21 de julio



Resumen y an√°lisis Parte 1: 21 de julio

Despu√©s de dormir un d√≠a y una noche sin beber, Abel se despierta temprano y sube una colina que domina la ciudad. El autor sigue esta breve escena con seis fragmentos que marcan hitos o elementos significativos del pasado de Abel. Estas breves historias se presentan cronol√≥gicamente, desde la primera infancia de Abel, cuando ten√≠a unos cinco a√Īos, hasta sus recientes experiencias en la guerra. Algunos cr√≠ticos explican estos pasajes como las memorias de Abel; son presentados por el narrador omnisciente, que tiende a relatarlos a trav√©s de la conciencia de Abel, pero que a veces pasa de la visi√≥n de Abel a una perspectiva m√°s objetiva.

El primer episodio narra una experiencia de la infancia de Abel, cuando ten√≠a unos cinco a√Īos. Abel y su hermano Vidal hab√≠an ido a caballo para participar en el desv√≠o anual de escorrent√≠as de primavera para regar los campos del pueblo. Este evento tradicionalmente combin√≥ ceremonia religiosa, producci√≥n agr√≠cola, control de erosi√≥n y festividades sociales. La madre de Abel estaba viva en ese momento y cocinaba para sus hijos y su padre; ella muri√≥ unos meses despu√©s de este evento, y durante mucho tiempo Abel no pudo visitar su tumba.

Otro evento de la vida temprana de Abel se relata en el segundo relato breve. Una vez, cuando pastoreaba ovejas a una edad muy temprana, Abel se asust√≥ por una maldici√≥n de una anciana que estaba borracha y ten√≠a fama de bruja. Escapando de la anciana, dej√≥ que el perro llevara a sus ovejas a la seguridad de una tintorer√≠a. Sin embargo, el perro se sobresalt√≥ por el extra√Īo sonido del viento silbando a trav√©s de un agujero en la roca. El sonido llen√≥ de pavor al ni√Īo, y ahora el sonido de luto de pavor y angustia permanece fijo en su memoria emocional.

El tercer pasaje describe la muerte de Vidal, el hermano mayor de Abel. El ni√Īo Abel esperaba fuera de la casa y vio entrar a los ancianos; as√≠ que su abuelo lo llev√≥ adentro, dej√°ndolo solo por unos momentos con su hermano moribundo (o quiz√°s ya muerto). Abel pronunci√≥ el nombre de su hermano.

El cuarto episodio tiene lugar muy temprano, todav√≠a oscuro, el d√≠a de A√Īo Nuevo de 1937, cuando Abel ten√≠a diecisiete a√Īos, casi un adulto. El narrador dice que cuando su abuelo lo despert√≥, record√≥ haberle disparado a una cierva en un clima igualmente fr√≠o. Al darse cuenta de que su abuelo ya hab√≠a enganchado el carro, Abel termin√≥ de vestirse y se uni√≥ a su abuelo para asistir a una ceremonia en el pueblo cercano de Sia. Esta ceremonia involucra rituales realizados por los clanes de las aldeas, sociedades de cuervos, ant√≠lopes, ciervos y b√ļfalos. Despu√©s de las ceremonias y algunos banquetes y bebidas, Abel y una de las hijas del anfitri√≥n tuvieron un encuentro sexual fuera de la ciudad, pero el alcohol impidi√≥ que Abel disfrutara del acto.

El pr√≥ximo episodio que informa el narrador es mucho m√°s largo. Comienza con una breve declaraci√≥n: Abel hab√≠a visto un √°guila volando con una serpiente en sus garras, un espect√°culo portentoso. El narrador omnisciente luego explica parte de la historia de la Sociedad de Vigilantes del √Āguila, uno de los clanes tradicionales o sociedades sacerdotales de Walatowa. Los miembros de esta sociedad descend√≠an de un grupo de refugiados, restos de un pueblo llamado Bahkyula, que hab√≠a sufrido mucho a manos de los pueblos guerreros de las Llanuras, as√≠ como por las enfermedades. Los refugiados aparecieron a principios del siglo XIX y fueron llevados al pueblo de Walatowa. Pobres como eran, trajeron consigo cuatro objetos sagrados: una flauta, m√°scaras de toro y caballo, y una estatua de la Virgen Mar√≠a en su aspecto de Reina de los √Āngeles. En la juventud de Abel, el l√≠der de la Sociedad de Vigilantes del √Āguila de Bahkyush era un hombre venerable llamado Patiestewa. Los miembros de la sociedad tienen reputaci√≥n de videntes y profetas; se les considera poderosos en las importantes funciones de hacer llover y cazar √°guilas.

