Acerca del despertar



Sobre El despertar

Introducción

El despertar tuvo un √©xito extra√Īo: en el momento de su publicaci√≥n, los cr√≠ticos condenaron la novela por el impulso impenitente de su hero√≠na por la independencia y el despertar emocional, sexual y espiritual. Aunque, contrariamente a la leyenda, nunca fue un libro prohibido, la novela cay√≥ en el olvido durante 70 a√Īos. Le√≠do en el contexto radical de la d√©cada de 1960, El despertar fue recibido con entusiasmo como una obra v√°lida; el esc√°ndalo que destruy√≥ sus posibilidades de √©xito en el momento de su publicaci√≥n parec√≠a absurdo.

Un esc√°ndalo por lo general garantiza el √©xito de un libro, particularmente cuando se acusa a un libro no solo de describir la inmoralidad sino tambi√©n de promoverla; por lo general, en tal situaci√≥n, todos quieren descubrir lo que no deber√≠an escuchar o saber. Este fen√≥meno no ocurri√≥ con El despertar, sin embargo, posiblemente porque la historia de Edna fue tan deprimente: no es un personaje bidimensional por virtud o exceso de vicio; en cambio, logra cierto realismo en la combinaci√≥n de los defectos y rasgos de su personaje. Ella es muy real, y a los lectores les pareci√≥ muy triste que tuviera que suicidarse para finalmente eludir la exigencia de la sociedad de ser madre primero y ser humano despu√©s. Los lectores de 1899 no encontraron una salida f√°cil de sus propias vidas cuando recogieron El despertar ‚ÄĒ al entrar en la vida de Edna, se vieron obligados a comprender sus elecciones y la falta de ellas, y redescubrir las mismas limitaciones que marcaron sus propias vidas.

Muchos críticos masculinos condenaron El despertar principalmente por miedo al cambio muy real en el orden social. Las mujeres seguían siendo obligadas por la sociedad a vivir y defender el papel de madre-mujer, pero al mismo tiempo, elegían cada vez más trabajar fuera del hogar. El movimiento sufragista estaba en pleno apogeo, amenazando el dominio masculino en los ámbitos de la política y la economía. Aunque Edna no es una sufragista y no muestra interés en ninguna causa que no sea su propia agenda intensamente personal, su rechazo del papel de madre-mujer, la exploración de su sexualidad con hombres que no sean su esposo y la indiferencia hacia las opiniones de la sociedad dominante sobre ella. .. hacerlo realmente amenazador para aquellos lectores que querían que las mujeres se quedaran en casa.

Las sufragistas no fueron la √ļnica fuerza que hizo olas en la corriente principal. Charlotte Perkins Gilman escribi√≥ el innovador Mujer y Econom√≠a, publicado en 1898, que contemplaba el matrimonio desde una perspectiva econ√≥mica: una esposa paga su alojamiento y comida en la casa de su marido dando a luz a sus hijos, convirtiendo la reproducci√≥n sexual en una funci√≥n econ√≥mica y la familia estadounidense en nada m√°s que un sistema de trueque. Edna intenta salir de este sistema financiando su propia casa, pero a√ļn no puede escapar de sus garras, lo que no es una buena noticia para las mujeres que estuvieron de acuerdo con el an√°lisis de Gilman.

El estado de Edna como Esposa trofeo Sin embargo, una mujer cuya vida de ocio es testimonio del √©xito econ√≥mico de su marido es esencial para su desarrollo. Debido a que tiene sirvientes que se encargan de las tareas dom√©sticas necesarias y cuidan de sus hijos, puede dedicar tiempo al arte, la reflexi√≥n solitaria y las relaciones influyentes. Los revisores desde la d√©cada de 1970 hasta la actualidad se√Īalan que rara vez se escucha hablar a los sirvientes de la casa de Edna y, con frecuencia, no se proporcionan sus nombres. La falta de atenci√≥n de la novela a las perspectivas de los sirvientes dice mucho sobre la omisi√≥n: si Edna no pudo liberarse del papel en el que la sociedad la coloc√≥, cu√°nto m√°s dif√≠cil debe haber sido para aquellas mujeres atrapadas en la elaborada pol√≠tica racial de Luisiana. sistema de castas. Apenas unas pocas d√©cadas despu√©s de la Guerra Civil, Luisiana conserv√≥ su entorno y pr√°cticas intensamente intolerantes.

