Acerca de Todo Silencioso en el Frente Occidental



Sobre Todo calmado en el frente oeste

Cuando Erich Maria Remarque fue retirado de la Gran Guerra en 1918 con el alta m√©dica, regres√≥ a casa a una vida sin esperanza y cambi√≥ para siempre. Sus sue√Īos anteriores inclu√≠an convertirse en concertista de piano, pero debido a las heridas de guerra, esa ambici√≥n ya no era una posibilidad. Durante el tiempo que estuvo en combate, su madre hab√≠a muerto y ahora ten√≠a tiempo para llorar y llorar. Remarque, como muchos de su generaci√≥n perdida, sufri√≥ el trauma y la desilusi√≥n de la posguerra. Este gran y abrumador evento en su vida, la Primera Guerra Mundial, lo perseguir√≠a para siempre e influir√≠a pr√°cticamente en todo lo que escribi√≥. Repetidamente, Remarque volvi√≥ a las escenas de guerra y la Alemania de la posguerra como temas de sus novelas. El mundo leer√≠a sus palabras y comprender√≠a los problemas de su generaci√≥n, y los cr√≠ticos tratar√≠an su libro con amabilidad. Los lectores modernos vuelven repetidamente a sus palabras porque su poderoso mensaje delinea una deshumanizaci√≥n superada en gran medida por la guerra tecnol√≥gica moderna.

Una entrevista de los archivos estatales en Osnabruck le da al lector una idea de las razones de Remarque para escribir. Todo calmado en el frente oeste. El autor afirma:

¬ęFue a trav√©s de… actos deliberados de autoan√°lisis que encontr√© mi camino de regreso a mis experiencias de guerra. Pude observar un fen√≥meno similar en muchos de mis amigos y conocidos. La sombra de la guerra se cern√≠a sobre nosotros, especialmente cuando intent√°bamos para cerrar nuestras mentes a √©l. El mismo d√≠a que se me ocurri√≥ este pensamiento, puse la pluma en el papel sin pensarlo mucho antes ¬ę.

La medicina moderna sabe m√°s sobre el trastorno de estr√©s postraum√°tico, pero en la √©poca de Remarque era agua desconocida. Su punto de vista, similar al del soldado com√ļn de cualquier naci√≥n, brinda al lector una idea de los eventos impactantes que llevaron a la alienaci√≥n y el desplazamiento de todo su grupo de edad. Las palabras de Remarque provocaron reacciones r√°pidas en la Alemania de la posguerra y respuestas positivas de los cr√≠ticos.

Aunque el gobierno alemán, especialmente el Tercer Reich, prohibió y, a menudo, quemó el libro de Remarque porque se atrevió a criticar al gobierno y al militarismo, los críticos occidentales fueron en gran medida positivos hacia su novela. Sus palabras antes de la Segunda Guerra Mundial, una época en la que los líderes militares predijeron con optimismo el final de la agresión internacional, abordaron la conmovedora ingenuidad y vulnerabilidad del soldado alemán en la Primera Guerra Mundial, particularmente durante las secuelas, cuando la destrucción masiva de la inocencia produjo una generación de hombres a la deriva, traumatizados. Ya sea que los sobrevivientes sean alemanes o estadounidenses, británicos, rusos o franceses, su PTSD se puede ver en muchas culturas e idiomas. Las críticas posteriores a Remarque después de la Segunda Guerra Mundial se ocuparon del realismo, la alienación existencial y las ganancias de guerra descritas en la novela de Remarque.

A pesar de las palabras de Remarque y de los millones de lectores que han le√≠do su novela a lo largo de los a√Īos, la era moderna ha visto grandes cataclismos que redefinen la inhumanidad de la guerra con innovaciones tecnol√≥gicas que la generaci√≥n de Remarque nunca podr√≠a haber imaginado. La Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Corea, Vietnam, la Guerra de los Siete D√≠as de Israel, el ataque de Rusia a Afganist√°n, la Guerra del Golfo P√©rsico, todas se libraron con armas a√ļn m√°s terribles, incluida la bomba at√≥mica, exterminadores biol√≥gicos, como el √°ntrax y el gas nervioso, y misiles computarizados capaces de olfatear objetivos con poco o ning√ļn peligro para el programador. En lugar del combate cuerpo a cuerpo y la guerra de trincheras del pasado, la guerra moderna de hoy puede matar a millones con solo presionar un bot√≥n. M√°s que nunca, la caracterizaci√≥n de Remarque de la guerra como deshumanizadora tiene mucho que decir contra este tel√≥n de fondo de una civilizaci√≥n que crea armas de destrucci√≥n masiva eficientes e impersonalmente disparadas.



Deja un comentario