Despu√©s de contar los or√≠genes de la Eagle Watchers Society, el narrador describe c√≥mo, por casualidad, Abel vio el √°guila y la serpiente. Estaba caminando por la ladera de una monta√Īa, regresando del trabajo a un granjero; Mirando hacia un valle impresionante, de repente vio dos √°guilas reales en un vuelo de apareamiento. La magn√≠fica hembra llevaba una serpiente en sus garras, la solt√≥, y el macho la atrap√≥ en el aire, luego la solt√≥. Entonces los p√°jaros se fueron volando.

Unos meses m√°s tarde, al parecer, Abel le cont√≥ a Patestewa lo que hab√≠a visto y pidi√≥ unirse a la Eagle Watchers Society en su viaje para capturar √°guilas vivas para las plumas de oraci√≥n. Permitido participar, se fue con los otros hombres. Despu√©s de hacer ofrendas y rezar en lugares sagrados a lo largo del camino, los hombres llevaron a cabo una cacer√≠a tradicional de conejos, matando o aturdiendo a los animales con peque√Īos garrotes en forma de boomerang. Abel atrap√≥ un conejo y luego se prepar√≥ de la manera prescrita, lav√°ndose la cabeza y reuniendo los elementos necesarios para completar la captura del √°guila. As√≠ que subi√≥ solo al remoto pabell√≥n de caza del √°guila, donde coloc√≥ una trampa y esper√≥ junto al cad√°ver del conejo para capturar al √°guila. Un macho y una hembra se acercaron al cebo para conejos. Cuando la hembra atac√≥ al conejo, Abel la agarr√≥ de las piernas y la empuj√≥ hacia la trampa. Luego se uni√≥ al grupo con su √°guila; s√≥lo otro hombre, San Juanito, tambi√©n hab√≠a capturado un √°guila, pero era un p√°jaro viejo. Los hombres bendijeron a este p√°jaro, le hablaron y lo liberaron. Esa noche, mientras los otros hombres com√≠an, Abel abri√≥ la bolsa con su √°guila y, lleno de disgusto al ver al p√°jaro encapuchado capturado, lo estrangul√≥.

Sigue un sexto episodio del pasado de Abel. Este breve pasaje habla de la partida de Abel para el ej√©rcito. Su abuelo no quer√≠a que se fuera y no estaba all√≠ para despedirse. Este viaje en autob√ļs fue el primer viaje de Abel en un veh√≠culo motorizado. Dej√≥ el pueblo y entr√≥ en la vida fuera de √©l, una vida que estar√≠a llena de soledad, confusi√≥n y aprensi√≥n.

Sigue otro pasaje de recuerdo del pasado. Esta secuencia final comienza con el narrador comentando que Abel sufre pérdida de memoria sobre eventos recientes. Puede recordar su pasado en Walatowa (presumiblemente incluyendo los eventos narrados en los párrafos anteriores), pero lo que sucedió después de su partida para el ejército, puede recordar muy poco. Sin embargo, recuerda estar acostado en un campo de batalla entre hojas esparcidas, cuerpos y restos de guerra. El ruido constante de la batalla se había calmado, y en el silencio escuchó el sonido ascendente de lo que resultó ser un tanque moviéndose en el horizonte y pasando con un rugido ensordecedor justo a su lado. La experiencia lo dejó agotado y conmocionado.

Despu√©s de estos pasajes que relatan los principales acontecimientos del pasado de Abel, la narraci√≥n vuelve a Abel, en su casa de Jemez. Es por la ma√Īana y √©l contempla el pueblo mientras sale el sol y la campana de la iglesia comienza a tocar el √Āngelus de la ma√Īana. Tiene resaca, pero responde al aire vigorizante cuando ve acercarse un autom√≥vil y finalmente entrar en el pueblo. Empieza a caminar de regreso al pueblo.

El narrador omnisciente traslada ahora la escena a la casa del p√°rroco del pueblo, el padre Olgu√≠n, que avanza lentamente por la sacrist√≠a, prepar√°ndose para decir misa a la gente que se arrastra y tose al otro lado del muro. Al oficio asisten dos personas: el anciano Francisco, abuelo de Abel, que hace de sacrist√°n, y un ni√Īo llamado Bonifacio, a quien el cura ordena encender las velas, inst√°ndolo a darse prisa. Entonces el padre Olgu√≠n escucha el ruido de un carro, que el lector sabe es el que Abel estaba observando desde arriba del pueblo. Una joven entra a la iglesia y asiste al servicio; m√°s tarde, visita al sacerdote y se presenta como la Sra. San Mart√≠n John. En la conversaci√≥n, la mujer revela que su hogar est√° en California y que se hospeda en la casa de Benevides, a cierta distancia del pueblo, mientras recibe tratamiento en los ba√Īos minerales cercanos. Ella le pide al sacerdote que la ayude a encontrar a alguien para cortar le√Īa, y √©l promete preguntarle a su sacrist√°n.

Despu√©s de este episodio, la narraci√≥n vuelve a Abel ya entrada la tarde. Su resaca lo ha deprimido todo el d√≠a, pero mientras camina por las afueras monta√Īosas del pueblo y ve a los hombres trabajando en los campos de abajo, se siente reconfortado y como en casa.

