en el fondo, le da a Ada, incluso m├ís que a Esther, algo del poder de lo Arquet├şpico o Eterno. Femenino.



Deja un comentario