Adem√°s, el sexismo asociado con el sur de antes de la guerra estaba vivo y bien para Chopin y Edna. En la muy conservadora Luisiana, se esperaba que las mujeres se comportaran como bellezas sure√Īas estereotipadas, puras de coraz√≥n y castas en acci√≥n. Tal papel prohibi√≥ simb√≥licamente un lugar activo en la vida p√ļblica. Tambi√©n exist√≠an restricciones literales, como la ley que declaraba a las mujeres casadas, junto con sus hijos y los enfermos mentales, incompetentes para celebrar o celebrar contratos legales. Como una mujer de mentalidad independiente nativa de St. Louis, Chopin se bas√≥ en sus propias experiencias como forastera en Louisiana para desarrollar el retrato de Edna como una mujer escandalosamente independiente. Al igual que Edna, Chopin busc√≥ crear su propia vida, como instituir un sal√≥n literario para reemplazar todas las dem√°s visitas sociales que la sociedad esperaba que hiciera. Sin embargo, a diferencia de Edna, Chopin se sent√≠a muy c√≥modo con su independencia.

limitaciones literarias

Parte del escándalo que rodeó a la novela fue la audaz elección de Chopin por el autodescubrimiento femenino y la confianza en sí misma. Se esperaba que las escritoras de todo Estados Unidos, pero particularmente del sur, se mantuvieran en los temas de la mujer; una representación de la sexualidad femenina o una intensa insatisfacción con su vida matrimonial no estaba en esa lista. Además, debido a que Chopin usó Louisiana con tanta frecuencia en sus historias, fue marginado como un escritor regional, un término utilizado para los escritores que describen vívidamente el color local pero que no necesariamente producen una gran literatura. Cuando los escritores masculinos como Mark Twain dependían en gran medida de su entorno para el personaje o el tema, su trabajo se entendía como literatura que hacía uso de ciertas características regionales con gran efecto, en lugar de simplemente una descripción de esas características, como es el caso de los escritores regionales. Como mujer, el estatus de Chopin como escritora estaba severamente limitado por las expectativas de una audiencia intensamente chovinista. Cuando destrozó todas las expectativas al producir un trabajo que claramente trascendió no solo el regionalismo sino también la lista establecida de temas sentimentales considerados aptos para mujeres, el furor fue intenso.

En Am√©rica de Edna Pontellier, la sexualidad femenina era un tema totalmente tab√ļ. Para las mujeres, el sexo debe ser un medio para un fin espec√≠fico: tener beb√©s en el contexto del matrimonio. Parte de la raz√≥n por la que el comportamiento de Edna parec√≠a tan escandaloso en ese momento era que su sexualidad no comenzaba ni terminaba con su marido como dictaban los tiempos; se enter√≥ por otros hombres despu√©s de que ya estaba casada.

Adem√°s, Edna avanza no s√≥lo en el conocimiento de su sexualidad, sino tambi√©n en la toma de conciencia de su espiritualidad: Al trasladarse al desv√°n, tiene la sensaci√≥n de haber descendido en la escala social, con la correspondiente sensaci√≥n de haber subido en la escala social. espiritual. ¬ęEste aumento en su stock espiritual ocurre luego ella comenz√≥ su relaci√≥n con Arobin, un punto en el que una hero√≠na est√°ndar de la √©poca deber√≠a haberse sentido irremediablemente avergonzada y ciertamente menos avanzada espiritualmente.

El despertar sexual de Edna es, sin duda, un reflejo de la sexualidad glorificada en la poes√≠a de autocomplacencia de Walt Whitman. Hojas de hiervacuyas im√°genes o influencias se encuentran a menudo en El despertar. Una de las l√≠neas m√°s famosas de Whitman dice: ¬ęSi adoro una cosa m√°s que otra, ser√° la extensi√≥n de mi propio cuerpo, o cualquier parte de √©l¬Ľ. Este sentimiento se manifiesta en la nueva apreciaci√≥n de Edna por su cuerpo que ocurre durante su d√≠a en la casa de Madame Antoine. Hojas de hierva ultraj√≥ la sensibilidad puritana del p√ļblico en 1855 al celebrar la sensualidad de su autor masculino; cu√°nto peor para una mujer celebrar su ser y su sexualidad, incluso 44 a√Īos despu√©s.