Glosario

jefe La palabra espa√Īola se traduce como ¬ęjefe¬Ľ; puede significar jefe, o como aqu√≠, la cabeza de un clan o sociedad sacerdotal.

ca√Ī√≥n de caja un desfiladero sin salida.

pan de horno pan horneado en los caracter√≠sticos hornos de pueblo en forma de colmena que introdujeron los espa√Īoles; est√° hecho de trigo y levadura. Es diferente al pan de ma√≠z tradicional que se hornea sobre piedras calientes.

salieron los cuervos y los b√ļfalos y los cantores El pasaje se refiere a los bailarines de las sociedades religiosas de cuervos y b√ļfalos cuando emergen con su atuendo ceremonial.

navajo La Reserva Navajo se encuentra cerca de Jemez al norte y al oeste de la misma.

sia, isla otros dos pueblos de Nuevo México cerca de Jemez.

corriente una tintorería o lecho de un arroyo.

bahkyush una persona del pueblo tanoano de Bahkyula.

mula cierva ciervos femeninos.

kiva el lugar sagrado de la ceremonia esotérica y el culto de los pueblos Pueblo. Los restos de kivas prehistóricas en sitios como Mesa Verde y Chaco Canyon muestran que tradicionalmente eran cámaras circulares subterráneas.

domingos Gente del pueblo de Santo Domingo.

conchas Discos de plata redondos y ornamentados que generalmente se sujetan a una correa de cuero a modo de cinturón.

Sociedad de Vigilantes del √Āguila uno del clan, o sociedades sacerdotales, del pueblo Jemez; es especial porque comprende descendientes de los refugiados Bahkyula.

Tanoano uno de los grupos ling√ľ√≠sticos Pueblo; otros grupos son Keres, Tewa y Towa.

Bahkyula un pueblo al este, cerca de las llanuras, de donde los habitantes huyeron y finalmente se establecieron en Jemez.

mecenas patrocinadores, anfitriones (espa√Īol).

pecos un r√≠o en Texas al sur y al este de Jemez. El pueblo Bahkyush trae consigo m√°scaras de toro y caballo adquiridas durante el contacto con los misioneros espa√Īoles; las m√°scaras aparecer√°n en la ceremonia de Santiago (Santiago).

Mar√≠a de los √Āngeles. . . porcingula Nuestra Se√Īora de los √Āngeles, de Porcingula. Una iglesia franciscana cerca de la ciudad de As√≠s en Italia est√° dedicada a la Virgen Mar√≠a con este t√≠tulo. Los misioneros franciscanos tambi√©n dieron el nombre al asentamiento en el sur de California ahora conocido como Los √Āngeles (el nombre completo de la ciudad es Ciudad de Santa Mar√≠a Reina de los √Āngeles de Porcingula). Los Bahkyush tienen una estatua de la Virgen aparentemente adquirida a trav√©s del contacto con misioneros franciscanos.

gran valle Gran Valle.

fiesta de los m√°rtires un d√≠a dedicado a un santo que fue martirizado. El sacerdote viste vestiduras rojas para celebrar la misa en honor de un m√°rtir. Sin embargo, el 21 de julio aparentemente no es una fiesta de m√°rtires, sino una fiesta de v√≠rgenes, que normalmente requerir√≠a t√ļnicas blancas.

casulla la prenda m√°s externa, a menudo adornada, que usa el sacerdote que dice la misa.

sacrist√≠a la habitaci√≥n fuera del santuario de una iglesia donde el sacerdote se pone sus t√ļnicas y donde se almacenan cosas como himnarios, vino y vasos sagrados.

sotana la t√ļnica negra o roja de cuerpo entero que usan los sacerdotes y ac√≥litos debajo de las t√ļnicas ceremoniales o como prendas comunes.

Andal hombre! ¬°Date prisa hombre! (Espa√Īol).

sacramento de la comunión pan y vino que se dice que se transforman en el cuerpo y la sangre de Cristo en la Misa.

Los Ojos literalmente, en espa√Īol, ¬ęlos ojos¬Ľ; un lugar cerca de Walatowa.

Pasta la ceremonia central de la religión católica.

Bienvenidos a la Tierra del Encanto Bienvenidos a la tierra del encanto. ¬ęTierra del Encanto¬Ľ es el lema del estado de Nuevo M√©xico, y la frase aparece en las se√Īales de tr√°fico en las fronteras del estado.

beneficios La casa donde Angela St. La casa de John parece llevar el nombre de Fray Benevides, un fraile y explorador espa√Īol que escribi√≥ sobre sus encuentros con la gente del Valle del R√≠o Grande en el siglo XVII.

sacristán el hombre que cuida la sacristía de la iglesia, la mantiene ordenada, cierra y abre la iglesia, etc.



Deja un comentario