Otro factor preocupante para los contempor√°neos de Chopin fue su negativa a condenar a Edna. Ella describe las acciones y reacciones de Edna sin juicio, un dispositivo literario que precede a la literatura modernista de la d√©cada de 1920 por dos d√©cadas. Despu√©s de besar a Arobin por primera vez, Edna no sinti√≥ ¬ęni verg√ľenza ni remordimiento¬Ľ y Chopin no sugiere que deber√≠a hacerlo. En cambio, utilizando una voz narrativa distante y de tono ambiguo, presenta el desarrollo y las decisiones de Edna sin la moralizaci√≥n que se espera de los novelistas. Los editores de libros y revistas de la √©poca ped√≠an rutinariamente a los escritores que mantuvieran un cierto tono moral en su trabajo, o al menos proporcionaran finales para sus hero√≠nas que estuvieran de acuerdo con las formas aceptadas: las mujeres deber√≠an casarse o, si las dejaban solas, permanecer v√≠rgenes. Muchos cr√≠ticos describieron la novela de Chopin con t√©rminos como ¬ęinsalubre¬Ľ y ¬ęm√≥rbida¬Ľ. Una rese√Īa dec√≠a que ¬ęEl despertar es una bebida muy fuerte para beb√©s morales y deber√≠a etiquetarse como ‘veneno'¬Ľ.

La influencia de la ciencia

Parte de la renuencia de Chopin a juzgar utilizando c√≥digos morales establecidos puede deberse a los avances cient√≠ficos de la √ļltima mitad del siglo XIX. El trabajo de Charles Darwin y sus seguidores cambi√≥ fundamentalmente, o al menos desafi√≥, la forma en que las personas pensaban sobre qui√©nes eran, de d√≥nde ven√≠an y hacia d√≥nde iban. La idea misma de evoluci√≥n requer√≠a un cambio fundamental en el pensamiento, poniendo en tela de juicio ideas previamente insuperables. Chopin tambi√©n describe el cambio de perspectiva de Edna como la causa de una ruptura irreparable con su vida anterior, que no permite la posibilidad de que simplemente regrese a la casa de L√©once y retome su vida limitada.

La influencia del naturalismo y el romanticismo.

Dado el enfoque de la novela de Chopin, no puede haber un final feliz para Edna, y esta característica pone El despertar en la escuela naturalista de escritura. Establecida en la segunda mitad del siglo XIX, la literatura realista naturalista y estrechamente asociada sostenía que la escritura debería ofrecer una presentación objetiva y empírica de la experiencia humana. El naturalismo requería una postura amoral hacia las acciones y aspiraciones de un personaje, pero incluso entonces esperaba lo peor tanto para el personaje como para él. La influencia de las teorías de Darwin sobre el naturalismo ha resultado en la sensación de que los humanos tienen poco control sobre sí mismos o sobre las fuerzas que dan forma a sus vidas, pero deben luchar para sobrevivir, prosperando solo a expensas de los demás. Como para enfatizar que ella está incluyendo conscientemente los principios o el enfoque de esa escuela en su novela, Chopin le pide a Edna que lea una novela del escritor realista Edmund Goncourt.

En marcado contraste con el naturalismo estaba la escuela mucho más antigua del romanticismo, que promovía la idea de que la vida o la visión del mundo de cualquier persona podía ser transformada por el idealismo y el autoconocimiento. El romanticismo estadounidense enfatizó el papel del arte en tal transformación. Irónicamente, El despertar también estuvo fuertemente influido por esta escuela: Chopin presenta un personaje cuya relación con el arte engendra e indica la transformación de su vida. Aunque Edna no es una artista seria, su arte refleja su crecimiento como persona. Su enfoque en el desarrollo de su estado espiritual en lugar de material está en consonancia con la filosofía trascendentalista relacionada de Emerson y Thoreau; de hecho, se muestra a Edna leyendo a Emerson en su primera noche sola en la mansión. Los escritores trascendentalistas, ellos mismos influenciados por los románticos, tienen una visión optimista del potencial humano y expresan la necesidad de apreciar la independencia de espíritu y acción, incluso cuando están en conflicto con las expectativas predominantes. A medida que Edna aprende su propia mente y sigue su corazón, desafiando las tradiciones y la ortodoxia de su cultura, está ejemplificando los valores del trascendentalismo.

Al presentar a una heroína que intenta cambiar su vida pero termina sintiéndose abrumada por quienes la rodean y derrotada por sí misma, Chopin retrata el lado oscuro, lo que los cínicos llamarían el lado oscuro. consecuencias realistas, El impulso romántico de Edna de reconfigurar su vida de acuerdo con sus verdaderos principios.

La novela de Chopin alcanzó un momento crucial: las raíces del feminismo se establecieron en la década de 1890, pero el futuro de la independencia económica, política y personal de las mujeres estaba lejos de estar determinado. También lo es la vida de Edna, que indica la posibilidad real de una nueva independencia, pero no promete que tal independencia se ganará o mantendrá fácilmente.



Deja un comentario